Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘adicción’

Juego-de-Tronos-desvela-la-fecha-de-estreno-de-su-septima-temporada_landscape

Lunes 17 de julio, todos los calendarios del mundo friki y no tan friki de las series de culto señalan esta fecha como una de las más importantes del año. Estábamos acostumbrados a que allá por el mes de abril comenzara cada año la nueva temporada de Juego de Tronos (Games of Thrones) y este nos han hecho esperar nada menos que tres meses más. Tres meses que se nos han hecho eternos y en los que no han parado de salir noticias acerca de lo que va a pasar en esta nueva temporada.

Parece mentira que ya hayan pasado 6 años desde que se estrenó la primera temporada allá por el 2011. Nada menos que 23,3 millones de personas han visto la sexta temporada de Juego de Tronos. Son cifras que no han hecho más que subir como la espuma desde que se estrenó esta serie que a todos engancha.

Pero…¿qué tiene realmente Juego de Tronos para que nos enganche tanto?, ¿por qué nos sentimos tan identificados con ella siendo una serie de ficción? y sobre todo… ¿Quién no se ha referido a La Laguna como “El lugar más allá del muro”?

Los personajes: Ninguno es simple, ni siquiera Hodor, todos son complejos, enigmáticos, sorprendentes y cambiantes. Un personaje que hoy odias a muerte y que es malo malísimo mañana puede terminar gustándote y pasar a ser bueno y viceversa. Pasar del amor al odio no es tan raro en GOT. Eso sí, no te encariñes mucho con ninguno que lo eliminan en menos que canta un gallo.

Resulta increíble también la gran cantidad de personajes que aparecen en la serie, yo debo confesar que no los conozco a todos y que ha veces me nombran a alguno y me quedo como…¿Cualo?.

Dragones: Un mundo imaginario en el que existen los dragones, esos bichejos a los que hemos visto nacer y crecer y que no sabemos muy bien si son buenos o malos. ¿No os habéis imaginado alguna vez acariciándolos o volando sobre ellos? Yo debo confesar que sí, me fascinan y me dan miedo a partes iguales. Además, creo que todos queremos ver el papel definitivo que van a desarrollar en la serie porque hasta ahora sabemos, sobre todo, que pueden hacer mucha pupita, pero no se les ha visto ahí en su salsa lanzando fuego a diestro y siniestro.

El argumento: Miles de historias dentro de una sola, la lucha por el poder, pero todas se entrelazan y desarrollan de forma sorprendente e inesperada, nos tienen en vilo cada temporada. No me he aburrido ni un solo capítulo de la serie y eso es difícil de conseguir conmigo. Aparte hay mucho paralelismo con lo que es la historia, sobre todo con la de Inglaterra en la época medieval.

Lo que se ve: Juego de Tronos siempre ha sido una serie muy explícita en cuanto a las escenas: penes, culos, tripas, tetas, sangre… no existe el pudor y nos ha acostumbrado a escenas de sexo y de violencia nada habituales, aunque ya nos parecen hasta normales.

Aparte de esto, los paisajes son abrumadores y las localizaciones se han convertido en lugar de peregrinación para los grandes seguidores de la serie. En España tenemos algunas de ellas por lo que nos podemos sentir orgullosos de nuestra aportación a una de nuestras series favoritas.

Las múltiples teorías y el juego que dan (puede contener spoilers): Aquí vienen algunas de las grandes teorías que se barajan en la serie, unas más creibles que otras.

La que ya se ha confirmado es la de que Jon Nieves es el hijo de Lyanna Stark y Rahegar Targaryen, si esto es así… ¿Jon también tendrá el poder que tiene su hermana con el fuego?, ¿podrá controlar a los dragones como lo hace Daenerys?.

Otra de las teorías que se baraja es la de que Tyrion Lannister sea hijo de Aerys Targaryen (el Rey Loco) y Joanna Lannister, a mí esta teoría me cuesta más creerla en cuanto a que no van a ir saliendo Targaryens de cualquier rincón, creo que con uno ya han logrado sorprendernos y que no habrá más sorpresas de este tipo, pero evidentemente me puedo equivocar.

La que más me gusta, que Jaime se cargue a Cersei, no es para menos. Jaime es un personaje que con el tiempo he llegado a apreciar mientras que Cersei me parece la bruja mala de Blancanieves. Esta teoría está relacionada con la profecía que le hicieron a Cersei cuando era niña y que de momento se ha ido cumpliendo, sus tres hijos han fallecido.

Hay teorías mucho más descabelladas que podéis consultar, algunas más creíbles y otras por supuesto que menos.

De lo que estoy segura es de que no nos va a decepcionar y que todo este tiempo  de espera habrá valido la pena. Yo ya tengo preparado lo que necesito para verla, cotufas, algo fresquito y mi chico al lado para, juntos, disfrutar y elucubrar nuevas teorías de la séptima temporada. ¿Y tú, tienes ya elaborada tu teoría?

 

Read Full Post »

Mis amigos valen su peso en recibos de la luz. Lo sé porque tengo un problema serio de adicción a las series. Y mis amigos, en lugar de eso tan socorrido e inútil de dar la tabarra e intentar convencerme de que salga de casa, que hay vida ahí fuera, han decidido acompañarme en el sufrimiento. No solo eso. Aprovechan la coyuntura para enseñarme cosas, ellos, que trabajan en “lo audiovisual”. Sin ir más lejos, me acaban de presentar el concepto de Pacto Ficcional. Parece ser que cada vez que decido empezar una serie nueva firmo una especie de contrato entre yo, el consumidor compulsivo, y el autor de la serie (o libro o peli o lo que sea) por el que me comprometo a aceptar ciertas licencias narrativas por el bien de la historia. ¡Es la ficción, estúpido! Me podría espetar el escritor cuando yo le echase en cara universos paralelos, cucarratones, islas que saltan o desapariciones sin explicar y ni falta que les hace. Eso sí, este pacto no es indefinido y se puede llegar a romper, solo hace falta un militar americano terrorista islámico escondido en Venezuela, o una banda de moteros delincuentes que no han pisado la cárcel en su vida. Si hay que abandonar la serie se abandona. Adiós muy buenas.

Estoy aprendiendo muchísimo con esta adicción. Pero ha de quedar claro que no es todo un camino de rosas. El otro día, sin ir más lejos, después de una maratón de series de manual, con su pizza y su maltrato al sofá, me quedé traspuesto. Al despertar, en la tele estaban en pleno Desfile de las Fuerzas Armadas. Uno está viviendo en los años 20 de Boardwalk Empire, en los 60 de Mad Men o en el 2048 de Almost Human y de repente es 12 de octubre de 2015 y Pablo, la cabra, te está haciendo ojitos desde la pantalla. Yo no sé si fue el susto, la falta de café o la grasa del pepperoni, que me dio un vuelco el corazón. Al paso televisivo de la bandera me entró una congoja insoportable. Pegué a rebuscar aquí y allá, en la cartera, en la carpeta de cartón azul donde guardo los papeles importantes, en el cajón de los calzoncillos… Tenía que estar en algún lado. El contrato, el puto contrato, ¡el pacto ficcional! Quería romperlo, desfirmarlo, pagar las cláusulas que hubiera que pagar. Lo que quiera que se haga en estos casos. Porque con las series lo tengo claro (aunque me cueste): apago y punto, de vuelta a la vida real. Y yo lo que quiero es eso, centrarme en la vida, en la real. En cambio no hago más que encontrarme guionistas mediocres envueltos en banderas.

Y es que, Mariano, seamos serios. Tu guión es una mierda y ya he me tragado demasiadas licencias por el bien de una historia que nunca terminó de apasionarme. No te confundas, no eres tú solo. No es que Artur o Fernando tengan mejor estilo. Sus historias, sus tramas, sus países, sus naciones… también cojean. Me gustan los actores secundarios y los figurantes, todo sea dicho, pero ni los protagonistas ni los productores están a la altura.

A este paso lo único que veo factible es currarme mi propio spin-off.

Read Full Post »

No me costó nada dejar de ver la televisión. La decisión de no tener antena en mi casa ha sido una de las más sabias y beneficiosas para mi salud de mi vida. Tampoco me supusieron ninguna tentación los continuos avisos de mis amigos sobre aceptar invitaciones a juegos de granjas, ciudades y otras faunas que ni me molestaba en bloquear. Hasta que llegó Candy Crush, bueno, en realidad no él, sino otra aplicación de entretenimiento que utiliza su mismo esquema. Porque, tras el éxito del aquí mentado han surgido imitadores a porrón que, con otras temáticas y maquillaje, recurren a las mismas estrategias que el top de descargas. Así que caí como una tonta en perder el tiempo alineando figuritas y colores hasta cumplir no sé qué retos fantasioso e inútiles y experimenté una adicción que ni el tabaco me ha despertado nunca. Aunque la teoría que aquí el periódico ABC expone en relación a qué teclas de nuestro cerebro toca el célebre juego es bien diferente, yo tengo mi propia explicación. Creo que no nos gusta el caos, que vemos esos colores, frutas, caramelos y signos varios y nos lanzamos a establecer el orden del tres en raya. Nos desestabiliza el caos y, para colmo, cada vez que conseguimos una línea el desorden vuelve. Pero conseguimos meterlo en el camino adecuado, hasta que, sin vida extra posible, regresa el caos a imponer su ley. Y así hasta el infinito. Vaya, me estoy agobiando. Discúlpenme, voy a jugar un ratito a ver si me relajo…

Imagen extraída de la princesaprometidablog.com.

Imagen extraída de la princesaprometidablog.com.

Read Full Post »

Foto: cursos.com

Foto: cursos.com

No tengo cuenta en facebook, ni en twitter, ni en tuenti ni en ninguna otra red social. ‘Comparto’ lo que me da la gana, con quien me da la gana y cuando me da la gana a través de medios tan obsoletos como el cara a cara. Mis compañeros me dicen que estoy loca, que si no entro en el sistema me quedaré al margen, seré una apestada, nadie me querrá en su empresa y encima me perderé todo lo que ellos comparten, que por lo visto es interesantísimo y esencial para mi formación profesional y personal.

Estuve tentada, lo reconozco, pero tras ‘entrar’ a través de la cuenta de un amigo en una de estas redes durante un par de días, me dí cuenta de que el 99% de lo que allí se compartía me importaba una mierda y el 1% restante podía encontrarlo en mi búsqueda diaria por internet. Además observé una consecuencia peor, perdía muchísimo tiempo, un tiempo que podía dedicar a encontrar, por mí misma, los contenidos que realmente me interesaban y no los que los demás querían que me interesasen.

Lo que terminó de decidirme a no ‘hacerme amiga’ de nadie ni ‘seguidora’ de otros fue ver a algunos de mis colegas tecleando compulsivamente en sus teléfonos móviles en cualquier momento y en cualquier lugar para opinar o leer lo que decían individuos que estaban bastante más lejos que los que tenían alrededor.

¿Soy un bicho raro?, ¿una idiota que no es consciente de que, o entro en el nuevo sistema social o me corto las venas?, ¿una visionaria que observará en un tiempo cómo esos adictos a las redes sociales se saturan de información no buscada o entran en tratamiento para superar su adicción? A estas alturas lo único que pido es que dejen de darme lecciones sobre lo equivocado de mi decisión. Estoy jartita.

Read Full Post »

 

Por: Prósperaenmedio

Creo que en toda mi existencia no he sido nunca adicta a nada que no fuera al cariño de los míos, pero en éstos últimos meses el enganche a una serie de televisión ha sido tal que, ahora que acaba, pienso: ¿Qué va a ser ahora de mi sin Perdidos? Pero también me he dado cuenta de que no soy la única a la que le ocurre esto. Los medios hablan del ‘fenómeno Perdidos’ por que lo ocurrido con esta serie no tiene precedentes. No voy a entrar en si es buena o es mala, simplemente ha sido capaz de entretenerme y engancharme hasta el punto de  estar una semana deseando que llegara el día en que la emitían. Ha hecho hasta que  me apeteciera ir los lunes a trabajar para  charlar con mi compañero de enfrente intentando descubrir los miles de misterios que planteaba esta ficción. Y no sólo eso,  las risas que nos hemos echado con los miles de grupos que se han formado en el facebook, los vídeos de youtube con parodias de la serie y todo lo que salió después de descubrir que uno de los protagonistas era de El Socorro, Tenerife. Hasta pedí por favor que me la bajaran de Internet (esto era legal, la propia cadena la ponía al finalizar la emisión), que podría entenderse, pero ¡es que era en inglés con subtítulos! Ya sé que esto suena un poco a fanática, pero es que creo que me he hecho un poco friqui por culpa de Perdidos.

Esta noche emiten el final y tengo sentimientos enfrentados ya que, por un lado me apetece mucho conocer la resolución a todos los misterios y, por otro, me da pena que acabe y con ella todos los ratos ‘perdidos’ elucubrando. El marketing  ha jugado un papel casi tan importante como sus protagonistas. Como muestra un botón: el capítulo final se emitirá en simultáneo en 59 países, se han organizado todo tipo de eventos, estreno en cine incluido, en fin una movida considerable. El único problema es que lo ponen a las cuatro de la mañana del domingo al lunes y no sé si soy tan friqui como para levantarme a esa hora.

Read Full Post »

A %d blogueros les gusta esto: