Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘series’

Juego-de-Tronos-desvela-la-fecha-de-estreno-de-su-septima-temporada_landscape

Lunes 17 de julio, todos los calendarios del mundo friki y no tan friki de las series de culto señalan esta fecha como una de las más importantes del año. Estábamos acostumbrados a que allá por el mes de abril comenzara cada año la nueva temporada de Juego de Tronos (Games of Thrones) y este nos han hecho esperar nada menos que tres meses más. Tres meses que se nos han hecho eternos y en los que no han parado de salir noticias acerca de lo que va a pasar en esta nueva temporada.

Parece mentira que ya hayan pasado 6 años desde que se estrenó la primera temporada allá por el 2011. Nada menos que 23,3 millones de personas han visto la sexta temporada de Juego de Tronos. Son cifras que no han hecho más que subir como la espuma desde que se estrenó esta serie que a todos engancha.

Pero…¿qué tiene realmente Juego de Tronos para que nos enganche tanto?, ¿por qué nos sentimos tan identificados con ella siendo una serie de ficción? y sobre todo… ¿Quién no se ha referido a La Laguna como “El lugar más allá del muro”?

Los personajes: Ninguno es simple, ni siquiera Hodor, todos son complejos, enigmáticos, sorprendentes y cambiantes. Un personaje que hoy odias a muerte y que es malo malísimo mañana puede terminar gustándote y pasar a ser bueno y viceversa. Pasar del amor al odio no es tan raro en GOT. Eso sí, no te encariñes mucho con ninguno que lo eliminan en menos que canta un gallo.

Resulta increíble también la gran cantidad de personajes que aparecen en la serie, yo debo confesar que no los conozco a todos y que ha veces me nombran a alguno y me quedo como…¿Cualo?.

Dragones: Un mundo imaginario en el que existen los dragones, esos bichejos a los que hemos visto nacer y crecer y que no sabemos muy bien si son buenos o malos. ¿No os habéis imaginado alguna vez acariciándolos o volando sobre ellos? Yo debo confesar que sí, me fascinan y me dan miedo a partes iguales. Además, creo que todos queremos ver el papel definitivo que van a desarrollar en la serie porque hasta ahora sabemos, sobre todo, que pueden hacer mucha pupita, pero no se les ha visto ahí en su salsa lanzando fuego a diestro y siniestro.

El argumento: Miles de historias dentro de una sola, la lucha por el poder, pero todas se entrelazan y desarrollan de forma sorprendente e inesperada, nos tienen en vilo cada temporada. No me he aburrido ni un solo capítulo de la serie y eso es difícil de conseguir conmigo. Aparte hay mucho paralelismo con lo que es la historia, sobre todo con la de Inglaterra en la época medieval.

Lo que se ve: Juego de Tronos siempre ha sido una serie muy explícita en cuanto a las escenas: penes, culos, tripas, tetas, sangre… no existe el pudor y nos ha acostumbrado a escenas de sexo y de violencia nada habituales, aunque ya nos parecen hasta normales.

Aparte de esto, los paisajes son abrumadores y las localizaciones se han convertido en lugar de peregrinación para los grandes seguidores de la serie. En España tenemos algunas de ellas por lo que nos podemos sentir orgullosos de nuestra aportación a una de nuestras series favoritas.

Las múltiples teorías y el juego que dan (puede contener spoilers): Aquí vienen algunas de las grandes teorías que se barajan en la serie, unas más creibles que otras.

La que ya se ha confirmado es la de que Jon Nieves es el hijo de Lyanna Stark y Rahegar Targaryen, si esto es así… ¿Jon también tendrá el poder que tiene su hermana con el fuego?, ¿podrá controlar a los dragones como lo hace Daenerys?.

Otra de las teorías que se baraja es la de que Tyrion Lannister sea hijo de Aerys Targaryen (el Rey Loco) y Joanna Lannister, a mí esta teoría me cuesta más creerla en cuanto a que no van a ir saliendo Targaryens de cualquier rincón, creo que con uno ya han logrado sorprendernos y que no habrá más sorpresas de este tipo, pero evidentemente me puedo equivocar.

La que más me gusta, que Jaime se cargue a Cersei, no es para menos. Jaime es un personaje que con el tiempo he llegado a apreciar mientras que Cersei me parece la bruja mala de Blancanieves. Esta teoría está relacionada con la profecía que le hicieron a Cersei cuando era niña y que de momento se ha ido cumpliendo, sus tres hijos han fallecido.

Hay teorías mucho más descabelladas que podéis consultar, algunas más creíbles y otras por supuesto que menos.

De lo que estoy segura es de que no nos va a decepcionar y que todo este tiempo  de espera habrá valido la pena. Yo ya tengo preparado lo que necesito para verla, cotufas, algo fresquito y mi chico al lado para, juntos, disfrutar y elucubrar nuevas teorías de la séptima temporada. ¿Y tú, tienes ya elaborada tu teoría?

 

Read Full Post »

Debo reconocerme seriéfila a estas alturas de la vida. La televisión en sí no me interesa, pocos programas hay que sean dignos de ver en ella, incluso me atrevo a decir que existen cadenas que aboliría en mi televisor. Por eso hace ya tiempo que lo que veo son documentales o series, mayormente series, y si son históricas mucho mejor.

A lo largo de esta semana he visto The White Queen, basada en los libros de Phillippa Gregory –La Reina Blanca, La Reina Roja y la Hija del Hacedor de Reyes-. Quitando el hecho de que son novelas históricas y como tales tendrán parte de ficción, he de reconocer que me ha llamado mucho la atención en el sentido de que, precisamente, por ser parte de la historia, la gran mayoría de los hechos ocurrieron y fueron así.

En las novelas y por lo tanto en  la serie se relata cómo se desarrolló La Guerra de Las Dos Rosas (1455-1485). Por un lado estaba la Dinastía Lancaster (los representaba la rosa roja) y por otro lado la Dinastía York (a los cuales los representaba la rosa blanca). Cuesta creer la cantidad de pactos, traiciones, secretos, ambiciones, hipocresía, cambios de bando y muertes que se produjeron durante esta guerra. El que hoy era tu aliado mañana podía ser tu enemigo más acérrimo y viceversa ¡Y se quedaban tan anchos!

Pongo un ejemplo gráfico para que os hagáis una idea. En teoría, Margarita Beaufort (madre de Enrique Tudor, futuro Enrique VII de la Dinastía Lancaster) ordena el asesinato de los hijos varones del Rey Eduardo IV (Dinastía York) e Isabel Woodville tras la muerte de este para evitar que lleguen al trono y, conseguir así, que su hijo esté más cerca del mismo. Pues la Reina Isabel que ya no es Reina, caída en desgracia tras haber sido declarado nulo su matrimonio con Eduardo IV y sus hijos bastardos, y a pesar de tener este dato de la más que posible traición de Margarita, promete a su hija mayor, Isabel, con Enrique Tudor, para que así ella llegue a ser Reina de Inglaterra y digamos, la dinastía York, siga en el trono.

¿En serio? ¿Tan importante es el poder? Muchas veces decimos que la realidad supera a la ficción, pero yo no me puedo creer la cantidad de “malas artes” que se pueden utilizar para llegar o conservar el poder ¿a cualquier precio?

Me he quedado bastante impactada con todo lo que sucedió a nivel histórico en la serie y esto me ha hecho preguntarme si hoy en día el poder sigue teniendo esa gran influencia en las vidas de las personas. Probablemente sea así, otros problemas, otras historias, otros secretos y otros tiempos en definitiva, pero el fin es el mismo. Quien tiene el poder tiene la fuerza, da igual el precio que haya que pagar. Simplemente no lo entiendo.

Read Full Post »

Westworld es un parque de atracciones futurista en el que los robots han alcanzado la perfecta imitación del ser humano y permiten, en un ambiente de lejano oeste americano, que los adinerados den rienda suelta a sus instintos que, por norma general, suelen girar en torno al asesinato y el sexo. Esta serie de ficción, que se basa en una película de 1973 del mismo nombre y que escribió el autor de superventas Michael Chrichton, reflexiona sobre dos temas fundamentales de la filosofía humana: el descubrimiento de lo que somos y la libertad. En esa diatriba entre la tecnología y nuestra capacidad para dar vida a lo que en principio no la tiene, en ese juego a ser Dios con la prepotencia de pretender que no surjan errores, hay varias dudas de base. ¿Quiénes son en realidad los robots? ¿Los seres metálicos o nosotros, incapaces de vivir nuestras vidas como queremos? ¿Son sólo ellos los programados? ¿Quién es el creador y quién la obra? Y lo más difícil de contestar: ¿de verdad queremos ser libres? ¿sabemos dejar libres a los otros?

Puede que muchos digan que todo esto no es más que filosofía barata salida de un libro de autoayuda, pero la realidad es que Westworld fomenta la duda existencial, inmersa en un paquete de ciencia ficción bien decorado, con unos actores de que garantizan el disfrute, como son Anthony Hopkings y Ed Harris, y con unas escenas pomposas, que ayudan  a crear el ambiente de fingimiento entre huéspedes y visitantes del parque y que recuerda demasiado al que, quizás, rige nuestras propias relaciones o, al menos, al concepto que tenemos de ellas.

 

Read Full Post »

Mis amigos valen su peso en recibos de la luz. Lo sé porque tengo un problema serio de adicción a las series. Y mis amigos, en lugar de eso tan socorrido e inútil de dar la tabarra e intentar convencerme de que salga de casa, que hay vida ahí fuera, han decidido acompañarme en el sufrimiento. No solo eso. Aprovechan la coyuntura para enseñarme cosas, ellos, que trabajan en “lo audiovisual”. Sin ir más lejos, me acaban de presentar el concepto de Pacto Ficcional. Parece ser que cada vez que decido empezar una serie nueva firmo una especie de contrato entre yo, el consumidor compulsivo, y el autor de la serie (o libro o peli o lo que sea) por el que me comprometo a aceptar ciertas licencias narrativas por el bien de la historia. ¡Es la ficción, estúpido! Me podría espetar el escritor cuando yo le echase en cara universos paralelos, cucarratones, islas que saltan o desapariciones sin explicar y ni falta que les hace. Eso sí, este pacto no es indefinido y se puede llegar a romper, solo hace falta un militar americano terrorista islámico escondido en Venezuela, o una banda de moteros delincuentes que no han pisado la cárcel en su vida. Si hay que abandonar la serie se abandona. Adiós muy buenas.

Estoy aprendiendo muchísimo con esta adicción. Pero ha de quedar claro que no es todo un camino de rosas. El otro día, sin ir más lejos, después de una maratón de series de manual, con su pizza y su maltrato al sofá, me quedé traspuesto. Al despertar, en la tele estaban en pleno Desfile de las Fuerzas Armadas. Uno está viviendo en los años 20 de Boardwalk Empire, en los 60 de Mad Men o en el 2048 de Almost Human y de repente es 12 de octubre de 2015 y Pablo, la cabra, te está haciendo ojitos desde la pantalla. Yo no sé si fue el susto, la falta de café o la grasa del pepperoni, que me dio un vuelco el corazón. Al paso televisivo de la bandera me entró una congoja insoportable. Pegué a rebuscar aquí y allá, en la cartera, en la carpeta de cartón azul donde guardo los papeles importantes, en el cajón de los calzoncillos… Tenía que estar en algún lado. El contrato, el puto contrato, ¡el pacto ficcional! Quería romperlo, desfirmarlo, pagar las cláusulas que hubiera que pagar. Lo que quiera que se haga en estos casos. Porque con las series lo tengo claro (aunque me cueste): apago y punto, de vuelta a la vida real. Y yo lo que quiero es eso, centrarme en la vida, en la real. En cambio no hago más que encontrarme guionistas mediocres envueltos en banderas.

Y es que, Mariano, seamos serios. Tu guión es una mierda y ya he me tragado demasiadas licencias por el bien de una historia que nunca terminó de apasionarme. No te confundas, no eres tú solo. No es que Artur o Fernando tengan mejor estilo. Sus historias, sus tramas, sus países, sus naciones… también cojean. Me gustan los actores secundarios y los figurantes, todo sea dicho, pero ni los protagonistas ni los productores están a la altura.

A este paso lo único que veo factible es currarme mi propio spin-off.

Read Full Post »

Imagen extraída de http:witivi.com

Ayer escuchaba la noticia de que Televisión Española (TVE), cumplía 55 años, ya que su primera emisión se inició un 28 de octubre de 1956. Y aunque reconozco que, por fortuna, aún me faltan unos cuantos lustros para equipararme en edad a la veterana cadena, sí que me vinieron a la mente recuerdos de la infancia ligados a la primera televisión que hubo en casa.

Por ejemplo, la cama de mis padres sin un hueco libre porque allí nos arremolinábamos todos (éramos cinco hermanos) para ver la tele. A mis hermanos les gustaban series como “Bonanza”, de la que yo no me acuerdo. Pero sí recuerdo con claridad cómo, cuando mejor estaba la escena, aparecía un franja horizontal en la pantalla, que había que regular dándole a una perilla que tenía el aparato por detrás. Operación que a mí nunca me dejaban hacer por ser la más pequeña y porque “no me fuera a dar corriente”.

En esa misma tele, a mi madre le gustaba ver el “Más allá”, de Jiménez del Oso, que a mí me daba pánico sólo oír el título, porque lo asociaba con “cosas de muertos”.

Supongo que como muchos de los de mi generación, yo era de las que tenía que irse a acostar cuando en la pantalla aparecía aquello de los dos rombos y fui seguidora de programas como el “Un, dos, tres”, de Narciso Ibáñez Serrador y posteriormente de series como “Verano Azul”.

Me encantaban los dibujos animados: Don Gato, Heidi, La abeja Maya, La pantera rosa, Don Quijote de la Mancha…

Ahora, cuando veo a mi sobrino “saltando” de canal en canal a través de la TDT para ver espantosos monstruos mangas, que lo único que hacen es darse de puñetazos, me pongo de mal humor.

Con respecto a este cumpleaños, decía el veterano José María Iñigo que “TVE fue la escuela de todos, donde se hacían cosas muy buenas” y donde, sobre todo, “no había la preocupación que hay hoy por los índices de audiencia”, puesto que no había más. (www.rtve.es). Buena observación.

Read Full Post »

A %d blogueros les gusta esto: