Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘agua’

Soy abstemia señores, sí, lo confieso. Decirlo abiertamente, con este desparpajo y sin temor al qué dirán ha sido difícil, pero, como comenté el otro día, he cumplido 50 y va siendo hora de poner algunas cartas sobre la mesa.

El alcohol, en cualquiera de sus formas, me parece una cochinada desde que tengo narices. Aún recuerdo la primera vez que probé una cerveza y casi vomito, o un vino superespectaculardelamuerte, según los entendidos, que me pareció bebible a lo sumo y no más de un sorbo.

En la adolescencia me avergonzaba. Mis amigos bebían, se pillaban unos ciegos de padre y muy señor mío y me miraban como si fuera un bicho raro. Yo lo intenté, lo prometo. Probé el whisky y el ron, que era lo que se llevaba por entonces, (el culto al gin tonic vendría mucho después) a palo seco y con refrescos añadidos. Nada, una guarrería que me parecía innecesaria, porque yo me lo pasaba estupendamente bien sin beber alcohol, y esa era la cuestión.

El otro día un amigo compartió en su muro de Facebook un artículo que me llevó a escribir esta entrada y que contenía frases que me sonaban tanto….: ¿por qué no bebes, es que vas a conducir?, ¿y cómo te diviertes si no bebes?, seguro que alguna bebida habrá que te guste pero que no has probado, pues no sabes lo que te pierdes… Hasta que soy una amargada he tenido que escuchar porque no participo del despendole etílico general.

Si ya el asunto es grave por aquello de ser un bicho raro no quiero ni contarles mi siguiente extravagancia. Bebo agua, sí, agua del tiempo (aquí debería ir un icono de sonrojo pero no sé cómo meterlo). ¿Agua?, ¿vas a pedir una botella de agua?, pero mujer, un jugo, no sé, un refresco…

Pues sí, agua, del tiempo, sin limón y sin gas. Y salgo, y me río, y me divierto, y disfruto y me integro y no tengo resaca al día siguiente ni obligo a nadie a que la beba o a que se suba a mi carro porque, sinceramente, no necesito sentirme acompañada para que mi conciencia esté más tranquila.

Read Full Post »

lluvia

Toda la noche soñando con la lluvia. Desde que cerró los ojos, no habían dado las 10.30, aparecieron unas leves gotas sobres los párpados recién apagados. Todo empezó como una ligera llovizna, una lluvia horizontal, u oblicua que diría Fernando Pessoa, y a medida que caminaba hacia dentro del sueño llovía más y más. De todas las maneras y formas. Gotas grandes, de esas africanas que están muy frías y traen polvo dentro, hasta verticales cuchillos que atravesaban la tierra y su piel. ¡Qué aguacero! Durante horas sintió todo mojado, el edredón, la cama, la piel, el pelo. Y se veía durmiendo en una especie de charco que reflejaba un cielo nuboso y gris, un cielo amenazador y fresco. Y la sensación no era desagradable, pese a todo.

Se dio vuelta en la cama, porque en aquella postura el agua casi le tapaba la boca y no podía respirar. Aquel sueño se componía de dos elementos: él y la lluvia. Y nada más. No había olores, ni amenazas, ni persecuciones, ni inundaciones, ni nada. Solo precipitaciones continuadas. Y ese ruido de cuando las gotas llegan al suelo, a las paredes, al techo de planchas. Y así toda la noche.

Al cabo de las horas que corresponden al descanso se despertó, como cada mañana de cada día. Abrió la cortina. Y sólo vio una pequeña nube, allá lejos.

nube

Read Full Post »

La ciencia ficción siempre me ha encantado. Devoro libros que hablan de pasados y futuros, desde cómo hubiese podido cambiar la historia de haber sido Cristóbal Colón influido por seres del futuro, hasta cómo colonizaríamos otros planetas o cómo sería nuestra sociedad en otras condiciones. Eso sí, me gusta la ciencia ficción rigurosa, la que utiliza la ciencia ya conocida como base para luego elucubrar sobre posibles opciones. Porque la ciencia, de por sí, ya es increíblemente bella y compleja. Ofrece tantas posibilidades que enriquece los argumentos, haciéndolos más reveladores.

