Feeds:
Entradas
Comentarios

Mañana de caza

Hace calor y no llegan a ser las nueve. Cojones, así no hay quien aguante. Anoche cuando llegué se oían los grillos, el ruido del coche sobre la grava los calló un rato pero luego volvieron a estremecer el silencio de la noche. Eran las dos, y así hasta esta mañana. Sin parar. Malditos bichos. 

– Buenos días Alberto, ¿como está? Hace mucho calor, la cama me resultó hasta desagradable. No dormí casi nada. Póngame un café, por favor. No, tostadas no quiero. Un café solo y corto. Sí, azúcar.

– Buenos días, don Miguel. Enseguida. Ya tiene preparado en el saloncito el rifle nuevo, la munición está la canana.

– Gracias, me termino el café y ahora salgo. Hoy va a ser un día duro, por el calor, digo.

– Sí, llegaremos a los cuarenta y largos. Pero valdrá la pena, hoy será un buen día, caerá alguna presa buena.

– Seguro, voy a subir a la habitación. Gracias por el café.

 

 

Maldito calor, la camisa recién lavada y ya está marcada. No soporto el chaleco. No corre aire. Y ahora la llave no abre la puerta. Ya está. ¿Dónde habrá dejado este inútil la munición? Ah, está aquí, junto al rifle nuevo. Está impecable, qué madera más bella. Y qué sonido del cerrojo. Anoche los grillos, esta mañana las chicharras. Ya está bien, coño. Verás ahora si se callan o no.

Se quitó el calcetín, apoyó el cañón sobre el pecho, metió el dedo gordo y pisó fuerte.

El estruendo apagó, como el ruido del coche la noche anterior, el canto de las cigarras. Un par de minutos. Luego siguieron cantando, al sol.

Las rayas del tigre

Al presidente de la Federación Española de Fútbol y sus adláteres le han crecido los enanos de su propio circo de la noche a la mañana. Desde hacía tiempo un rumor venía advirtiendo que algo estaba podrido en el reino de Villar, pero parece que nadie quería ponerle el cascabel al gato. Hombre, raro era que dicha Federación, la del circo del pueblo, la que movía o mueve, miles de millones de euros, antes pesetas, estuviera siempre gobernada por el mismo timonel. Parece ser que la perpetuidad de los cargos en pocas ocasiones transparenta una labor clara y cristalina. Y ahora está por demostrar que éste Villar, y nuestro Padrón, no se hayan estado “embostando” desde que el fútbol el fútbol y la tele es tele.

Nuestro Padrón, padre de aquel otro del Canal 7, tampoco parecía un señor demasiado honrado, y digo parecía porque sálveme Dios de estar yo cursando acusación alguna. Resulta que como en cualquier colectivo que se precie en la actualidad empiezan a salir, como setas venenosas, trampas, trampitas y trampones. Otra vez el run run de la corrupción en esta España grotesca que ya barruntaba Valle Inclán en sus esperpentos.

Meses hace que oímos una y otra vez casos de corruptelas, la mayoría de políticos. Ahora les toca a los futbolerrimos gobernantes de la mandanga. Eso sí que es un negocio, alimentado por el sentimiento patrio de los colores y el orgullo españóh.

Pues todo aquello que llamábamos deporte nacional, inflándosenos los cachetes de gloria patria, porque otra gloria no nos queda ya, está teñido también de oscurantismo, enriquecimiento impropio, cohechos, levantamiento de bienes, compra de votos, adjudicaciones a dedo, desvío de ingresos en partidos amistosos, etc, etc.

 

El fútbol de la roja, aquel que todos pensábamos que era el más limpio por ser nacional y trascender a intereses privados, regionales, locales o incluso políticos, resulta que estaba más manchado que limpio.

En definitiva, España, ¿qué es otra rayita más para este tigre?

 

El anuncio por parte de Arturo Pérez-Reverte, a través de su cuenta de Twitter, de que la Real Academia de la Lengua Española va a aceptar la utilización común de “iros” en lugar del más correcto “idos” ha sido la última polémica en el uso de nuestra lengua castellana, no exenta de ellas. Muchos llevamos algún tiempo comportándonos como auténticos talibanes de la lengua, mostrándonos más inflexibles que los supuestamente rancios y apolillados académicos que ahora les da por aceptar usos incorrectos de vocablos o tiempos verbales. Lo que no parece que tengamos en cuenta es que la lengua es algo vivo y en continuo movimiento y evolución. Que desde siempre ha sido la forma en la que la gente habla lo que le da forma y la modifica, y no unos señores sentados en sus sillones que lo único que hacen realmente es dar fe de esos cambios y ponerlos en negro sobre blanco. De esa forma desaparecieron expresiones como “vuesa merced” o la pronunciación aspirada de la letra “H” y tantas y tantas otras; y a la lengua castellana no le pasó nada ni se puso en peligro por ello.

 

Ahora nos da también por preocuparnos por la introducción de palabras anglosajonas para nombrar cosas que ya existen en español, no vaya a ser que los ingleses nos vuelvan a invadir, esta vez comenzando por el idioma. Que desde hace mucho tiempo digamos “sandwich”, “poster”, “fútbol”, etc., en lugar de “emparedado”, “cartel” o “balompié” y que aquí siga el idioma español tan vivo y tan campante, parece que no lo tenemos muy en cuenta. Desde mi punto de vista, que el castellano asimile palabras de origen extranjero no lo debilita o lo pone en peligro, sino que lo enriquece con nuevos vocablos, significados y matices.

Por eso yo voy a seguir utilizando “spoiler”, “hype” o “tablet” en lugar de “destripe”, “expectativa” o “tableta”, porque esas palabras foráneas me aportan unos matices que no hacen sus equivalentes en castellano. Y no creo que haya que rasgarse las vestiduras por ello. Como tampoco porque la R.A.E. de visto bueno a lo que hace casi todo el mundo que habla en castellano: decir iros en lugar de idos.

El camino hacia la igualdad no ha sido fácil. Nuestras antecesoras tuvieron que luchar mil batallas, recibir mil golpes, caminar solas mil veces cargando la losa del qué dirán muchos hombres e incluso de muchas otras mujeres rancias ancladas en conservar valores antiguos por encima de sus propios derechos. Algunas por religión, otras por educación. Como aquellas que aprobaron la ablación genital de sus hijas y hermanas con el cerebro totalmente absorbido o las que siguen tachando de zorras a la que viven su sexualidad con libertad.

Gracias a ellas, a las valientes (y a los que las apoyaron), nosotras tenemos el terreno más moldeable y ya es casi insólito, por ejemplo, que alguien se ponga de parte del agresor ante un abuso, -¡estaría bueno!- Sin embargo, y sobre todo cuando las agresiones son sexuales, hay ciertos comentarios que no se limitan a señalarlo a él. Esto pasa en todas partes, supongo, pero San Fermín se ha apoderado para su desgracia de la etiqueta de “la fiesta de los abusos sexuales”, tanto, que hay extranjeros que viajan a Pamplona de borrachera, de encierros y de toqueteo. (Y españoles también).

Y comienza julio y amanece con las noticias de agresiones sexuales a las que siguen comentarios como: «es que las chicas deberían prevenir que les metan mano evitando entrar en la plaza durante aglomeraciones», y yo, que no he ido a esa fiesta nunca, me imagino a una chavalita cruzando por otra calle, evitando la multitud porque lo “normal” es que sufra algún abuso si pasa por ciertas zonas y me dan ganas de volver al medievo y cruzar la plaza cortando manos a machetazos, así sin mayor cortesía ni escrúpulo, como el botones de Four Rooms convencido por Tarantino.

«No es que ellas tengan la culpa, pero claro, si se pusieran pantalones bajos quizás evitarían llamar la atención de los agresores sexuales», y piensas pero ¿hasta cuándo la responsabilidad en la mujer que viste como le da la gana, que camina como le da la gana y que vive como le da la gana? Se trata el tema como si se quemaran después de haber caminado sobre el fuego. Como si fuera inevitable en el mismo grado que lo es que el fuego queme.

«Vale, te violaron, qué cabrones. Pero podías haber hecho más por evitarlo». Estas insinuaciones que podrían derivar, si lo permitimos, en ir tapadas con burkas sin que se nos vean siquiera los ojos por lo que pueda provocar a un hombre una mirada, son patéticas. Bajo ningún concepto se debería promover el mensaje del miedo. Los que obran mal son los agresores y punto. Más seguridad, más denuncias, más sanciones y más compromiso de quienes son testigos y no hacen nada. No ceder nunca. Si nuestras bisabuelas, aquellas que dieron un paso al frente, hubieran seguido agachando la cabeza, cambiando de calle, evitando áreas de hombres, ni siquiera tendríamos derecho a votar.

Gotaddiction

Juego-de-Tronos-desvela-la-fecha-de-estreno-de-su-septima-temporada_landscape

Lunes 17 de julio, todos los calendarios del mundo friki y no tan friki de las series de culto señalan esta fecha como una de las más importantes del año. Estábamos acostumbrados a que allá por el mes de abril comenzara cada año la nueva temporada de Juego de Tronos (Games of Thrones) y este nos han hecho esperar nada menos que tres meses más. Tres meses que se nos han hecho eternos y en los que no han parado de salir noticias acerca de lo que va a pasar en esta nueva temporada.

Parece mentira que ya hayan pasado 6 años desde que se estrenó la primera temporada allá por el 2011. Nada menos que 23,3 millones de personas han visto la sexta temporada de Juego de Tronos. Son cifras que no han hecho más que subir como la espuma desde que se estrenó esta serie que a todos engancha.

Pero…¿qué tiene realmente Juego de Tronos para que nos enganche tanto?, ¿por qué nos sentimos tan identificados con ella siendo una serie de ficción? y sobre todo… ¿Quién no se ha referido a La Laguna como “El lugar más allá del muro”?

Los personajes: Ninguno es simple, ni siquiera Hodor, todos son complejos, enigmáticos, sorprendentes y cambiantes. Un personaje que hoy odias a muerte y que es malo malísimo mañana puede terminar gustándote y pasar a ser bueno y viceversa. Pasar del amor al odio no es tan raro en GOT. Eso sí, no te encariñes mucho con ninguno que lo eliminan en menos que canta un gallo.

Resulta increíble también la gran cantidad de personajes que aparecen en la serie, yo debo confesar que no los conozco a todos y que ha veces me nombran a alguno y me quedo como…¿Cualo?.

Dragones: Un mundo imaginario en el que existen los dragones, esos bichejos a los que hemos visto nacer y crecer y que no sabemos muy bien si son buenos o malos. ¿No os habéis imaginado alguna vez acariciándolos o volando sobre ellos? Yo debo confesar que sí, me fascinan y me dan miedo a partes iguales. Además, creo que todos queremos ver el papel definitivo que van a desarrollar en la serie porque hasta ahora sabemos, sobre todo, que pueden hacer mucha pupita, pero no se les ha visto ahí en su salsa lanzando fuego a diestro y siniestro.

El argumento: Miles de historias dentro de una sola, la lucha por el poder, pero todas se entrelazan y desarrollan de forma sorprendente e inesperada, nos tienen en vilo cada temporada. No me he aburrido ni un solo capítulo de la serie y eso es difícil de conseguir conmigo. Aparte hay mucho paralelismo con lo que es la historia, sobre todo con la de Inglaterra en la época medieval.

Lo que se ve: Juego de Tronos siempre ha sido una serie muy explícita en cuanto a las escenas: penes, culos, tripas, tetas, sangre… no existe el pudor y nos ha acostumbrado a escenas de sexo y de violencia nada habituales, aunque ya nos parecen hasta normales.

Aparte de esto, los paisajes son abrumadores y las localizaciones se han convertido en lugar de peregrinación para los grandes seguidores de la serie. En España tenemos algunas de ellas por lo que nos podemos sentir orgullosos de nuestra aportación a una de nuestras series favoritas.

Las múltiples teorías y el juego que dan (puede contener spoilers): Aquí vienen algunas de las grandes teorías que se barajan en la serie, unas más creibles que otras.

La que ya se ha confirmado es la de que Jon Nieves es el hijo de Lyanna Stark y Rahegar Targaryen, si esto es así… ¿Jon también tendrá el poder que tiene su hermana con el fuego?, ¿podrá controlar a los dragones como lo hace Daenerys?.

Otra de las teorías que se baraja es la de que Tyrion Lannister sea hijo de Aerys Targaryen (el Rey Loco) y Joanna Lannister, a mí esta teoría me cuesta más creerla en cuanto a que no van a ir saliendo Targaryens de cualquier rincón, creo que con uno ya han logrado sorprendernos y que no habrá más sorpresas de este tipo, pero evidentemente me puedo equivocar.

La que más me gusta, que Jaime se cargue a Cersei, no es para menos. Jaime es un personaje que con el tiempo he llegado a apreciar mientras que Cersei me parece la bruja mala de Blancanieves. Esta teoría está relacionada con la profecía que le hicieron a Cersei cuando era niña y que de momento se ha ido cumpliendo, sus tres hijos han fallecido.

Hay teorías mucho más descabelladas que podéis consultar, algunas más creíbles y otras por supuesto que menos.

De lo que estoy segura es de que no nos va a decepcionar y que todo este tiempo  de espera habrá valido la pena. Yo ya tengo preparado lo que necesito para verla, cotufas, algo fresquito y mi chico al lado para, juntos, disfrutar y elucubrar nuevas teorías de la séptima temporada. ¿Y tú, tienes ya elaborada tu teoría?

 

Hay ciertas palabras en otros idiomas complicadas de traducir porque tienen un significado (normalmente complejo) para el que no existe una palabra en español.

Mi palabra extranjera favorita era saudade (portugués): echar de menos algo o alguien, sentimiento provocado por la distancia o el tiempo; pero ha sido incorporada recientemente al español (en el DRAE la definen como: soledad, nostalgia, añoranza), así que ya queda fuera de esta categoría. También usé en otro post como título, porque me había llamado la atención, la palabra mata-ego, que significa en rapa-nui: ojos con señales de haber llorado. Vamos, que despierta mi curiosidad esto de los «palabros» diferentes y de cómo el lenguaje nos permite (o limita) expresar ciertos sentimientos universales.

Comparto aquí mi selección personal, algunas porque las encuentro hermosas y otras, por curiosas. ¿Con cuáles te quedas tú? (la última se va a poner de moda, aviso).

 

Cafuné (portugués de Brasil) – Pasar los dedos suavemente por la cabeza de otra persona.

Culaccino (italiano) – Marca que dejan en la mesa los vasos fríos.

Gaman (japonés) – Determinación para afrontar los obstáculos en la vida, de persistir en el intento con paciencia y dignidad, aún frente a aquellos desafíos que parecen insuperables.

Gigil (tagalo, Filipinas) – Irresistible deseo de pellizcar o estrujar a alguien.

Gökotta (sueco) – Intención de levantarse temprano para escuchar los pájaros o apreciar la naturaleza.

Hanyauku  (rukwangali, Namibia) – Caminar de puntillas sobre la arena caliente.

Hyggelig (danés) – De manera literal sería algo así como “sentirse cómodo en un lugar acogedor”, disfrutar de cosas relajantes, estar realmente a gusto con lo que te rodea.

Iktsuarpok (inuit) – Ansiedad por la llegada de alguien que hace que salgas afuera a cada rato para ver si ya está allí.

Jayus (indonesio) – Un chiste con tan poca gracia y tan mal contado que uno no puede evitar reírse.

Komorebi (japonés) – Luz del sol que se filtra a través de las hojas de los árboles.

Laotong (mandarín, China) – Amistad y cercanía extrema entre dos mujeres que se sienten como hermanas gemelas.

Mamihlapinatapei (yagan, lengua indígena de Tierra del Fuego, Argentina) – Mirada cargada de significado que comparten dos personas que desean algo, pero que no son capaces de dar el primer paso.

Mangata (sueco) – el surco luminoso que crea la luna reflejada en el mar.

Meraki (griego) – Hacer algo con amor y creatividad, poner el alma en el trabajo.

Mudita (sánscrito) – Disfrutar de la felicidad ajena.

Orenda (hurón) – El poder de la voluntad humana para cambiar la realidad frente a fuerzas poderosas,  como el destino.

Shinrin-yoku (japonés) – Relajación conseguida al bañarse en el bosque, en sentido literal o figurado.

Tarab (árabe) – Estado de éxtasis o embelesamiento provocado por la música.

Tartle (escocés) – Momento de vacilación al presentar a alguien porque te has olvidado su nombre.

Tingo (pascuense, de la Isla de Pascua) – Acto de llevarse de la casa de un amigo los objetos que uno desea, pidiéndoselos prestados paulatinamente.

Utepils (noruego) – Sentarse afuera un día soleado o caluroso a disfrutar de una cerveza fría.

Viraha (hindi) – Descubrimiento del amor a través de la separación.

Voorpret (holandés) – Disfrutar por adelantado de un evento.

Wabi-Sabi (japonés) – Encontrar la belleza dentro de las imperfecciones de la vida y aceptar la fugacidad de la belleza.

Wanderlust (alemán) – Pasión por viajar, fuerte deseo de conocer y explorar el mundo.

bla final

Vaya título el de este artículo. No teman, únicamente voy a resumir mi criterio para distinguir a alguien que sepa jugar al fútbol, que no es más un juego.

Saber jugar al fútbol no es necesariamente hacer filigranas por doquier. El mundo balompédico, desde la cancha escolar hasta la élite, está plagado de gente capaz de puros malabarismos e incapaz de tomar una decisión coherente en el discurrir del juego.

Saber jugar al fútbol no es necesariamente meter goles. Claro que quien lo haga parte con una gran ventaja (pues es lo que decanta ganar o perder el juego), pero su labor es incompleta si se despreocupa de otras labores de equipo, que son las más. Quién no ha odiado jugar con aquel que jamás da un pase y tira a puerta nieve o solee.

Saber jugar al fútbol no es necesariamente tomar decisiones coherentes y ser solidario dentro del campo de juego. Claro que quien cumpla ambos requisitos ya tiene bastantes probabilidades de pasar mi filtro. He conocido gente que, mal que bien, los cumplía pero nunca se preocupó de guardar un mínimo respeto al vestuario, que, en efecto, tiene sus códigos; minusvalorar o despreciar al suplente que te sustituye en la banda es una de sus más altas violaciones.

Discernir este último requisito es casi imposible para quienes seguimos al fútbol de mercado. Así que todo juicio al respecto será imparcial. Pero como es un juego, no temo emitir juicios imparciales. Y ésta es una síntesis: anticipar y pasar; ir al espacio y crear una solución; dar el pase atrás y fabricar un gol: Modric en el minuto 64 de la última final de la Champions.

cardiff-united-kingdom-03-06-2017-real-madrid-s-luka-modric-front-passes-the-assist-for-cristiano-ronaldo-unseen-3-1-lead-during-the-uefa-champions-league-final-between-juventus-fc-an

Concluyendo la lección (imagen: Reuters)

[In memoriam: cómo te gustaba el caballito rubio, padre]

 

 

A %d blogueros les gusta esto: