Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘palabras curiosas’

Hay ciertas palabras en otros idiomas complicadas de traducir porque tienen un significado (normalmente complejo) para el que no existe una palabra en español.

Mi palabra extranjera favorita era saudade (portugués): echar de menos algo o alguien, sentimiento provocado por la distancia o el tiempo; pero ha sido incorporada recientemente al español (en el DRAE la definen como: soledad, nostalgia, añoranza), así que ya queda fuera de esta categoría. También usé en otro post como título, porque me había llamado la atención, la palabra mata-ego, que significa en rapa-nui: ojos con señales de haber llorado. Vamos, que despierta mi curiosidad esto de los «palabros» diferentes y de cómo el lenguaje nos permite (o limita) expresar ciertos sentimientos universales.

Comparto aquí mi selección personal, algunas porque las encuentro hermosas y otras, por curiosas. ¿Con cuáles te quedas tú? (la última se va a poner de moda, aviso).

 

Cafuné (portugués de Brasil) – Pasar los dedos suavemente por la cabeza de otra persona.

Culaccino (italiano) – Marca que dejan en la mesa los vasos fríos.

Gaman (japonés) – Determinación para afrontar los obstáculos en la vida, de persistir en el intento con paciencia y dignidad, aún frente a aquellos desafíos que parecen insuperables.

Gigil (tagalo, Filipinas) – Irresistible deseo de pellizcar o estrujar a alguien.

Gökotta (sueco) – Intención de levantarse temprano para escuchar los pájaros o apreciar la naturaleza.

Hanyauku  (rukwangali, Namibia) – Caminar de puntillas sobre la arena caliente.

Hyggelig (danés) – De manera literal sería algo así como “sentirse cómodo en un lugar acogedor”, disfrutar de cosas relajantes, estar realmente a gusto con lo que te rodea.

Iktsuarpok (inuit) – Ansiedad por la llegada de alguien que hace que salgas afuera a cada rato para ver si ya está allí.

Jayus (indonesio) – Un chiste con tan poca gracia y tan mal contado que uno no puede evitar reírse.

Komorebi (japonés) – Luz del sol que se filtra a través de las hojas de los árboles.

Laotong (mandarín, China) – Amistad y cercanía extrema entre dos mujeres que se sienten como hermanas gemelas.

Mamihlapinatapei (yagan, lengua indígena de Tierra del Fuego, Argentina) – Mirada cargada de significado que comparten dos personas que desean algo, pero que no son capaces de dar el primer paso.

Mangata (sueco) – el surco luminoso que crea la luna reflejada en el mar.

Meraki (griego) – Hacer algo con amor y creatividad, poner el alma en el trabajo.

Mudita (sánscrito) – Disfrutar de la felicidad ajena.

Orenda (hurón) – El poder de la voluntad humana para cambiar la realidad frente a fuerzas poderosas,  como el destino.

Shinrin-yoku (japonés) – Relajación conseguida al bañarse en el bosque, en sentido literal o figurado.

Tarab (árabe) – Estado de éxtasis o embelesamiento provocado por la música.

Tartle (escocés) – Momento de vacilación al presentar a alguien porque te has olvidado su nombre.

Tingo (pascuense, de la Isla de Pascua) – Acto de llevarse de la casa de un amigo los objetos que uno desea, pidiéndoselos prestados paulatinamente.

Utepils (noruego) – Sentarse afuera un día soleado o caluroso a disfrutar de una cerveza fría.

Viraha (hindi) – Descubrimiento del amor a través de la separación.

Voorpret (holandés) – Disfrutar por adelantado de un evento.

Wabi-Sabi (japonés) – Encontrar la belleza dentro de las imperfecciones de la vida y aceptar la fugacidad de la belleza.

Wanderlust (alemán) – Pasión por viajar, fuerte deseo de conocer y explorar el mundo.

bla final

Read Full Post »

image   Abracadabrante. 1. adj. Muy sorprendente y desconcertante. Así es el Diccionario de la lengua española. Nuestro DRAE recoge términos que sin duda te dejan patidifuso (y porque ojiplático no figura…). Algunos son ideales para soltarlos rodeado de amigos, que se rían y entonces retarles con un: “¿Qué apostamos a que está en el diccionario?”. Para esas ocasiones mis palabras favoritas son: toballa, vagamundo, murciégalo y, no por última menos estimada, conceto. Si la reunión es alrededor de una mesa sugiero albericoque o almóndiga (cocreta debe estar al caer). Que sí, que sí, que nuestro diccionario es asín. No trata de recomendar el uso de unas u otras palabras, sino de reflejar las que se utilizan. En este sentido, ya ha incorporado términos novedosos relativos a la tecnología, como bloguero, chat, teletrabajador, hipervínculo, wifi, dron o tuitear (mucho talante tecnológico, pero cuando no incluyo el enlace es porque la versión de Internet del DRAE sólo muestra los cambios realizados hasta 2012). También recoge palabras coloquiales actuales, como por ejemplo friki, birra, gayumbos, precuela, cameo, okupar, paganini, amigovio (no me digas que no conoces esa palabra y que sin embargo sí has escuchado folloamigo, ains…) y la más “cuqui” de todas: chupi (ojo, que la añadieron en… ¡octubre 2014!). Que se quiten los complejos a la hora de piropear, que en el DRAE tenemos ya culamen, pechamen, muslamen, canalillo y, una reciente incorporación, papichulo (!). Ahora, mi auténtica debilidad son los “anglicismos españolizados”. ¿Qué me dices de escribir en la carta de bebidas de tu bar chill-out: güisquis? ¿O, en lugar de decir que estás K.O. o fuera de combate, poner nocaut? Y por supuesto no pienso ir a comprarme nunca más un pantalón vaquero, sino un bluyín. Seguro que podríamos encontrar otros muchos palabros en este nuestro DRAE. Queda para una próxima publicación, que todavía no he terminado de leérmelo 😉 http://www.youtube.com/watch?v=F6s1xHSb4vI

Read Full Post »

A %d blogueros les gusta esto: