Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘censura’

Recientemente la cadena de televisión por cable HBO comunicó su intención de producir una serie que trata sobre una ucronía. Este es un término que define a un género de la ciencia ficción en la que se cuenta una historia alternativa; una especie de: “que hubiera pasado si…”. ¿Cómo sería nuestro presente si los nazis hubieran ganado la II Guerra Mudial? ¿O si los republicanos hubiesen derrotado al bando nacional en la Guerra Civil Española? En principio a mí me parece un ejercicio muy interesante y que da pie a análisis sociológicos, políticos, psicológicos…

La serie que planea realizar HBO, de título Confederate, habla de unos Estados Unidos alternativos en los que los confederados (el bando sureño y esclavista) ganaron la guerra civil norteamericana. Pues bien, hay un número importante de personas que piden su cancelación por el tratamiento que se le pueda dar a la esclavitud en ella. Y yo personalmente me pregunto cuándo nos volvimos tontos de remate; tanto como para organizar un boicot contra un producto ficticio aun antes de saber nada sobre él.

Creo que la corrección política se nos ha ido definitivamente de las manos. Nos hemos vuelto absolutamente idiotas si pensamos que una obra de ficción merece ser censurada por tratar un tema que pueda molestar a un grupo de personas, aunque no sepamos de qué manera se va a tratar este tema. Si los grandes artistas del underground levantaran la cabeza…

Read Full Post »

Estoy en la calle por la que bajan las Burras de Güímar. Una representación de una leyenda del pueblo que los güimareros han rescatado y unido a la quema de su sardina carnavalera. La sensación de nostalgia es casi agobiante. Parece que hemos viajado al pasado.

El olor a pueblo que se intensifica a medida que subimos por la cuesta que lleva a la salida del recorrido. Los niños corretean, gritan y ensayan su parte de la obra. Un gato salta de un tejado a otro con una costumbre asombrosa. Quizás ni tenga dueño, quizás vaya por ahí de casa en casa aprovechando sobras que le brindan algunos vecinos, como hacía mi abuela con los gatos de la calle.

En la plaza cuatro enormes troncos sujetan la frondosidad de aquellos árboles que había siempre en las grandes plazas que, si bien, daban una sombra ideal en las tardes de verano, también dejaban el suelo lleno de asquerosas bolitas negras. Aún así, los niños no paran, “¡a sus posiciones!” -grita una de las niñas, y la siguen cinco más corriendo hacia un pequeño escenario. Mientras tanto, las trompetas y los trombones de la banda del pueblo incrementan el toque melancólico de la escena mientras ensayan, cada uno a su son, antes de comenzar la cabalgata.

Foto: Co’Report

Justo frente a la plaza, un señor cuyas arrugas muestran haber contado los setenta hace rato, atiende detrás de la barra de un pequeño bar. Muy pequeño. Muy de pueblo. Tan pequeño que la entrada queda sellada por un vecino entrado en carnes que sale a fumar cerveza en mano y tan de pueblo que al apartarse este, el camarero queda escondido tras el enorme garrafón de vino que lidera la barra.

Hace calor. Pero no un calor cualquiera. Hay un aire caliente como el de aquellas noches de verano en casa de mis abuelos durante las fiestas del pueblo en las que no había preocupación por la hora de irse a la cama y me acompañaban a dar un paseo a la plaza. Era otra plaza pero era el mismo aire, los mismos árboles, los mismos sonidos de trompetas, los mismos gritos de niños, el mismo olor, el fondo de murmullo de vecinos.

Una sucesión de grandes casas antiguas cerradas a cal y canto atestiguan nuestra visita con sus ventanas y puertas de madera pintadas de verde pálido y unas tejas colocadas a saber hace cuántos años. Abandonadas.

Y de repente reparo en el acto, una representación de un ritual en el que unas brujas, adoradoras de Satán, corretean por las calles disfrazadas de burras (más bien convertidas en burras), perseguidas por unos granjeros y a las que unos obispos, a la llegada al centro del pueblo, mandan a quemar en la hoguera ante el aplauso triunfante y enérgico de la muchedumbre orgullosa.

Pienso, “van a quemar vivas a unas mujeres y hay cientos de personas aplaudiendo la condena”, otra vez parece que hemos viajado al pasado y entonces me llegan repetidas imágenes de estos días de carteles censurados, portadas censuradas, drag queens censurados, disfraces censurados y miles de personas gritando e insultando a los protagonistas en las redes sociales (las plazas de hoy en día), aplaudiendo la censura, pidiendo castigo, sumándose al linchamiento gratuito. Y una vez más veo a la Iglesia estirando su índice para condenar a los infieles.

Al final va a ser que sí que hemos viajado al pasado.

 

Read Full Post »

eljueves

eljueves

Ahora que tenemos nuevo rey parece que queremos recuperar viejas y rancias costumbres. ¿Ustedes recuerdan cuando allá por 1995 la población de todo el mundo desarrollado, menos los españoles, podía ver fotos de Juan Carlos I, ex rey de España, en pelota picada en su yate? El REY era intocable, nos había salvado a todos de una dictadura y había que corresponderle con respeto y admiración por parte de todos y cada uno de los españoles y, por supuesto, de todos y cada uno de los medios de comunicación del país. Nadie se atrevía a levantar la voz, ¿lo recuerdan? Yo, perfectamente, sobre todo porque no entendía a qué venía tanto peloteo. “Hay un pacto no escrito”, me contestaban cada vez que preguntaba por el asunto.

Los años fueron pasando y yo comencé a respirar un poco mejor. El REY, el ahora jubilado, dejó de ser sagrado. Todos le hemos podido ver matando elefantes o acompañado por alguna mujer que no fuera su “compañera” Sofía. Bueno, parecía que la democracia y el derecho a la información habían ganado la batalla. ¡Bravo!

Digo parecía, porque mucho me temo que algo se está moviendo detrás de las puertas para que esta renovada Casa Real y su nuevo y flamante rey, joven, moderno y campechano (¿cómo no?), salga bien en todas las fotos. Primero fue la extraña, extrañísima, retirada de los quioscos de la portada de la revista El jueves que hacía alusión a una coronación “apestosa”. Lo que, por cierto, provocó la marca de la publicación de 18de sus dibujantes.

Ahora, le ha tocado el turno de salida a la humorista Atxe, del Hufftington Post, que denunció la semana pasada haber sufrido también censura por una de sus colaboraciones gratuitas en las que se criticaba la figura del REY.

Mal empezamos.

Read Full Post »

El otro día, durante un paseo por el monte, un amigo y yo conversábamos sobre el mundo que nos ha tocado vivir en nuestra madurez, diálogo en el que no faltaron, como suele ser habitual, frases hechas del tipo “la cosa está jodida”, “hay que irse fuera” o “deberían aprobar la dación en pago”. Hablando y hablando llegamos a la misma conclusión que ronda las cabezas de millones de personas en estos días: estamos totalmente desprotegidos. Dejando a un lado las matizaciones que siempre hay que hacer a toda charla de garrafón, nos dimos cuenta de que ya hemos pasado el horizonte de sucesos de la más peligrosa de las situaciones socioeconómicas, aquella en la que nosotros fabricamos los coches alemanes a cambio de un salario ínfimo y pedimos un crédito alemán (todos lo son después del rescate a la banca) para comprarnos el vehículo que hemos montado. ¿Adivinan quién gana?

El vídeo de la polémica, subido hoy al canal en YouTube de Abubukaka.

He de reconocer que fue de esas tertulias tristes tan frecuentes hoy en día, en las que el futuro del planeta se antoja catastrófico y que no parecen ofrecer otra salida que la revolución o la rendición incondicional. En el repaso de esta actualidad siniestra llegamos a Canarias. El otro día, el grupo de humoristas Abubukaka daba un nuevo paso en su meteórica carrera logrando un espacio propio en televisión. La experiencia, por lo que indican los últimos acontecimientos, duró un día: el programa ha sido retirado por Televisión Canaria porque, según informan los afectados en su página de Facebook, “el canal considera que algunos de los contenidos del mismo son inapropiados para los telespectadores”. Parece que se debe a un sketch en concreto, el del choque de dos magos canarios y el nacimiento de Colisión Canaria.

La decisión tomada en el seno de la casa dirigida por Guillermo Valentín García-Machiñena García-Checa es más patética que la historia de su sucesión interminable de apellidos. Ni siquiera porque pueda tratarse de un caso de censura, ni porque revele la ya manifiesta utilización política de esta entidad pública, sino por el hecho de que la tropa de mequetrefes que controla la tele considere que los cuatro chavales de Abubukaka son peligrosos para el régimen. Estas son las cosas que me confirman que el mago peligroso, el de coche a precio de casa y corbata, existe. Habita entre nosotros y nunca ha visto “Vaya semanita”.

Llegados a este punto, callamos y proseguimos nuestro camino por la Laurisilva en silencio, conscientes de que cada paso que dábamos de vuelta a casa nos acercaba un poquito más a esta nueva edad oscura y pensando, a ratos, si no sería mejor abandonar el sendero, adentrarnos en Anaga y montar allí un campamento permanente.

Read Full Post »

Hoy, 3 de mayo, se celebra el Día Mundial de la Libertad de Prensa; proclamado por la Asamblea General de las Naciones Unidas en 1993, en defensa de “una prensa libre, pluralista e independiente como componente esencial de toda sociedad democrática y como un derecho humano fundamental”.

Quedar, queda bonito; pero lamentablemente, como tantas otras cosas, no pasa de ser una utopía y un día más en el calendario como muchos otros días mundiales de algo.

En el desempeño de mi profesión siempre he tratado de ser objetiva y honesta y contar las cosas lo más fielmente a la realidad, contrastando las informaciones, las fuentes… Pero llevo ya varios años en paro y he tenido que dedicarme a otras cosas para ir sobreviviendo, mientras veo como muchos enchufados, que ni son periodistas, ni saben “hacer la o con un canuto”, medran en una profesión que no les corresponde.

Claro que no estoy descubriendo la pólvora; puede que esto siempre haya sido así, pero sí que estoy desencantada. No me hice periodista por tener un pelo suave y sedoso que me sirviera para anunciar champú; sino por admirar a profesionales como Rosa María Calaf, por ejemplo. Y porque me gustaba contar cosas y hablar con gente interesante; que bien podía ser una ilustre catedrática o un humilde campesino. Porque todos tenemos algo que aportar.

Sin embargo, me resulta nauseabunda la descarada manipulación que existe en todos lados, en pro de crear corrientes de opinión interesada y la censura de estos cafres políticos de tres al cuarto que nos tratan como si fuéramos imbéciles. Con artimañas como las de cortar los discursos que no les son afines para que no les lleguen a los telespectadores. Me recuerda a aquello de las burradas que hicieron con muchas películas, por ejemplo; cuyo argumento se convertía en una interpretación libre del censor franquista de turno.

En un día como hoy, dan ganas de gritar por una profesión que ha perdido su dignidad y que ha permitido que nos metan a todos en el mismo saco.

Read Full Post »

Seguramente a los de la casa Mattel, ni en sus más intrincadas estrategias de marketing y publicidad, se les habría ocurrido pensar que su muñeca estrella, Barbie, iba a estar en el punto de mira, nada más y nada menos, que de la policía de la moral de Irán. Con el fundamentalismo hemos topado, Sancho…

Pues sí, leo en la prensa que esta élite de los cuerpos de seguridad que vela por la moral de los iraníes (ahí es nada…) se opone a que las jugueterías de Teherán vendan esta muñeca. Varios propietarios de jugueterías entrevistados aseguran que las brigadas de la moral llevan tres semanas haciendo la ronda para asegurarse de que las barbies no están a la venta. Y, al parecer, la razón no se centra tanto en el hecho de que éstas pertenezcan a una empresa norteamericana sino a que los guardianes de la moral consideran que las curvas de la silueta de Barbie son demasiado provocativas y suponen una mala influencia para sus valores sociales y culturales.

Por ello, han creado una sustituta, una alternativa: la robusta Saraque va acompañada de sus trajes nacionales, todos ellos muy respetuosos con la norma islámica que oculta el cuerpo de la mujer de la cabeza a los pies. La noticia, que a priori puede resultar anecdótica es, cuanto menos, paradójica y roza el colmo del delirio del fundamentalismo. Y es que las autoridades iraníes están muy preocupadas por la salud mental y espiritual de los niños de su país, la sociedad del futuro, dirigiendo todos sus esfuerzos hacia un enemigo común que parece resultarles tan peligroso como para hacer tambalear su rígido sistema de valores:la muñeca Barbie. Podría también resultar cómico pero la sonrisa se nos diluye cuando pensamos es que este es, precisamente, un país en el que se atenta contra derechos humanos fundamentales y donde la mujer sigue siendo un ciudadano de segunda, tercera o cuarta clase hasta tal punto que se convierte en una muñeca cuyos hilos maneja una sociedad machista e implacable. ¿Dónde está el verdadero peligro?

Read Full Post »

La realidad actual de los casi 12 millones de cubanos obliga a desvestir de cualquier romanticismo aquella marea guerrillera que se alzó con el poder en Cuba en 1959. A mi entender poco queda de los presuntos ideales de entonces, laminados por los penosos niveles de vida que hoy en día sufre la mayoría de los habitantes de esa isla caribeña. Y la situación se ha agravado con la reiterada crisis mundial en un país que lleva muchos años, tras la caída del apoyo y cobijo de la URSS, en una verdadera crisis social.

Sin embargo, aquí está uno de los hechos diferenciadores… ¿dónde están los críticos al régimen cubano? ¿únicamente en Miami? Pues no, el sentir de muchos residentes en esa isla es de decepción, de estar sometidos a un autobloqueo que los mantiene con problemas en el abastecimiento de alimentos, recursos básicos, electricidad, combustible; viviendo en condiciones de insalubridad (aunque luego tengan una división de médicos alabados en todo el mundo) y convencidos de que nada va a cambiar. Reza uno de esos murales políticos con proclamas y lemas cerca de la plaza de La Revolución en La Habana “Construiremos nuestros sueños”; y me permito completarlo yo, “viviendo una pesadilla en el presente” (y además en silencio).

Concluyo este breve brochazo a la realidad cubana, olvidada por casi todos, contándoles que desde hace dos semanas, un grupo de mujeres con el apoyo de un párroco local (cierto es que esa injerencia religiosa no me agrada especialmente) permanecen encerradas en una iglesia de La Habana con una buena cantidad de provisiones como medida de protesta ante el régimen cubano. El templo está rodeado, permanentemente, de policías y demás “vigilantes” con el objetivo de que nadie pueda facilitarles alimentos. Varias de ellas están en los últimos meses de gestación y se especula en las calles de la capital cuándo entrarán a sacarlas de allí las unidades policiales especializadas. ¿Han escuchado, leído, visto alguna referencia informativa al respecto? Se los adelanto yo, ninguna; ni dentro ni fuera de Cuba.

Read Full Post »

Older Posts »

A %d blogueros les gusta esto: