Cuando llueve

Lluvia. Fuente: 1mobile.esCuando llueve parece que el mundo cambia. La forma de ver los objetos se altera por completo y todo adquiere un color, un olor y un sonido diferentes. No importa si hace frío o no. Cuando llueve la vida se arrebuja extrañada en sus rincones. Los caracoles salen corriendo a poner sus huevos en la tierra húmeda. Las plantas se alzan como buscando algo. Las flores se quejan porque las gotas hieren a veces sus frágiles pétalos. Los pajarillos se alborozan. Las pequeñas botas de agua enloquecen en los charcos, salpicando barro a tutiplén. Cuando llueve siempre recuerdo una ventana. Una en concreto. Era joven. Estaba enamorada. Miraba la lluvia a través de esa ventana. Me concentraba en las gotas que se pegaban al vidrio y que, a veces, se unían, haciendo caminos de agua. Otras veces, una ráfaga de viento se las llevaba. Como la vida misma. Cuando llueve me gusta salir y oler la tierra. Me gusta sentir la vida renovándose. Y recuerdo escenas de mi infancia grabadas a fuego. La lluvia sabe que ejerce ese efecto, o a mí, al menos, me gusta imaginar que cada gota de lluvia tiene su propia historia que contar. Como nosotros.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s