Por eso me ha gustado este vídeo, un corto de cinco minutos en el que, de manera sutil, se nos revela la importancia de lo que está pasando ahora mismo, en estos días: la importancia de la misión Rosetta, que comenzó en el año 2004 y forma ya parte de los libros de historia por ser la primera misión científica que “captura” un cometa para estudiar su composición. Dejen que este corto les ponga los pelos de punta. Y quédense con la palabra clave: conocimiento.

http://www.esa.int/spaceinvideos/content/view/embedjw/441534

Está previsto que el 12 de noviembre, a las cinco de la tarde, Rosetta envíe su módulo de aterrizaje, cargado de instrumentos, a la superficie del cometa. Y no, no es ciencia ficción: es ciencia, y es de todos los europeos, así que disfrútenla y dejen volar su imaginación.

Por cierto, si quieren ver cómo se hizo el corto o descargarlo, aquí tienen el enlace. Y si quieren ver el vídeo con subtítulos en español, aquí lo tienen.

Read Full Post »

Olía a humo de tabaco recién fumado y provenía inequívocamente de la boca del delegado de la clase que entraba al aula soltando el resto de su última calada. Camisa a cuadros abierta sobre camiseta de manga baja y pantalón caído por debajo del mismo culo. Chiva, rastas y un demonio plateado que se balanceaba en su ceja izquierda.

¡Se podía ser el delegado con esas pintas! Esa fue la primera de las innumerables sorpresas que me llevé en la facultad de Física y la última ha sido que mi amigo Pablo, aquel delegado, guitarrista, insubordinado, con un interés incansable por la ciencia, lleva ya casi un año contratado en un proyecto de investigación en la Universidad, y no en una alemana o sueca, señores, mi amigo Pablo trabaja en la ULL.

Fotografías tomadas para NAMES en la ULL.↑ Jorge Méndez (izda) y Pablo Acosta (dcha) manipulando una de sus muestras en el laboratorio. (Foto: Co-report)

Entre las numerosas vías para conseguir energía alternativas al petróleo se encuentran las pilas de combustible que se alimentan de hidrógeno (H). La pregunta es cómo conseguir ese hidrógeno y una posible respuesta sería: rompiendo las moléculas de agua (H2O), por ejemplo, con fotones (luz) en un proceso llamado fotólisis.

Para acelerar este proceso de ruptura, se usan materiales que hacen de catalizadores, así, el mismo suceso recibe un nuevo nombre: fotocatálisis.

Pues resulta que tenemos una fuente de luz prácticamente inagotable, que es el sol, y una cantidad ingente de agua en el planeta. ¡Hay que encontrar materiales que optimicen la fotocatálisis! Para eso trabaja mi amigo Pablo, sus directores de investigación del grupo NAMES (Jorge Méndez y Juan Carlos Ruiz) y el proyecto MAGEC, cuya propuesta se basa en aprovechar el sol casi constante de nuestras islas y las famosas salinas canarias (como estanques de agua) en los que introducir sus materiales y así producir y almacenar el preciado hidrógeno para conseguir energía barata y limpia en cualquier punto del planeta, incluso (citando a Daniel G. Nocera) en aquel “mundo sin legado”.

Este proyecto, como otros tantos interesantísimos trabajos de investigación con aplicaciones que muchos atribuirían a la NASA, al LHC -o peor aún, ¡¡a los alienígenas!!-, se desarrolla aquí al lado, entre esas paredes, como diría Íker, “cuanto menos, misteriosas”. Pocos afortunados como Pablo tienen la suerte de participar en uno y, pocos afortunados como nosotros, la de conocerlo.

Read Full Post »

Mmmmmm…. ¡Qué rico este solito! Qué pena que el sonido ambiente habitual lo hayan roto estos otra vez. Llegaron hace un rato y no paran de hacer ruido. Corren de un lado a otro, remueven la tierra, mojan todo y me quitan los tomates. ¡Qué necesidad! Me dan un poquito de pena, aunque sean tan molestos. Parecen siempre preocupados. Ayer los oí quejarse de no poder pagar los recibos de la luz y el agua. No entiendo el problema. Vivirían mucho mejor sin esa insoportable luz nocturna tan brillante que no me deja dormir. Y sobre el agua hay una charca enorme cerca, de la que bebemos muchos en total armonía. Sólo tienen que acercarse y probarla y, si no abusan, podemos compartirla, que hay mucha. Y en los campos hay un montón de tomates para comer. Ahora están riquísimos. Y en invierno ya veremos, de todas formas aquí no es muy crudo y siempre hay algún rayito de sol. Ellos nunca se paran a disfrutar del calorcito. Con lo fácil que es la vida y eso que yo soy pequeñito. Ellos, con lo grandes que son, no deben sufrir la persecución de depredadores, al menos no conozco ningún animal tan grande como ellos. Ups, ese se está acercando demasiado, mejor me mando a mudar y ya encontraré otro rinconcito de sol más tranquilo…

El lagarto guancho. Foto de @Perenquen23

El lagarto guancho. Foto de @Perenquen23

Read Full Post »

2012-11-24 18.11.55

En el estanque debe de haber como cinco o seis mil ranas, he visto algunas cuando a la tarde comienzan a cantar, arrulladas por el ruido de las hojas de la platanera que se mueven con la brisa. Cae la noche y ya sólo se oyen, en coro, diciéndonos que la oscuridad ha llegado.

La charca siempre está llena, y cuando vacía un poco se oye el chorro que viene desde la cumbre, por los canales y las atarjeas y trae hojas de eucaliptos y hasta alguna piña de los pinos del monte. El agua que sale del caño sabe al camino que ha recorrido desde la cumbre hasta la charca. Llega para alimentar los mohos y los líquenes que cubren el fondo y que se parecen a los pelos de la boca de los perros, que siempre están mojados y suaves.

El viento se ha ido. Y hay calima sobre el mar. Se empiezan a encender las luces de las casas. Es primavera.

Read Full Post »

Clara pidió durante años lo mismo. Pero Los Reyes Magos no traían lo que ella pedía. Un perrito. En su lugar, aparecían peluches con forma de perro, libros sobre perros, pegatinas y pósteres de perro, pero nunca un animal de carne y hueso. Así que, digamos, Clara estuvo bastantes años enfadada con Melchor, Gaspar y Baltasar y, de hecho, se negaba a asistir a las concurridas cabalgatas de Reyes. A veces, se imaginaba tirándoles un caramelo a la cabeza a sus altezas de Oriente. Pero un año ocurrió el milagro. Allí estaba, un precioso y jugetón cachorrito de tierna mirada. En el collar tenía pegada una carta. Clara, después de recibir los lametones y abrazos del perrito, se puso a leerla, pues ya era lo suficientemente mayor como para no tener que recurrir a un adulto para esos menesteres. En grandes letras, la carta, firmada por Los Reyes Magos decía:

Querida Clara, si hemos tardado tanto en cumplir tu deseo no es porque te hayas portado mal todos estos años, sólo esperábamos a que tuvieras suficiente edad como para cumplir con estas condiciones que, al menos, deberás llevar a cabo durante diez años (ojalá sean más):

NUNCA podrás devolver este regalo y mucho menos dejarlo en una esquina, como aquella muñeca que te trajimos cuando tenías tres años y de la que te cansaste en una semana.

Tendrás que salir a pasear con tu perro al menos tres veces al día, para que no tenga que aguantarse sus necesidades, cosa que, creemos, a ti tampoco te gusta que te pase.

Deberás alimentarlo y darle el agua que necesite todos los días del año. Sí, TODOS los días del año.

Aunque te pongas malita, no puedes desentenderte de este regalo, debes quererlo y comprobar que esté bien cuidado, también esos días.

Si se pone él malito, por supuesto habrá que llevarlo al veterinario y, como esto cuesta un dinero, no estaría mal empezar a hacer pequeños trabajitos caseros para la familia y así contribuir a la financiación del mantenimiento de tu deseado regalito.

Creemos que ahora entenderás la demora en la entrega de tu regalo y estamos seguros que sí, que disfrutarás de él y él estará bien cuidado, como se merece. Sabemos que con este regalo tendrás amor cada día, así que tienes en tus manos el más valioso de los dones, ahora puedes encargarte tú de cuidar un ser vivo, como han hecho contigo hasta ahora tus mayores. ¡Que lo disfrutes!

Clara cerró la carta, cogió el perrito, corrió a pedirle a su madre un cazo para ponerle agua y lo acarició mientras bebía. Con una sonrisa y casi en un susurro, Clara le prometió que lo cuidaría todos los días y que agradecía a los Reyes Magos que hubieran esperado el tiempo suficiente para que ella pudiera hacerse cargo de aquel ser vivo chiquito, que crecería y estaría con ella, en cada momento, hasta que ambos se convirtieran en adultos.

 

Los Reyes Magos son sabios y sólo deben traer a los niños que estén preparados para cuidarlos sus deseados perritos.

Los Reyes Magos son sabios y sólo deben traer a los niños que estén preparados para cuidarlos sus deseados perritos.

 

Read Full Post »

Older Posts »

A %d blogueros les gusta esto: