Con toda la onda

Es mentira que las cosas son sencillas. Esas afirmaciones prefabricadas no pretenden sino callar los ruidos y las molestias que algunos asuntos nos generan. Partiendo de esto, de lo que se trata, entonces, es de cómo se toma uno la complejidad de las cosas. Una puede hacer un padecimiento o puede llevar una forma de vida que pretenda ir resolviendo complejidades sin alborotarse. Por supuesto que hay infinitos grados entre estos dos extremos, pero vamos a ignorarlos, sin más.
Lo que yo quiero decir es que hay momentos en los que alborotarse no viene para nada mal. Es un movimiento brusco, que sacude al propio cuerpo y que parece un cambio de piel. Es como sacarse de arriba cositas que una sola fue poniéndose al hombro. Si consigues sacártelas, parecerá que caminas con más onda, con más swing. Lo recomiendo.

Hay gente que volvió / y gente que nunca debió volver / Los Pecos y Mecano / el Un, Dos, Tres sin Mayra Gómez-Kemp

 

 

Anuncios

Un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s