Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for the ‘Web 2.0’ Category

Internet y, en concreto, los medios digitales se han convertido en una fuente inagotable de consejos con los que o alcanzas la felicidad total o te hundes en el más hondo de los pozos si ves que no te ajustas a los parámetros por lo que se debe regir una vida plena.

Parece increíble pero hay listas de cosas que se deben o no se deben hacer para absolutamente todo tipo de situaciones.

A veces leo esas listas por curiosidad pero también, lo reconozco, para saber si puedo considerarme una persona apta para vivir en esta sociedad moderna.

Algunas de esas listas que aparecen de forma recurrente en los medios nos ilustran sobre lo que debemos o no decirle a nuestros hijos si queremos evitar que sean unos desgraciados de por vida, unos debiluchos, unos seres sin autoestima o gente con nula capacidad de liderazgo.1aa2f7441c2e1e8ce1ae43bf58de9bfa_xl

Confieso aquí que soy una madre terrible porque de las diez frases que hay que evitar decir a los niños hay ocho que yo les suelto a mis hijos no a diario pero sí con frecuencia. No se crean que me hace gracia, me lleva a cuestionarme mucho mis aptitudes maternales y llego a preguntarme si no estaré ejerciendo una especie de maltrato motivacional, una autoridad desmesurada sobre esos pobres niños.

Recomiendan ahí que nunca les digas “me tienes harta”. Yo jamás lo hago pero solo porque lo sustituyo por un “me tienen hasta el gorro”, el ya clásico “estoy hasta el moño” o “hasta aquí me tienes hoy”, al tiempo que coloco mi mano un palmo por encima de mi cabeza.

Tampoco hay que decirles “me vas a volver loca” o “porque lo digo yo y punto” porque eso puede tener “un impacto negativo en nuestra relación”, además de generarles “gran ansiedad”. Mira, un impacto negativo es que alguien, en este caso menor de edad y poco preparado para saber lo que le conviene, insista cien veces en los mismos argumentos para ver si consigue lo que quiere. Cuando ya se le han dado varias respuestas más o menos amables y razonadas y se entra en un bucle sin fin creo que es más que adecuado espetar esas y otras expresiones, acompañadas mentalmente, si procede, de un “no te fastidia el monicaco este…”.

“Eres un vago” (a mí me gusta más usar gandul/a) es otra de las frases a evitar porque también “daña la relación paterno-filial” y “provoca en los jóvenes frustración y desinterés”. Vamos a ver, ¿y la visión continuada de ropa, juguetes, libros, tirados por la casa, la existencia de un mini ser echado viendo la tele mientras su cuarto se cae a pedazos… no daña la relación y la convivencia? ¿Acaso no genera frustración? A mí, muchísima.

En fin, no voy a relatar aquí todas y cada una de las (ahora, gracias a las listas, lo sé) barbaridades que digo cuando me canso de ser políticamente correcta. Valgan estas como ejemplo y agradézcanme que les ahorre más detalles. Solo añadiré como anécdota que hace unos días les pregunté por un ejemplo de gran depredador y uno de ellos respondió: “tú, cuando te enfadas”.

Read Full Post »

Es navidad y a lo mejor yo debería escribir hoy algo sobre eso pero de verdad que no me apetece y, total, no voy a aportar nada a la sobresaturación actual. Por eso rescato una de mis muchas pruebas para este blog, una que siempre acaba en el cesto de los veremos y que hoy sí voy a utilizar.

Como mujer que soy, desde que traspasé el umbral de la niñez (ejem) he estado presionada. Muy presionada por el entorno pero también presionada por mí. Nunca, y digo nunca, he estado lo suficientemente delgada como para sentir que estaba bien. Me ha costado años entender que mi cuerpo no era igual que el de las chicas a las que cualquier cosa les encajaba como un guante.

Lo peor es que no he tenido motivos para quejarme porque no tuve problemas de salud y porque siempre entré en una talla que podía considerarse adecuada a mi estatura. ¿Cuál era el problema entonces? que no era flaca, no tan flaca como las que anuncian cosas, no tan flaca como las que triunfan, no tan flaca como las populares. Es más, sospecho que una mujer nunca está lo suficientemente flaca para la masa social.

Tengo que decir que, afortunadamente, hoy me resbala todo eso pero pasé una adolescencia y años posteriores en los que, por poner un ejemplo, odiaba ir a la playa. Hoy siento haber perdido tanto tiempo con esas boberías pero supongo que tenía que pasar por muchas experiencias para que eso cambiara.

Si en aquellos años, los noventa, fue difícil, hoy con el bombardeo social y mediático multiplicado por mil, me imagino que será una pesadilla para muchísimas chicas. Digo chicas porque la presión no es igual para todos.

Basta con poner en Google las palabras “más delgada” y “más delgado”. Si lo ponemos en femenino, nos saldrán todo tipo de trucos para que las mujeres adelgacen, además de noticias relacionadas con actrices, cantantes, presentadoras de televisión, etc, que han perdido peso. Noticias en las que lo importante son sus kilos y no lo que hayan hecho profesionalmente. Si lo escribimos en masculino, veremos informaciones sobre todo tipo de aparatos tecnológicos, los más delgados del mercado. La sección de imágenes en el buscador es también bastante esclarecedora. Me sirven como muestra las dos fotos que ilustran este texto.

Que conste que este bucle histérico en el que todos entramos porque es casi imposible ignorarlo, en el que nos venden una pizzamburguesa con nachos y salsa de queso, seguida de un producto para adelgazar, sin esfuerzo, mientras dormimos, es lo que nos hemos buscado y es lo que hemos permitido. Es lo que les estamos haciendo a todas las que están creciendo más preocupadas por la talla de sus pantalones que por la de su autoestima.

mas-delgado-a

Read Full Post »

image

 

Les unió un flechazo. Les separó un click.

.

– ¡¿Por qué me ignoras?! No contestaste a mis whatsapps, no comentaste mi publicación en Facebook, no retuiteaste mis tweets, ni un Me gusta en Instagram…

– ¿No viste la actualización de mi estado?: “entro en la ducha”.

.

Anuló su cita para cenar. Su ex se lesionó en clase de zumba y él tuvo que recoger a la mayor en clase de chino, al pequeño en ábaco y quedárselos esa noche. Menos mal que ella al día siguiente pudo desahogarse con su coach.

.

Las fases de su relación:

me gusta / me encanta / me divierte / me asombra / me entristece / me enfada / compartir.

.

Pasó horas y horas, durante meses, revisando perfiles en E-darling. No le  gustó ninguno. Era un soltero exigente.

.

Amor de un sólo uso.

Pareja de usar y tirar.

Relación desechable.

.

Dejaron de escribirse. Perdieron la conexión.

 

 

 

Read Full Post »

554776_311647075578650_79229711_n

Este es un post que contiene un alto contenido de publicidad, nepotismo e irracionalidad. Les voy a recomendar el podcast de cine que hacen una buenos amigos míos y que, aunque los miro con los ojos del amor, les digo que son buenos. Muy buenos.

A uno de ellos ya saben quién es porque es un viejo conocido de Siempreenmedio y uno de sus miembros más emblemáticos del grupo. Sobre todo porque es calvo, y eso siempre da mucho empaque a cualquier colectivo. Los calvos son listos. Les hablo de Juan Pablo Alemán, más conocido como Araphant, “patrón de lo audiovisual” como se le presenta en el programa, y es una biblioteca andante de cine. Es increíble escucharlo hablar de películas de antes y de ahora, cómo se acuerda de los nombres de actores y de directores que no conoce ni su madre, cómo revive escenas e historias que lo marcaron como el gran especialista en cine que es hoy.

Otro de los pilares fundamentales es Miguel Benito, el gentleman de Chapinero (no les he contado que los componentes de este podcast son españoles pero viven en Bogotá, y Chapinero es uno de sus barrios emblemáticos), que todavía recuerda más nombres que Juan Pablo, que ya es decir. Es genial escuchar sus duelos de recuerdos, de compositores de música, de montajistas, de maquilladores si hace falta. Miguel es el amigo gafotas sabiondo que todos tenemos, y que nos basta con escucharlo para quererlo. Es un genio.

Lo presenta una periodista, la voz femenina de todo el grupo, que se llama Ángela Verge, que no tiene ni idea de cine, y se le nota a la legua, pero que pone el toque simpático y enérgico al programa. Hace que se documenta pero la mitad de las cosa se le escapan. Ángela siempre quiere hablar de la música de las películas, que es lo único que domina. A veces dice cosas interesantes, pero no siempre. Es mi amiga, que conste, pero es la que menos sabe de cine de todos.

Muchas veces invitan a amigos a que los acompañen en los programas para hablar de tal peli o serie. El invitado más usual es un vasco muy alto, que se llama Egoitz Gago, y que es doctor en políticas y una friki del tamaño de un drago milenario. Es otro al que hay que escuchar, porque se nota que en su infancia no hizo más que ver películas. También hay otro español que aparece en los podcast, Gonzalo Domínguez, un madrileño bajito pero peleón y sabiondo al que le fascina el mundo de Tolkien y algunas películas de los 90.

Hasta el momento han emitido como 6 programas, pero me consta que han grabado muchos más. Han hablado de las pelis de los 80, de Kubrick, de Juego de Tronos, de Bud Spencer y de Excalibur. No tienen pudor para meterese con los grandes y chiquitos del mundo del cine, y me consta que lo hacen con mucha pasión y respeto. Y que los cabrones se lo pasan muy bien.

Denles una oportunidad. Sus podcast tienen una duración muy variada (estuvieron 5 horas hablando de Kubrick), y son excelentes para escuchar de fondo los domingos por la tarde, cuando están tranquilos en casa. Les dejo sus links por si les place. A mí me tienen convencido, los escucho cada vez que tienen programa nuevo y los animo a que sigan, porque lo están haciendo muy bien.

https://www.ivoox.com/notedije_sb.html?sb=notedije

https://itunes.apple.com/co/podcast/juego-tronos-y-aguanta-porton/id1121355353?i=1000372241898&mt=2

Read Full Post »

Hoy me van a permitir que haga un poco de autobombo y que “venda mi libro” (aunque no es mío).

Hace unos meses que vengo colaborando con el programa de radio Carne Cruda que dirige Javier Gallego.

Con más o menos un programa al mes, hemos intentado hablar de temas que interesen a la sociedad. Nos estrenamos en noviembre y la sección se llama “A ciencias y a locas”. En el primero, hablamos de Marte y Plutón y de la posibilidad de encontrar vida fuera de la Tierra. Nos acompañaron, al teléfono, Juan Ángel Vaquerizo, astrofísico, responsable del proyecto PARTNeR y miembro de la Unidad de Cultura Científica del Centro de Astrobiología (INTA-CSIC) y en el estudio tuvimos al geólogo y divulgador Nahúm Méndez Chazarra.

El segundo, La eterna juventud (era más molón “El ser viejuno”, pero no puedo pasarme de totunás) estuvo dedicado al envejecimiento y a repasar los últimos estudios que intentan conocer en profundidad su origen y sus efectos en nuestro organismo. Tuvimos como invitado a Manuel Collado, jefe del Laboratorio de Células Madre en Cáncer y Envejecimiento del IDIS-CHUS (Instituto de Investigación Sanitaria de Santiago de Compostela) y por teléfono nos habló del resveratrol (qué es y por qué nos venden la moto) José Manuel López Nicolás, doctor en Química, divulgador y experto conocido por su blog Scientia (por cierto, acaba de publicar el libro “Vamos a comprar mentiras”).

Para dar la bienvenida al año nuevo, el día antes de reyes dimos un repaso a las noticias científicas más destacadas del 2015 de la mano de Pampa García Molina, de la agencia de noticias científicas SINC, y de Javier Salas, periodista científico de Materia y El País.

A finales de enero quisimos saber cómo funciona el cerebro con la ayuda de Fernando de Castro Soubriet, científico del CSIC y jefe del Grupo de Neurobiología del Desarrollo del Instituto Cajal-CSIC, y de Xurxo Mariño, biólogo especializado en neurofisiología, profesor e investigador de la Universidade da Coruña, además de un grandísimo divulgador sobre estas cosas del cerebro (es autor del libro “Neurociencia para Julia”, muy recomendable).

En febrero se nos ocurrió la brillante idea de hablar de la ciencia que hay detrás de los transgénicos (digo brillante porque se lió un poco en twitter con cuestiones que poco tienen que ver con la ciencia, pero bueno, estas cosas es lo que tienen, y es normal que ocurran). Tuvimos el honor de contar con la presencia de J.M. Mulet, experto en biotecnología y alimentación y autor de varios libros de divulgación (“Comer sin Miedo”, “Medicina sin Engaños” -estos dos me los leí del tirón-, “Los productos naturales ¡vaya timo!” y, en breve, “La ciencia en la sombra: Los crímenes más célebres de la historia, las series y el cine, a la luz de la ciencia forense”) y a la doctora en Bioquímica y Biología Molecular, Rosa Porcel, autora del blog “La ciencia de Amara”.

Por último, dejamos marzo con la intención de explicarles qué son las ondas gravitacionales. La verdad es que lo pasamos muy bien durante los programas (a mí se me va mucho la pinza y meto mucha “tonterida” en directo) pero lo mejor es todo lo que aprendemos. Para el programa sobre ondas gravitacionales tuvimos en el estudio a José Miguel Mas, astrofísico experto en galaxias y director del Centro de Astrobiología (INTA-CSIC), a Javier Santaolalla, ingeniero y doctor en física de partículas (fue investigador en el CERN, forma parte del grupo de monologuistas científicos Big Van y es youtuber en “Date un Voltio“) y a Carlos Sopuerta, que trabaja en el Instituto de Ciencias del Espacio (IEEC-CSIC) y está implicado en el proyecto LISA Pathfinder, que estudiará desde el espacio estas ondas recién descubiertas.

Y eso es todo por ahora. En los enlaces pueden ir directamente a los podcasts. Espero que les guste y que se lo pasen, al menos, tan bien como yo. 🙂

Read Full Post »

Tiene Facebook porque si no lo tienes no existes, y lo sabe. Cuando se enfrenta al rectangulito ese del ¿Qué estás pensando? se le pone un rictus alargado, posa las manos sobre el teclado, mira hacia la luz que entra por la ventana, cruza las piernas debajo de la silla… y en el momento justo en el que debería empezar a presionar las teclas es cuando se da cuenta de que no piensa (nada). O de que es imposible escribir ahí cualquier cosa que pase por su cabeza, porque habitualmente no pasa nada interesante. Una vez se ha dado cuenta de esto, comienza su periplo de todos los días: “a ver qué ponen éstos aquí hoy” y navega y navega por su timeline, mirando con detenimiento todas y cada una de las cosas que “otros” (“se ve que no tienen nada qué hacer”, “la gente vive enganchada a las redes sociales”, “antes era otra cosa”) han ido compartiendo.

Pero no pone a nada “Me gusta”, no sea que aquella persona [que está entre su lista de amigos porque le ha pedido amistad virtual insistentemente, pese a que cuando lo ve por la calle ni siquiera lo saluda] piense que lo que ha colgado le puede resultar interesante, o llegue a alimentar su ego, o esa persona crea que le interese, que le tira los trastos, o que le va a pedir dinero, o que…

Tampoco comenta nada, nunca, ni para bien ni para mal; pero se enfada enormemente con lo que dice la gente ahí, carga tintas contra los vecinos porque contradicen algo diferente a lo que opina (pero no lo comparte) e incluso sigue en estrecha vigilancia a aquellos individuos que “creía que eran personas interesantes y resulta que son de izquierdas”.

Jamás elimina a nadie de sus listas, no sea que algún día pongan algo y se lo pierda.

Pero de un tiempo a esta parte ha encontrado ya su verdadera vocación en la red. Ya puede hacer algo. Ya se encuentra lleno/a (lo pongo en masculino/femenino porque el Usuario tipo 1 tanto puede ser un hombre como una mujer), porque en realidad, con lo que ha aprendido a hacer, ha tomado un papel protagonista.

Foto de Encarneviva, denunciada por alguien esta semana en Facebook

Foto de Encarneviva, denunciada por alguien esta semana en Facebook

Y esa mañana, cuando ha conectado el portátil, en su muro de la red social, le ha salido una foto, exuberante, de una mujer de bellos ojos que se pellizca los pezones. Ha sentido un extraño placer, se ha quedado mirándola fijamente, atraído/a no sabe bien por qué. Incluso fue a por un café mientras ella permanecía inmóvil en la pantalla. A las vueltas de la cucharilla y con la marea del café girando vertiginosamente, percibió cierta agradable sensación que mezclaba conceptos como calor, paz, tranquilidad, sensualidad, cariño… en fin, belleza.

Minutos después, extasiado/a en el oculto disfrute de la bella imagen, consciente de esos minutos profundos (similares a los que cualquier persona normal puede experimentar en cualquier galería o museo), abrió la herramienta -recién aprendida y de la que es ya un experto/a en usar, y que por supuesto se hace de forma anónima, oculta- que te propone la aplicación y activó el modo denuncia porque “se trata de desnudos o pornografía”. Y lo hizo para que la eliminen automáticamente, no sea que el resto de los 400 millones de usuarios de Facebook pudieran llegar a sentir, de manera tan agradable, lo mismo que él/ella.

Read Full Post »

Es curioso cómo nos rebelamos cuando los demás intentan definirnos o marcarnos el destino y, en cambio, nos encanta perder el tiempo contestando test de broma en las redes sociales. No crees en la reencarnación, pero te lanzas a descubrir que, tras tres preguntas aleatorias, semejante estudio serio afirma que fuiste Napoleón. Fumas cual tubo de escape pero decides creerte esa encuesta que dice que te morirás a los 106 años. No te gusta que te etiqueten y cuidas tu privacidad como si fuera el anillo de Golum pero, como si el ordenador fuera tu gurú, le pides que te diga cuál es el principal rasgo de tu personalidad y aunque te indique que vas camino de la psicopatía, tú no dudas en darle al botón de “compartir”. Si el Oráculo de Delfos supiera en qué se ha convertido el arte de la adivinación…

Uno de los centenares de test que ofrece Quizly en facebook.

Uno de los centenares de test que ofrece Quizly en facebook.

Read Full Post »

Older Posts »

A %d blogueros les gusta esto: