Feeds:
Entradas
Comentarios

Hacía mucho tiempo que no me sorprendía ningún grupo musical. Puede ser por la relación laboral que tengo con el mundillo (y ya se sabe que asociar algo con trabajo y no placer es la mejor forma de dejar de disfrutar de la misma forma de ello) o porque me estoy haciendo mayor y cualquier tiempo pasado parece que fue mejor. Hasta que llegaron ellos, una banda compuesta por una trompetista y cantante británica, un percusionista español y un contrabajo y un guitarrista mexicanos: Jenny & The Mexicats. Semejante mezcla es imposible que no pariera un sonido fresco, multicultural y, sobre todo, muy fiestero. Ya en 2014 fueron nominados a los Premios 40 Principales América pero estoy segura que sólo ha sido el principio. Este año 2015, en el que ya han actuado por algunas plazas españolas, están dando que hablar y, si la vida no los tuerce, esta banda tiene todos los números de figurar en las listas de éxitos de su género en los próximos años. Al parecer los músicos latinos conocieron a la británica en un bar y tuvieron claro que había que montar un grupo con ella. Sabia decisión, porque, aunque no posee una voz espectacular, Jenny tiene tanto dominio y saber musical que puede adaptarse a estilos diferentes y dotar de elegancia cada canción. Aquí les dejo una muestra. Imposible no mover el cuerpo y sonreír. Que lo disfruten.

 

Un no parar de levantarte tarde con el olor al café recién hecho

De desayunar casi a mediodía pan y mantequilla

De darte baños de mar

De beber las cañas más frescas del mundo con los chochos más picantes del universo

Baños de mar

Baños de mar

De charlar con los amigos y solucionar todos los problemas del planeta

De comer a la hora de la merienda e ir zombi a echarte la siesta

De decidir cuál es el plan para la noche

De disfrutar de cenas sencillas: arroz, pizzas o jamón

De acabar la noche con un gin

De dormir tras leer diez veces la misma página del libro

Esto es un no parar o quizá es lo contrario…

Naukas Bilbao 2015

CARTEL-NAUKAS-BILBAO-20151Cada año, desde que iniciaron su andadura como quijotes de la divulgación de la ciencia en español, me animo a hacer publicidad de este grupo del que formo parte. Un grupo de personas comprometidas con la divulgación de la ciencia. Un grupo heterogéneo, de una mezcolanza impresionante, con personas que investigan, que comunican, que, en definitiva, tienen una infinita curiosidad. Es una gran familia, con su “cuñao”, su “suegra”, su “abuelo” y todos los personajes que se puedan imaginar. Es una fauna. Esta gente a la que admiro te enseña a compartir, a organizar una crítica con argumentos, a ponerte en tu sitio, a no tener vergüenza a preguntar ni a equivocarte, a querer saber siempre más. A no estar de acuerdo. A respetar. Aunque te pilles algún que otro berrinche (no todo van a ser flores), Naukas es la hostia. Y lo digo así: es el mejor invento desde el papel higiénico (hale, ya me salió la vena). Así que, señoras y señores, si el 11 y 12 de septiembre se pueden escapar a Bilbao, allí estaremos, con las puertas abiertas, esperándoles para contar ciencia de una forma amena y divertida.

macedonia

Cientos de refugiados en la frontera de Macedonia y Serbia. Foto: http://www.bbc.com

Frontera de Macedonia y Serbia. Cientos de refugiados procedentes de países de Oriente Medio, Asia y África se agolpan para entrar en Europa. Hombres y mujeres, algunos con bebés en brazos, corren campo a través para llegar a la tierra de las oportunidades, dicen, mientras sortean los gases lacrimógenos que las fuerzas de seguridad macedonias les lanzan a pesar de las advertencias de la ONU (el Gobierno acaba cediendo y abriendo la frontera).

Isla griega de Kos. Decenas de hombres y mujeres sirios llegan en una lancha de goma a este territorio europeo, entre ellos un bebé de dos meses, que milagrosamente salva la vida en una barcaza sin garantía alguna. Huyen de la guerra, de una injusta guerra que nadie es capaz de detener. A pesar del enorme riesgo de la travesía están vivos, lo que no podrían asegurar de seguir en su país. Otros miles han tratado de lograr la misma hazaña y se han quedado en el mar, vidas truncadas sinsentido…

Calais, Francia. Unas 3.000 personas se agolpan en campamentos improvisados en este paso fronterizo con la intención de llegar de forma clandestina a Inglaterra a través del Canal de la Mancha. Entienden que Reino Unido les dará más oportunidades, un trabajo, un hogar…

Misma historia, diferentes protagonistas. Seres humanos desesperados que arriesgan hasta tocar la muerte, que buscan lo mismo, oportunidades de vida, esas que Europa y el mal denominado Primer Mundo les ha arrebatado, les ha esquilmado en sus propios países. Ahora, fruto de esa desesperación, los regidores de este Viejo Continente tratan de contener la llegada de aquellos a quienes han quitado las oportunidades que buscan hoy en otras tierras que les cierran las puertas. Son vidas al límite, una vez más.

 

Tordesillas

Municipio situado en la provincia de Valladolid, perteneciente a la Comunidad Autónoma de Castilla y León, que tiene unos nueve mil habitantes. Aunque se desconoce cuál es su origen, en los alrededores de Tordesillas se han encontrado asentamientos muy antiguos y se cree que allí habitaron tribus íberas y celtas en los siglos V y III antes de Cristo.

El Río Duero atraviesa el municipio y en su ribera hay una rica vegetación de olmos, sauces, chopos y álamos. También forma parte de Las Riberas de Castronuño, un espacio natural  en el que viven hasta 260 especies y que tiene la consideración europea de Zona Especial de Protección para las Aves (ZEPA).

De su gastronomía destacan, entre otros productos, los dulces que elaboran las monjas del Convento de Santa Clara y también el apreciado pan de candeal. Aunque está en la zonaTordesillas de una de las denominaciones de origen más importantes de Castilla y León, la de Rueda, en Tordesillas sólo hay una pequeña bodega que tiene el atractivo de elaborar el vino al estilo tradicional.

El municipio alberga diversos monumentos entre los que se encuentran restos de la antigua muralla, un puente de diez ojos del que se desconoce su fecha de construcción, varias iglesias, el Real Convento de Santa Clara y las Casas del Tratado, en las que se produjeron las negociaciones del Tratado de Tordesillas, en el año 1494. En el mes de octubre se celebra el Mercado de la Edad Media, un acontecimiento cultural en toda Castilla y León.

La actividad artesana es importante en la zona, donde hay destacados ceramistas, artesanos del metal, el cuero, el mimbre y la madera e incluso con un taller de organería que se dedica a la recuperación de los órganos antiguos de las iglesias.

Tordesillas tiene mucho que ofrecer al que quiera visitarla. Lástima que, para casi todos, su nombre esté asociado únicamente a un ejemplo de la bajeza humana tristemente amparado bajo la declaración de Fiesta de Interés Turístico de España.

La caída

Se intuye que cada pueblo de este mundo tiene un lugar en el que, acaso desde antiguo, algunas personas terminan con sus vidas. En las laderas de Famara, por ejemplo, puede contarse al menos media docena de vehículos que, despeñados desde la cima, acabaron encallados en su descenso risco abajo, mostrando diverso grado de colapso y corrosión al caminante que se atreve por las veredas del lugar.

En su postrero día como aparatos de locomoción, las manos y los pies que los manejaban ni giraron el volante ni pisaron el freno, avanzando con obediencia hasta que el llano terregoso dio paso al precipicio.

Luego se sucederían un corto tiempo de caer al vacío, golpes contra peñascos, vueltas, crujidos de metales o de vidrios…, hasta que todo se aquietase sin que la bruma de la tarde o la mañana hubiesen advertido el acabamiento.

Famara

 

He aquí un escenario y unos hechos. Y a buen seguro que el perito de la aseguradora en cuestión podrá relatar en detalle las razones por las que aquel vehículo hubo de ser declarado siniestro total, pero quiénes, cuántos sabrán los motivos por las que aquellas manos no giraron, aquellos pies no frenaron.

Por eso, cuando el suceso se convierte indefectiblemente en noticia y llega a nuestros oídos, la incomprensión es la única manera respetuosa de lamentarlo.

En el libro, no recuerdo de qué curso, de Literatura Española del colegio estudiábamos muchos datos de la vida de los autores y poca producción literaria. Era, más que otra cosa, un ladrillo de volumen infumable. Desde la Edad Media hasta el siglo XX. Se hacía un recorrido por toda clase de poetas, novelistas y ensayistas, y el cura que nos lo calzaba a reglazo limpio se preocupaba más de recordar dónde había nacido y muerto el Arcipreste de Hita que de conocer los versos del romancero español, por ejemplo.

Con estos mimbres, a la mayoría de los chicos (digo chicos porque por aquel entonces el colegio en el que estudiaba solo era para “varones”) se les ponían los pelos como tachas cuando se hablaba de “literatura”, y con razón. Creo firmemente que esa forma de enseñar el bello arte de las letras causó la desidia por la lectura tan conocida en este país, ahora de tele y redes sociales y nunca de libros.

Un poco mayor ya, no recuerdo tampoco si en el instituto, mi libro de texto repasaba la nómina de autores de finales del XIX y principios del XX: de los románticos pasábamos a la Generación del 98, y de ahí a los modernistas y se acababa en la Generación del 27. Aquello era otra cosa.

Por alguna razón extraña, una y otra vez, mi interés se centraba en dos autores del 27: Federico García Lorca y Miguel Hernández. No sé si por su condición de jóvenes, por haber sido asesinados durante la guerra, o por su impresionante y brutal obra literaria. García Lorca y Hernández ocupan un espacio destacado en mi formación posterior, como filólogo y amante de las letras. Y ellos, seguramente, o mejor sus versos, me llevaron también a interesarme profundamente por la producción de Domingo López Torres, un autor que compartió muchas analogías, tanto en su quehacer estético como en el oscuro final de sus días.

El 19 de agosto se han cumplido los 79 años de que algún desalmado apretara el gatillo que acabó, en un camino polvoriento de la provincia de Granada, de Federico García Lorca (dicen que ajusticiado por su condición de homosexual, yo creo que ajusticiado por la condición de inhumanidad de su verdugo, ciego de la rabia y la sinrazón). Esto, los datos relacionados con su vida y su muerte, es lo que una y otra vez trasciende en la historia, por encima del verdadero valor de su existencia: la del legado creativo que desarrolló y aportó a las letras españolas.

Hace 79 años alguien borró al hombre Federico. Invito a leer (o a escuchar) sus poemas, así será imposible jamás borrar al poeta. Desde que uno lea una sola línea de ellos será imposible olvidarlo.

 

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 3.548 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: