Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘Siria’

Bailaba Benzema sobre la línea de fondo del Calderón para enterrar definitivamente mis merengones nervios. Serían las nueve y pico, el minuto cuarentaeIsco de partido, y yo todavía no había escrito el post del sábado de SiempreEnMedio. Aproveché el descanso para hacer la cena, el segundo tiempo para recobrar la calma y el postpartido para buscar inspiración.

Podría hablar de ese libro que acaba de escupirme tras sorberme entero, o de la última temporada de la serie magistral que me resisto a ver porque no quiero que se acabe. Podría abrir Twitter en busca de inspiración (que es al fin y al cabo lo que siempre hago).

Ya podría haberme quedado con el fútbol, o el libro o la serie.

Cuenta la wikipedia que fue la filósofa Hannah Arendt la que acuñó el concepto “banalidad del mal” cuando en 1961 siguió en Jerusalén el juicio a Adolf Eichmann. A ella le pareció que aquel señor no era el monstruo que todos esperaban, sino más bien un burócrata terrible e inquietantemente normal, concienzudo y aplicado en su labor profesional (con un ligero problema: esta labor requería del asesinato de seis millones de personas). Arendt mantuvo que el mal es mucho más un conjunto de pequeñas cosas en un determinado entorno que la grave anormalidad que preferimos creer que es. Maldad en modo funcionario (que me perdonen los funcionarios el uso del tópico, demasiado gráfico como para desaprovecharlo).

Viendo el vídeo recordé todas las colas que en mi vida han sido. Especialmente desesperantes eran las de la secretaría de la facultad. O llegabas en la hora del desayuno o la persona que te atendía conocía aún menos que tú el papeleo o los formularios habían cambiado desde la hora anterior o era San Alberto Magno, santo patrón de la ciencia y el brandy. Intenté imaginarme todas y cada una de esas esperas con la boca llena de agua. Intenté ponerme en el lugar de algún cadáver. No me estoy perdiendo el horario del comedor, o el leche y leche y el donut en el bar que sustituyeron todo un curso de química. No, me estoy jugando la vida en este proceso burocrático. Cada minuto que pasa son sesenta segundos en los que tengo que vigilar que mi hijo no se ahogue, no perder de vista al resto de mi familia, mantenerme a flote. Y ni siquiera sé nadar. Al otro lado de la ventanilla discuten si puedo o no matricularme y yo intento gritar que ya da igual, que me ahogo, pero no puedo gritar porque la sal del agua me quema en la garganta. Tampoco puedo volver a casa a decirle a mi padre que me cago en todo porque a mi padre le reventó el pecho una bomba en Alepo y ya no existe. Ni él ni mi madre ni nadie más en el barrio. Solo puedo intentar mantenerme a flote hasta que alguien me selle este puto papel o me lance un flotador o lo que sea que ocurra antes.

Lo imagino como puedo, pero no me duele lo suficiente. No lo logro. Algo sí me duele, en la distancia. Algo detecto: la inmensa mayoría de veces no es lo que hacemos, sino lo que dejamos de hacer, de sentir, de preocuparnos, de exigir y de entender. Las pocas consecuencias que tiene todo lo que no nos pasa directamente.

Y lo peor es que la final de Champions no es hasta dentro de tres semanas.

Read Full Post »

A veces es complicado encontrar un tema sobre el que escribir en este espacio. Te sientas frente a la página en blanco y le das vueltas y vueltas a las miles ideas que vienen, porque haberlas haylas, el problema es que, con todas las posibilidades de las que disponemos ahora para expresar nuestras opiniones, cualquier tema me resulta cansino y me imagino lectores aburridos y saturados resoplando por tanto juicio gratuito.

Hoy también estoy cansada yo, no recuerdo haber pasado por una realidad histórica tan repugnante en toda mi vida. Quizá era falta de conciencia, sé que este país, Europa y el mundo  han pasado por momentos peores, pero ahora, en el siglo XXI, el panorama que vislumbro me resulta un fracaso total y absoluto. La mayoría imaginaba otro paisaje, quizá es culpa de las expectativas, una sociedad más avanzada con más posibilidades y recursos, debería disfrutar de estabilidad, justicia, paz… Cuídate de las expectativas.

Estamos viviendo un descalabro de los valores más esenciales y esto deriva en la frustración más absoluta, en la decepción universal y, lo que es peor, en el triunfo del miedo. Está ganando el miedo.

Read Full Post »

Se llama Pie de Trinchera. Y lleva ese nombre porque se describió por primera vez durante la Primera Guerra Mundial (la Gran Guerra, aunque luego llegara la Segunda con más del triple de muertos para discutirle el apelativo) entre los soldados que pasaban el invierno en trincheras anegadas de agua. La humedad y el frío persistentes les ablandaban la piel, causando heridas que se infectaban y con mucha frecuencia la gangrena aparecía y requería la amputación del miembro afectado. Tampoco ayudaban la mala nutrición y la deshidratación. Pie de Trinchera. La Guerra y tal. La Gran Guerra, ni más ni menos.

Cien años después, aquí al lado, a tiro de piedra en el mismo Mediterráneo estamos en pleno revival. Todas las modas vuelven. Y en Europa, tan modernos que somos, nos hemos empeñado en que vuelvan TODAS. También el Pie de Trinchera. Vale que no son soldados, sino aquellos que huyen de las bombas. Pero ahí están. Heridas blandas y supurantes en plan retro vintage old-fashioned. Incómodo y muy doloroso.

Y yo sé de lo que hablo. El otro día mismo me quedé sin calcetines limpios y aunque puse una lavadora de urgencia y la tendí, la miserable humedad de esta ciudad no los secó a tiempo. Tuve que irme al curro con los pies húmedos. Encima me llevé una bronca de mi novia (la típica y tópica falta de previsión masculina, esto es así) y estuvimos un día sin hablarnos. Así que entiendo un poquito de guerras también. Sé que no se puede permitir, que algo hay que hacer, que quien esté al mando de todo esto tiene que ponerse manos a la obra, es inadmisible. Pero yo ya he hecho mi parte: acabo de encargar una secadora. Llega mañana. Querían traerla a finales de mes, pero me he puesto firme.

Con respecto a lo otro. Triste. Alguien que pueda tendría que estar haciendo algo. Es inaceptable.

Idomeni - TWITTER pmarsupia

Twitter: @pmarsupia

*A lo mejor, solo a lo mejor, y mientras tanto, aunque sea desde la distancia, también podamos ir haciendo algo nosotros. Aunque solo sea, ahora que parece que se acerca otra fiesta de la democracia, recordar cómo están tratando nuestros gobernantes esos pies de trinchera y tenerlo en cuenta. Y más:

Mi música, tu refugio

UNICEF

ACNUR

Cruz Roja

Save the Children

CEA(R)

OXFAM Intermón

Médicos sin Fronteras

Ayuda a Refugiados Sirios Elche

Amnistía Internacional

MOAS

Programa Mundial de Alimentos

– Y levantar la voz, quejarse, no olvidar, repetir y repetir y repetir que son seres humanos que dependen de nosotros, que mueren huyendo de la muerte; volver a levantar la voz, no dejar de recordar, repetir y repetir y repetir que es inadmisible, que estamos aquí para ellos y van a pasar porque tienen que pasar. Repetir y repetir y repetir que no puede volver a pasar y no va a volver a pasar. Y volver a repetirlo. Y recordar.

 

Read Full Post »

Europa 1940 vs 2016. Vía Miguel A. Rodríguez ‏ @Marodriguez1971

Europa 1940 vs 2016. Vía Miguel A. Rodríguez ‏ @Marodriguez1971

Acabo de terminarme la trilogía de Ken Follet, “La caída de los gigantes”, “El invierno del mundo” y “El umbral de la eternidad”. El primer libro empieza justo antes del inicio de la primera guerra mundial y el último termina con la elección de Barack Obama como presidente de Estados Unidos en 2008. Y cierra con un extracto del poema de Shakespeare “La violación de Lucrecia”:

Es la gloria del tiempo zanjar riñas de reyes,
descubrir los embustes, y desvelar verdades,
poner su sello eterno sobre lo que envejece,
despertar la mañana, y velar la noche antes,
dar justicia al injusto, y enmendar sus desmanes,
tirar fatuas ciudades con su implacable paso
y desgastar el brillo de áureos torreones altos.

Es una novela que habla de personas, de injusticias, de lucha y perseverancia. Habla del mayor reto al que se enfrenta la humanidad: conservar esa humanidad y defenderla por encima de intereses y cegueras. Si es la gloria del tiempo poner a cada uno en su sitio, qué poca gloria nos queda a los que vemos el tiempo jugar a repetirse en sus errores. Por mucho que hayamos avanzado, cuánto nos queda. Cuánto dolor. Cuánta vergüenza.

Read Full Post »

Quiero pasar a la Historia. Pero a la Historia Historia. La gorda. Esto es algo que sé desde niño. En aquel momento no tenía muy claro de qué manera quería lograrlo. Supongo que aspiraba a marcar varios goles en todas y cada una de las finales de Copa de Europa que le iba a proporcionar mi pie derecho al Real Madrid. Actualmente, si soy sincero, sigo sin saber exactamente cómo pasar a la Historia, descartado lo del fútbol por mis diferencias con Florentino Pérez.

¿Porque quién no querría pasar a la Historia? Que el día de tu funeral no puedan cerrarse las puertas del tanatorio del gentío que, copa en mano, acude a despedirte. Que los periódicos glosen a cuatro o cinco columnas (o tabulados web, vete a saber) tu vida y milagros. Que décadas después de tu último traspié, cuando no quede nadie que te hubiera conocido in vivo, se pueda acudir a la Wikipedia a consultar tu marca de calzoncillos favorita y cuánto azúcar le ponías al café (nada al solo, una cucharada al con leche).

No es solo narcisismo, que también. Pasar a la Historia tiene sus ventajas. El tiempo y sus cronistas limpian, fijan y dan esplendor, como la RAE. Los aciertos se convierten en gestas y los tropiezos se diluyen infinitamente, cual remedio homeopático en el mar de la ignorancia.

Y si no que se lo cuenten a Recep Tayyip Erdogan, actual presidente de Turquía, ese que alude al régimen hitleriano como ejemplificante, el mismo que es sospechoso de comerciar con ISIS y masacrar a la población kurda, el Tayyip Erdogan que interviene policialmente los periódicos que no le siguen el juego. Pues bien, Erdogan, si todo va como tiene que ir, puede pasar a la Historia como el presidente que logró que Turquía entrara en la Unión Europea. Qué más da que sea a cambio de negarle refugio al necesitado, de hacerle el trabajo sucio al biempensante y pudiente europeo occidental. Qué más da que además todo este trapicheo se haga con luz y taquígrafos. El hecho será hito que será gesta.

La Historia. Limpia, fija y da esplendor. Como la RAE. Y yo añado, también según la RAE, qué hijaputa la Historia.

RecepTayyipErdoganWWWARSIVBELGECOM

Ya empieza a brillar (Fuente: http://www.arsivbelge.com)

 

Read Full Post »

Europeos, la Unión ha muerto. Los 28 líderes de sus respectivos países aprobaron este lunes, 7 de marzo, un acuerdo al que dicen le faltan los detalles pero que ya, a bote pronto, liquida el plan de realojamiento de 160.000 refugiados sirios y que permitirá que la Unión Europea devuelva a Turquía a nuevos migrantes y solicitantes de asilo que lleguen a las islas griegas. Por cada sirio que Turquía aloje en sus fronteras, la Unión hará lo propio con otro. En el problema de los seres humanos que huyen de la guerra (del dolor, de la muerte, del hambre…), la Unión Europea ha dejado al aire sus vergüenzas y ha permitido subastas, regateos y campos de marginación y que centenares de hombres, mujeres y niños hacinados malvivan en tiendas de campaña que apenas aguantarían un día de playa.

La Unión Europea se ha quedado en semilla, en aquella que conformaban Francia, Alemania Occidental, Italia, Bélgica, Luxemburgo y los Países Bajos y que surgió del Tratado de París de 1951, con la Comunidad Europea del Carbón y del Acero, una alianza que buscaba regular estos dos sectores económicos. Las raíces de la Unión crecieron cuando determinadas autoridades creyeron que había que avanzar hacía nuevas áreas productivas y dar un salto a las alianzas también sociales y políticas. Con los años, las instituciones han reiterado que ese es el camino que siguen, una unión completa entre los que ahora son 28 países integrantes. Pero no. El proyecto ha fracasado con la mala gestión de la crisis humanitaria en nuestras fronteras. No se pueden cambiar visados, dinero y supuestos avances en la adhesión de Turquía a la Unión Europea por seres humanos. Europa ha vuelto a ser sólo carbón y acero.

En su web oficial, la Unión Europea desglosa las aportaciones económicas que dice van a mejorar las condiciones de vida de los sirios alojados en Turquía.

En su web oficial, la Unión Europea desglosa las aportaciones económicas que dice van a mejorar las condiciones de vida de los sirios alojados en Turquía.

Read Full Post »

Un niño ahogado en una playa.

No nos basta con ver el drama cada día (como no tengo tele no sé si tratan el asunto como debieran: con apremio). Pero busco información a diario para saber cómo va la búsqueda de soluciones. Y no hay. No hay nada. Solo números. Gente pasando tanta penuria que parece mentira que sigan pasando estas cosas tan atroces. Eso si sobreviven. Tengo que seguir las cuentas en twitter de @Principamarsupia y de @Marodriguez1971 para saber qué está ocurriendo, allí, al pie del cañón. Y es terrible.

Aunque, ¿saben una cosa? Más terribles aún son comentarios como el de una persona deleznable que responde: “¿Cuántos acogerías tú en tu casa?”. Hay que ser cínico. Automáticamente bloqueé esa cuenta. ¿De verdad hay que ser tan rastreros para discutir sobre políticas de refugiados? Voy a responder desde aquí: también pagamos impuestos para esto. Los impuestos son nuestra mayor muestra de solidaridad. Y, recuerden, olvidadizas personas: aquí también hemos pasado hambre y hemos emigrado buscando algo mejor. Pero tenemos una memoria muy corta y muy poca empatía.

01  03  050402

Read Full Post »

Older Posts »

A %d blogueros les gusta esto: