Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for the ‘Política’ Category

Susana Díaz, el adalid del Socialismo español, caracterizada por Joaquín Reyes. Foto: lasexta.com

Estimada señora Díaz (siempre me he preguntado cómo comenzar una carta si no estimo al destinatario/a y no quiero ser descortés):

La verdad es que no sé bien por qué le escribo esta carta. No la conozco personalmente, no la voto, no comparto su estilo mitinero pero sí algunas de sus ideas, que realmente no son originales suyas, sino del movimiento de izquierdas universal, del que usted, por cierto, parece haberse olvidado. Sin embargo, me gusta estar informada y, teniendo en cuenta su salto en trampolín hacia la Secretaría General del PSOE, últimamente está usted en muchas sopas, algo que no le critico, pero precisamente por ello está más expuesta a la opinión pública y a que el resto de los mortales la escuchemos, queramos o no.

Me preocupa que un argumentario sólido como el de la defensa del bienestar y la justicia social queden en bonitos y simples titulares pronunciados en ritmo ascendente ante cientos o miles de personas. La escuché hoy en la entrevista que le hizo la periodista Pepa Bueno en la SER. Entiendo que no siempre es sencillo responder a preguntas, más aún si son comprometidas, pero sí considero una falta de respeto las no respuestas o respuestas que se van por la tangente. Yo ya liquidé mi comprensión con los ‘no respondedores’, me enerva que se pregunte A y se responda B, C, D… En fin, cosas de mi edad y situación.

Usted necesita a los medios para llevar a buen puerto su misión, así que creo que entre tanta estrategia política no estaría mal que usted y su equipo, cara a próximas entrevistas, diseñaran la no respuesta a la pregunta incómoda. Algo así como un ‘pasapalabra’, pero elegante. No sé, por aportar algo constructivo a esta parrafada, se me ocurre este ejemplo que puede sustituir a su respuesta real de hoy a una de las preguntas de Bueno:

Periodista: Señora Díaz, si gana las primarias, ¿usted consultará a las bases el acuerdo de abstención en el Congreso para que siga gobernando el PP?

SD: mire usté, le voy a decir lo que no voy a hacer… (MAL, eso no es responder a la pregunta)

Propuesta de respuesta: mire usté (latiguillo andaluz que decían también Felipe González o Alfonso Guerra), yo no tengo una bola mágica para saber lo que haré mañana, ni siquiera dentro de unas horas, voy a consultar su pregunta con “la única autoridad del PSOE” (Verónica Pérez) y si ella lo ve bien, pues adelante… consultaremos.

Créame que en este denostado ejercicio de la política de hoy día –por que algunos hombres y mujeres que se dedican a esta labor se hayan creído por encima del bien y del mal, manchando la reputación de otros y otras que sí lo hacen bien–, la sinceridad, la concisión y la concreción se agradecen muchísimo. Son un valor en alza.

(Mire, acabo de preguntar a un nutrido grupo de periodistas y comunicadores de mi entorno si tenían alguna idea que darme para esta carta y me dicen que las que tienen no son bonitas, así que continuaré yo sola). 

Sí me alegro de algo, ya ve usted, de que por fin, 140 años después, una mujer pueda ser la máxima representante del Socialismo en nuestro país, porque ha habido muchas antes que usted que podrían haber desempeñado perfectamente su labor, pero bueno, ya sabemos cómo va esta sociedad nuestra.

Quienes la apoyan afirman que tiene carisma. A mí, ya le dije, su estilo no me gusta. Sus frases hechas que apelan realmente a esas tripas a las que hoy decía usted en esa entrevista que no iba a apelar; esas afirmaciones magnánimas; esa ya cansina alusión a sus orígenes humildes… de verdad, cansa, nada nuevo bajo el sol. No por tener usted a un padre obrero va a entender mejor a la clase trabajadora, muchos lo han olvidado en su ascenso político, ¿verdad?

En fin, que no quiero aburrirla más de lo que usted me aburre a mí y no quiero, bajo ningún concepto, ser maleducada. A pesar de todo, le deseo suerte y, lo más importante, que sea capaz de llevar a cabo sus bonitas promesas de bienestar y justicia social. La mejor descripción suya que se me ocurre en estos momentos es la que clavó Joaquín Reyes en el programa El Intermedio de La Sexta. No me negará al menos que no se ha reído. (AQUÍ el magnífico sketch, La Sexta nos lo pone difícil para incrustarlo).

Sin más, reciba usted mis saludos sin sentido

 

Read Full Post »

gabinete3

Conocí a Carlos, Ana, Fany y Félix cuando comencé a cubrir el municipio de La Laguna para el periódico El Día, allá por octubre de 2007. Ellos conformaban el Gabinete de Prensa del equipo de gobierno del Consistorio local. Cada uno de ellos representaba un perfil. Ana era y es un volcán, cariñosa y tremendamente inteligente, lectora compulsiva y culta como pocas. Carlos era y es la paciencia infinita, el apagafuegos permanente, un santo con alma de roquero. Félix era y es la organización personificada, una cabeza privilegiada y bien amueblada, la definición de la discreción. Y Fany era y es mi Fany, una brutalidad de mujer, ingeniosa y divertida como ninguna, con esa magia en la mirada…

Todo esto se podía intuir desde fuera, pero solo se podía comprobar desde dentro. De entre las muchas suertes que he tenido en mi vida, una, y de las más importantes, ha sido el haber trabajado con este grupo de personas, con este grupo de amigos.

gabinete4

Y eso que la empresa era arriesgada. Se trataba nada más y nada menos que de juntar en un mismo espacio de trabajo a los jefes de prensa de CC y del PSOE, naves a cuyos mandos se encontraban en aquellos momentos Fernando Clavijo y Javier Abreu, ahí es nada.

El papel de un jefe de prensa es desagradecido. Pocas veces, o ninguna, te llevas los parabienes y muchas veces, o todas, te acaban cayendo las culpas. A esto se añade la presión que supone trabajar con políticos, que tienen una forma de entender la vida cuando menos particular.

Pero en los cuatro años y pico que duró esa etapa, hubo cero problemas. Y cuando digo cero, es cero. Si en cualquier trabajo es difícil crear un buen ambiente laboral, imagínense en ese entorno tantas veces beligerante. Doy fe de que lo conseguimos, de que entre todos pusimos nuestro granito de arena para que ese gabinete fuera un búnker, para que las presiones que nos llegaban desde arriba no afectaran a nuestra relación personal.

Cómo lo conseguimos es una duda que a veces me asalta. Creo que principalmente se debió a que éramos, ante todo, buenas personas y a un imprescindible feeling personal. Profesionales del periodismo que sin dejar de atender sus obligaciones entendieron que en la vida han de prevalecer ciertos principios antes que ciertos intereses. Y eso molestaba, despertaba envidias, creaba incomprensión en mucha gente. Gente que entiende la vida como un conmigo o contra mí. Porque así es el mundo de la política, un mundo en el que la calidad de un ser humano viene dada por las siglas que representa.

gabinete2

Entre todos creamos un microclima de cordialidad que, creo, se percibía desde fuera; no solo con los compañeros de la prensa, sino también entre el resto del personal del ayuntamiento. Fuimos a un mismo tiempo confidentes, cómplices, compañeros de penurias y compañeros de alegrías, lo pasamos bien y lo pasamos mal, pero ante todo nos hicimos amigos.

De ese gabinete ya no queda nadie. Se fue Ana; se fue Félix; me fui yo; se fue Fany; y por último se ha ido Carlos. Cada uno se fue por motivos diferentes y todos por el mismo motivo. Yo se por qué se fueron y ellos saben por qué me fui yo. No lo voy a contar aquí, eso siempre quedará bajo secreto de gabinete. Estas letras, escritas aprisa y corriendo, solo son para darles las gracias por aquella etapa, por ser como son, bellos por dentro y bellos por fuera.

Read Full Post »

Hace ya unos años que mi vista de cerca va empeorando.

Pensarán que es normal (lo es), pero cuando alguien que ha visto con lo que parece ser una visión superior a lo normal empieza a ver mal, surge el drama. Puedo asumir esta pérdida de contornos que, a veces, me han hecho sentir un poco como cuenta magistralmente matthewfraguel en “Demasiado tiempo juntos“. Pero el problema no es ese.

El problema es que no te lo terminas de creer y que, si no te lo explican (como me ha pasado a mí) te quedas pensando que no te lo han dicho todo. Yo soy mucho de que me expliquen las cosas. No me molesta que me  hablen como si tuviera seis años, todo lo contrario. Me gusta comprender. Y cuando los distintos especialistas que me han atendido a lo largo de estos tres o cuatro años lo único que me han dicho es “No le pasa nada”, no he podido aceptarlo.

¡Joder! ¿Cómo que no me pasa nada? ¡Si veo borroso! ¡Si, como dice mi colega Clara Grima, tengo “visión vaginal”!* ¡Si, además, cada ojo tiene distinta graduación! No me pueden decir que no me pasa nada porque no es verdad. Lo que me tienen que decir es sencillo: me tienen que explicar lo que me pasa y no dar por hecho que, porque estadísticamente, por mi edad, veo mejor que la media, veo “bien”. Porque sencillamente NO es cierto.

Al final, esto es lo que me ha pasado:

Especialista- (Me mira extrañado porque mi última revisión fue hace un año (¡un año y se extraña!, cómo está el patio) y me dice “Usted ve bien”.

Yo- (Echando un poquito de vapor de locomotora e intentando controlarme porque se me notaba el cabreo. Sonrío y le digo:)- No.

(Silencio incómodo, se nota que se siente agredido en su autoridad).

Especialista- Veo que la ha enviado su médico de cabecera (con tono de “esta me va a hacer perder el tiempo”).

Yo- Sí: además de ver borroso de cerca, lo cual asumo como normal por mi edad, desde hace un par de años veo borroso de lejos solo con el ojo izquierdo y va a peor. Además, el otro día con un ojo veía las flores amarillas de un árbol a dos metros (el de la foto) y con el otro veía una masa verde. ¿Eso es normal?

Especialista- (Pausa) Usted ve bien.

(Aquí me contuve…).

Yo- Entiendo que, estadísticamente, veo mejor que la media, pero YO NO VEO BIEN. ¿Me podría explicar lo que ocurre, por favor?

Le he tenido que arrancar las palabras tras ponerme farruca. ¡Solo quería una explicación, por Chiquito!

Así que sí, amigos: por fin me han dicho que tengo, además de presbicia, algo de miopía en el ojo que ve borroso de lejos (¿por qué no me lo habían dicho antes, tan difícil es?). Que no me recomiendan gafas para ese fistro de miopía. Que con las que tengo de cerca me sobra para leer y trabajar. Que tengo vista de lince (viejo). Que me voy haciendo mayor. Y que irá a peor con los años. Que lo de los colores fue probablemente como consecuencia de un deslumbramiento momentáneo (el sol brillaba mucho). Puede parecer una tontería, pero a mí me consuela que me expliquen las cosas.

*Visión vaginal: tengo que ponerme las cosas a la altura del pepe para verlas. 😄

P.D.: Desde aquí pido al Gobierno (central y autonómicos) que, por favor, contraten a más médicos y especialistas, que hay pocas personas atendiendo a tanta población, que el personal de sanidad hace un trabajo ingente. Y que dejen de privatizar veladamente lo que es nuestro y estamos pagando. No nos quiten más camas ni mas hospitales. Que les hayan votado no les da derecho a robarnos.

Read Full Post »

Con lo que yo he sido. Con lo que yo aplaudí aquel post de pablobarber. Con las venas que he marcado en el cuello gritando que no, que no hay paraíso en Canarias, que no hay privilegio, que nadie tiene nada que envidiar al archipiélago afortunado. Y resulta que me equivocaba.

Y todo por una interpretación demasiado infantil del mito de la Biblia. Un apego más propio de la generación millenial que de la mía (que, por cierto, ¿cuál es?) a la literalidad y materialidad de las cosas que a su trascendencia. Todo este tiempo pensando que el paraíso lo constituían el jardín, los árboles con frutos deliciosos, las ninfas correteando desnudas (esto salía también, ¿no?). Y no era así. El paraíso era la inaccesibilidad, la prohibición. Adán y Eva anhelando lo que no pueden conseguir. Cuanto más complicado, más fuertes las ganas, más exuberante el vergel.

Ahora lo veo. Canarias es un paraíso. Más concretamente La Orotava es EL paraíso. La Muy Noble, Leal y Estupendísima Villa de La Orotava. El municipio que llega desde el nivel del mar hasta el punto más alto del país. El de las papas bonitas. El del mar de nubes, las vistas que impactan y las alfombras de flores. El del blanco de la nieve, el verde de los árboles, el azul del mar y su poquito de negro piche. Ese que esconde a la mayor de sus tres playas detrás de un precipicio. El que oculta a puerta cerrada el punto donde, cuenta la leyenda, el naturalista Alexander von Humboldt sufrió de síndrome de Stendhal antes que el propio Stendhal.

Sí, señores, en mi pueblo, en Tenerife, te puedes matar bajando a la playa y el mejor mirador está tapiado.

Si eso no es trascendencia, si eso no es generar anhelo, no sé qué más puede ser. Un mismo partido que en treinta y ocho años de gobierno (treinta de ellos con mayoría absoluta) no ha construido un mísero acceso a la costa en condiciones ni evitado que una obra y una posterior contrata fallida le pongan puertas al cielo debe tener un plan oculto. Un plan para lograr la excelencia: el paraíso en la tierra.

Dejen a las agencias de viaje vender lo mismo de siempre, sol y playa, Teide y papas arrugadas, olor a brezo en junio y todos los magos bailando. Aquí, en la Villa, somos más listos que todo eso. Sabemos lo que es bueno, el secreto, la manzana prohibida: los veranos con panza de burro, la rebequita para por las noches, bajar a Los Patos en plan turismo aventura y señalar a un muro y exclamar “La vista ahí detrás es cojonuda”.

EntreElCieloYElSuelo

Entre el cielo y el suelo hay algo con tendencia a no hacérselo mirar.

Read Full Post »

Decía mi colega Luis Quevedo en un capítulo de su podcast “El Método” (titulado “Desde el borde del precipicio“) que una de las cosas que han provocado que la derecha esté tan en alza es que la población general se ha sentido desplazada. El populismo barato gana la batalla porque, como grupo humano, parece que no tenemos memoria ni empatía. A la hora de votar, olvidamos para qué sirve realmente la política y los sentimientos pueden más que el intelecto, nos gusta el “absolutismo” con que algunos se venden. Y si las medidas educativas aprobadas a lo largo de varias generaciones machacan nuestra capacidad para desarrollar pensamiento crítico, aún peor.

Las crisis económicas son el caldo de cultivo de resultados como el Brexit, la elección de Donald Trump o la del propio Partido Popular, imputado hasta la extenuación y, pese a ello, rigiendo nuestras vidas y, lo que es peor, sin dar muestras de regeneración o cambio en sus actitudes (véase la defensa de Rita Barberá como ejemplo).

Y cantamos el mea culpa, como si los que vemos venir el peligro de lo que está pasando pudiésemos hacer algo… Dice Luis, en su conversación con Lorenzo Melchor: “Tomamos los valores de la Ilustración y, por el camino, nos olvidamos de para qué eran”.  Es posible. Pero cuando habla en plural olvida que él y yo no estábamos ahí. Habla en plural porque en nuestras cabezas nos vemos como un movimiento social, un movimiento que está fallando en muchas cosas. Y me pregunto qué puedo hacer yo. Qué más puedo hacer.

Para empezar, quedarme. Lo dice él, no yo. Porque tras la elección de Trump  (él, que vive en Nueva York) hubo un “bajón” generalizado. Y pensó en marcharse. Pero al final decidió quedarse y pelear. Yo no me he planteado irme. Ya pasé bastante (empezó todo en el 2010 y ahora no estamos mejor: solo nos hemos acostumbrado). Los recortes se me hacen cada vez más duros. Las medidas más ilógicas. Más insoportables. Más crueles.

Pero aquí estamos, preguntándonos qué podemos hacer para que la humanidad tenga, como dice Luis, “conciencia de especie“.

No puedo articular una estrategia definida para esa lucha. No sé cómo construir esa trinchera. Solo sé que cada día siento esa necesidad y hago lo que puedo. Con la sensación de que no aprendemos y de que todo en la historia es pendular. Eso lo dice Pepe Mújica en esta entrevista de Paty Godoy:, “Nunca ganan los malos, y nunca ganan los buenos. Es un péndulo permanente, y eso se llama construir, con sus contradicciones, civilización”.

Es una pelea permanente. Les recomiendo que la vean entera. Porque no tiene desperdicio. Sobre todo cuando dice que “Los que viajan son gente que lee un par de diarios por día, pertenecen a los sectores por lo menos de clase media, acomodados. Y hay una multitud anónima, la inmensa mayoría del mundo, que a veces no sale de una aldea o no conocen el mar, y ellos son humanidad también. Y pesan. Y a la larga van a pesar cada vez más”.

Va a ser que Luis Quevedo tiene razón: “Tomamos los valores de la Ilustración y, por el camino, nos olvidamos de para qué eran”. Y yo añadiría que olvidamos para quiénes eran.

 

#AltaïrMujica_ENTREVISTA PEPE MUJICA from ALTAÏR on Vimeo.

 

Read Full Post »

Me pasó una vez. Hallábame yo en la intimidad del ascensor de mi edificio, amparado en su soledad, temporal pero soledad, cuando algo se movió dentro de mí. Una tripa. Ya estaba por llegar a la planta baja, pero no sé qué pensé. Si fue un exceso de confianza, una prisa inaplazable o una enajenación mental transitoria. No sé, pero me dejé ir. Me tiré el pedo. Acto seguido y rubor mediante reaccioné con esperanza: mucha mala suerte sería que justo ahora estuviera alguien esperando para entrar al ascensor. No podía ser así. Justo ahora. Pero así fue.

Hui como alma que lleva el diablo metiendo la nariz bajo el sobaco. Mi esencia tardaría en olvidarla. Mi cara no. Fui un cobarde, quizá, un irresponsable, puede ser, pero ¿qué otra cosa podía hacer?

Eso pensaba entonces, porque hoy sé que podía haber hecho miles de otras cosas. Empezando por quedarme dentro del ascensor y:

  • Negar el mal olor.
  • Negar mi autoría intestinal ante la evidencia incontestable del pestazo.
  • Culpar a un tercero (No sabes lo mal que huele Carmina la del segundo tercera / Esto es el crío del del cuarto primera, que s’ha cagao).
  • Hacer salir al vecino en el primer piso aunque no sea el suyo.
  • Si falla todo lo anterior, recomendarle al vecino un neurólogo, porque esto de que huela cosas que no existen no puede ser sino una lesión cerebral.
  • Acto seguido, mudarme a la zona alta de la ciudad, poniendo el alquiler de mi villa a nombre del vecino molesto.

No lo hice así, no tengo alma de crack, de figura, de máquina, de campeónLo siento, me he equivocado y no volverá a ocurrir . Al menos no de esa manera.

 

 

trilloefe

Parece que aquí dentro cuesta respirar (EFE)

Read Full Post »

donald-trump-make-america-great

Desde que voté por primera vez a los 18 años, y ya enfilo los 40, nunca he votado por un candidato que haya ganado las elecciones. Es decir, nunca en mi vida he tenido un presidente o un alcalde que me gustara, porque nunca aposté por personas que llegasen al poder. Y eso debería haberme dado una idea de mi nulo acierto electivo.

Aún así pensé que ganaría Clinton. No Hillary, porque a Trump nadie lo llama Donald en los análisis políticos. Así que como no somos amigos, para mi es Clinton.

También pensé que Inglaterra diría que NO, Colombia que SÍ y que España iría a terceras elecciones. Como pronosticador político no tengo precio. Pero vamos, tengo el mismo nivel de acierto que las encuestas globales. Háganselo mirar señores/as encuestadores, porque no se puede hacer un trabajo tan malo y seguir teniendo tanto crédito.

Trump, su peluquín, su exmujer y mujer inmigrante, su impago de impuestos, su xenofobia, racismo, machismo, populismo y todos los adjetivos terminado en ismo, es el presidente de EEUU. Ahora los facilistas dirán que la sociedad estadounidense es imbécil, como la española, como la colombiana, como la británica. Y no, es verdad, no podemos hacer un análisis reduccionista tan simple, porque así nunca explicaremos los verdaderos motivos de estas decisiones electorales. Yo no tengo una respuesta, sigo en shock  desde hace meses, es un situación a la que me he habituado. No entender nada. Pero quiero hacerlo, quiero saber por qué para “castigar” políticas malas se hacen elecciones nefastas. Porque tiene que haber otras formas de cambios. Y si no las hay, deben buscarse.

Y otro de los elementos que me preocupa particularmente es el voto oculto. No podemos tener una sociedad en la que da miedo, o vergüenza, decir lo que se piensa. Porque después pasa lo que pasa. Si España quiere a Rajoy, Colombia a Uribe y EEUU a Trump, la gente debería tener la libertad de poder decirlo abiertamente para que, los que queremos cambiar las cosas, sepamos en qué realidad nos movemos y si tenemos herramientas para mejorar las cosas que no funcionan. Porque el mundo no se divide en listos e imbéciles, y se supone que los listos siempre somos nosotros. Porque ahora mismo me siento de los imbéciles. De los que no entienden. De los que quieren comprende y no son capaces.

Ya he mirado otros destinos habitables. Hay un exoplaneta relativamente cercano a la Tierra que no tiene mala pinta. Cuantos más nos vayamos nos sale el billete más barato. Háganle. Pero si se vienen sean sinceros. Digan qué futuro quieren para nuestro nuevo planeta, y lo arreglamos.

 

Read Full Post »

Older Posts »

A %d blogueros les gusta esto: