Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for the ‘Libros’ Category

irrepetibleLlevo unos meses siguiendo en Facebook a Roy Galán.

Afortunadamente algunas veces encuentro contenidos compartidos por familiares o amigos que me interesan. Unas pocas, no muchas, el hallazgo es un pequeño tesoro, y ese fue el caso de los textos de Roy. El primero que leí, el pasado 22 de septiembre, parecía un mensaje enviado desde otra dimensión (y eso que yo no veo más que una) especialmente destinado a mí.

A partir de entonces espero sus publicaciones ávidamente, y casi nunca me decepciona lo que escribe en su muro.

El círculo se completó el pasado 6 de enero cuando mi amigo invisible tuvo el acierto de regalarme ‘Irrepetible’, un libro precioso (tanto por su encuadernación como por sus ilustraciones y su estructura) que sacudió mis cimientos como solamente recuerdo que han conseguido unos cuantos ejemplares.

‘Irrepetible’ es una cuerda que Roy Galán agita, consiguiendo con cada movimiento rozar puntos que parecían inaccesibles por escondidos u olvidados. Tratar de definirlo sería poner etiquetas fáciles y creo que el propio autor no estaría de acuerdo, por lo que lo mejor es leerlo y permitir que llegue, sin más.

Gracias Roy. Por cierto mi palabra es aprena.

 

No vas a estar para siempre.

Eso es lo único que no va a pasarte.

De resto, todo puede ser.

Un día te irás de este planeta.

No sé si de golpe como una rueda al reventarse.

O lentamente como una pared de hielo que se derrite.

Pero te vas a ir.

El tiempo es un bien fungible que se consume con el uso.

Y el jodido capitalismo te ha expropiado todo el tiempo.

Y ha puesto un precio para que lo recuperes.

Te han hecho creer que pagas en dinero.

Pero consumes en minutos.

La chaqueta amarilla de Zara te costó entre quinientos y mil minutos de vida.

Y si no fue a ti, fue a tus padres, que es indudablemente peor.

Gracias, Amancio.

Un tiempo que nadie te va a devolver.

Porque el tiempo es un bien irrecuperable.

Ahora voy a recuperar el tiempo perdido, te dices.

Ningún tiempo es perdido.

Todo tiempo es vivido.

Por eso no entiendo la manía que tienen algunos de reservarse para los gusanos.

Por eso no entiendo que alguien pueda llamarse a sí mismo conservador.

Qué quieres conservar.

Si todo algún día va a desaparecer.

Y sólo van a quedar lagartos sin miedo poblando la Tierra.

Por eso no entiendo a la gente quejica.

Cuando tienes suerte de poder seguir quejándote.

Igual te parece deprimente pensar que te estás muriendo.

A mí me parece tremendamente hermoso.

Porque si me estoy muriendo es que sigo con vida.

Cada instante que no nos vamos.

Es una oportunidad.

¿Qué haces dentro de un armario?

¿Qué haces en la barra del bar sin bailar?

¿Qué haces que no estás diciendo te amo a todo el que amas?

¿Qué haces pudriéndote en ese trabajo de mierda?

¿Qué haces estudiando esa carrera que te importa un pito?

¿Qué haces todo el día con las manos atadas a unas mancuernas?

¿Qué haces en esa relación tóxica?

¿Qué haces que no estás escribiendo?

¿Qué haces cumpliendo las expectativas ajenas?

¿Qué haces que no estás provocando un orgasmo?

¿Qué haces que no me estás besando?

¿Qué haces que no estás luchando por el resto?

¿Qué haces por ti por esa niña o ese niño que fuiste?

Nos tenemos que sobreponer a la vergüenza.

Al miedo.

Vergüenza que la muerte te pille siendo algo que no quieres ser.

Miedo a que la muerte te dé alcance insultando o lleno de odio.

No necesitas excusas para querer.

Querer es el fin y no el medio para nada.

Quiere, joder.

Siente los nutrientes en la garganta.

Duerme abrazado si puedes.

Manda ese mensaje.

Inténtalo todas las veces que haga falta.

El orgullo es cobardía disfrazada de coraje.

Ten coraje.

Echa el corazón por delante.

Hoy.

Ya.

Corre.

Haz que pase todo eso que puede ser.

Porque no vamos a estar para siempre juntos.

Pero ahora, mira tú, qué puta maravilla.

Lo estamos.

Y mi tiempo no es para el drama.

Mi tiempo es para que cuando me vaya.

Encuentren mi existencia.

Totalmente devastada.

Read Full Post »

065f49c538998288edd22b6cc446b464

Edad: 28

Pelo: rubio, largo

Complexión: variable

Hobbies: lectura, acertijos, póquer

Deportes: croquet

Bebida favorita: té

Mascota: conejo blanco

Una frase: “Este es mi sueño y yo decidiré cómo continúa”. “Sólo es imposible si crees que lo es”. Ya, eso son dos frases, ambas son significativas para mí y no me gusta seguir las reglas por obligación.

Cómo eres: He cambiado tantas veces que ya ni sé quién soy. Bueno, puedo decir que soy una chica imaginativa (soy capaz de pensar en seis cosas imposibles antes del desayuno). También soy inquieta y curiosa, a veces la casa se me hace pequeña y me gusta descubrir otros mundos. No siempre sé qué camino seguir. Suelo llegar tarde. Prefiero celebrar los 364 días de no-cumpleaños. Fotos por privado.

Qué buscas en esta red: Aunque creo en el amor, no me siento la reina de corazones. ¿Una relación para siempre? Sería bonito… pero como decía un amigo mío, para siempre a veces es un segundo. Si estás loco, bien, las mejores personas lo están. Cuidado, me arrestaron una vez por seducción ilegal 😉

 

  • ¿No has leído Alicia en el País de las Maravillas? Es un relato para todas las edades. Está plagada de metáforas y juegos de palabras con mensaje. El personaje de Alicia es muy rico. Todas las frases usadas en este perfil ficticio están extraídas del libro o se pueden deducir de la historia. ¿Sería así una Alicia adulta y en nuestros días?

 

Read Full Post »

Va a hacer un año que me incorporé de mi permiso de maternidad a mi puesto de trabajo, una incorporación deseada, en primer lugar, y que me correspondía legalmente, también es cierto. Un año muy duro en cuanto al esfuerzo que nos ha supuesto no solo al padre de las mellis y a mí, sino también a mi círculo más cercano, ese “ejército del salvación” que han constituido los cuatro abuelos sin los que, estoy segurísima, este año habría sido muchísimo más duro, de muchas menos satisfacciones.

Un año que he sentido transcurrir no en 365 días sino en más del doble, en que ese deseo nuestro de ser padres a conciencia y con todas las consecuencias no ha sido suficiente para saber realmente cuán sacrificada nos está resultando esta etapa y cuánta independencia hemos perdido.

La maternidad tiene aspectos positivos, me lo digo todos los días, aunque en este primer año no termine de visualizarlos, pero curiosamente estos Reyes me han traído un libro del que venía oyendo hablar y por el que tenía sincera curiosidad: #MadresArrepentidas, una mirada radical a la maternidad y sus falacias sociales, de la socióloga israelí Orna Donath.madres-arrepentidas

Por esa curiosidad innata que por suerte me acompaña, y aunque conocía la sinopsis del libro, me lancé de golpe a leer su introducción pensando encontrar algunas respuestas a un asunto que me he cuestionado en muchas ocasiones una vez que he sido madre, no antes.

El estudio realizado por Donath se centra en los testimonios de 23 mujeres de edades muy diversas, algunas ya abuelas, que a pesar de amar con locura a sus hijos, no los habrían tenido de haber sabido con anterioridad lo que suponía la maternidad. Decir esto, así, genera mucha incomprensión entre buena parte de una sociedad que desde tiempos inmemoriales le ha asignado a las mujeres el papel de procreadoras como única misión en la vida. Ese rol adjudicado por sistema, independientemente de que la naturaleza nos haya asignado esa posibilidad solo a nosotras -por ahora-, ha minado los deseos de muchas que, como relata la socióloga israelí, fueron madres sin planteárselo siquiera, “porque era lo que se suponía que debían hacer”.

La autora partió en su estudio de dos cuestiones para elegir a las mujeres de su análisis. La primera, “si pudiera volver atrás, con los conocimientos y la experiencia que tiene ahora, ¿sería madre?”; y la segunda, “desde su punto de vista, ¿tiene ventajas la maternidad?”.

Rápidamente me las formulé a mí misma y si bien a la primera pregunta, a pesar de este año de arrastre por las esquinas, agotamiento y malhumor, respondería que sí, a la segunda me asaltan tantas dudas que realmente no sabría dar una respuesta con seguridad. Esto, como la vida misma, cada mujer lo vivirá a su manera, pero sí me cuestiono con frecuencia todo lo que he dejado de hacer y vivir por tenerlas a ellas. Porque verlas crecer y sonreír yo lo entiendo como una satisfacción personal no como una ventaja, al menos así lo percibo en este ejercicio de sinceridad. O, como repreguntaba Donath, “¿las ventajas compensan los inconvenientes?”

Lo cierto es que tras todas las dudas que me está generando la lectura de este interesante análisis sociológico, lo que sí me nace es una certeza: comprender mucho más a quienes no quieren ser madres, respetar esta decisión por encima de todo y pensar que la vida puede ser igual de plena sin hijos (*).

(*) Agradezco a una compañera y madre su puntualización tras la lectura de este post y corrijo: la vida puede ser plena y feliz sin hijos, pero igual que con hijos, no, porque de entrada son vidas completamente diferentes. Ella considera que “el tipo de satisfacción y de sentimientos que es capaz de transmitirte un hijo no es comparable a ninguna otra emoción” y pienso que en buena medida tiene razón. Por ahora solo tengo experiencia de casi año y medio. Ella me pide que espere para calibrar. Lo haré 😉

Read Full Post »

Después de leer tres libros y visionar tres películas, uno espera un buen final. Tras analizar las tres obras de El Señor de los Anillos de Tolkien (si gustan pueden leer los post sobre La Comunidad del Anillo y Las Dos Torres) y sus correspondientes versiones cinematográficas, la primera reclamación que tengo que hacerle al cineasta Peter Jackson es habernos privado de parte del final. Más allá de que los largometrajes hayan exagerado y alargado la relación entre Arwen y Aragon, a la que Tolkien apenas dedica unas sencillas líneas, tres como mucho en total en los tres libros, gracias, en buena parte, a uno de los apéndices que pueden encontrarse en el libro que cierra la saga, El Retorno del Rey, la cuestión es que la última película de la trilogía nos priva del verdadero final de libro, porque, señores y señoras amantes de esta historia fantástica (spoiler), cuando los medianos regresan una vez cumplida su misión principal se encuentran bastantes sorpresas en la Comarca… ¿Intrigados? Pues van a tener que leer el tercer libro, muy recomendable, ya que, además, posee unos extraordinarios anexos que demuestran que El Señor de los Anillos es no sólo una de las obras más importantes de la literatura fantástica, sino la creación de un mundo legendario, con su propia historia, antropología y cronología.

 

 

 

Read Full Post »

A lo mejor es porque la genética me ha hecho vago y conformista, o porque la sociedad ha conseguido conmigo lo que ha conseguido con tantos: he sido adoctrinado al máximo, adocenado. Quizá sea esta la causa, quizá no, pero tiendo a creer a los comités de expertos. Al menos de primeras.

Aunque me chirríen las decisiones, me sorprendan los fallos o directamente no me gusten los galardonados, yo, de primeras, acepto lo decidido, fallado y galardonado. Porque ellos son muchos, son expertos y se han reunido expresamente para eso.

Y lo intento, juro que intento tener mi opinión formada e independiente. Pero, señores, no puedo con todo. No puedo prácticamente con nada. Y delego en los expertos. Ellos sabrán. Y yo de alguien tendré que aprender.

El jueves le concedieron el Nobel de Literatura a Bob Dylan “por haber creado una nueva expresión poética dentro de la gran tradición americana de la canción”. Mi primera reacción, la visceral, fue de estupor. Anda que no habrá escritores, me dije, con libros de verdad, con sus tapas duras y blandas y sus páginas y sus puntos de libro. Y ni Murakami ni Roth ni Marías van a durar para siempre, me preocupé. Pero, incluso antes de llegar a Twitter, empezó a vencerme la duda. Coño. El Nobel. La Academia Sueca. Ellos sabrán. Es la literatura, estúpidos.

¿No será que estoy acostumbrado a demasiada mediocridad musical? ¿No seré un absoluto ignorante en temas de poesía, tanto como para ni siquiera saber reconocerla cuando me la escupen en la cara? ¿Qué hago yo opinando si de los últimos quince Nobeles de literatura solo he leído a tres? ¿Qué sé yo de literatura? ¿Son estos benditos suecos más modernos que yo? ¿Es punk la Academia? ¿Soy el cuñado del Nobel? ¿No será simplemente que the times they are a-changin’?

Come writers and critics

Who prophesize with your pen

And keep your eyes wide

The chance won’t come again

And don’t speak too soon

For the wheel’s still in spin

And there’s no tellin’ who

That it’s namin’

For the loser now

Will be later to win

For the times they are a-changin’.

 

P.D.: eso sí, con el Nobel de la Paz llevan años columpiándose. Del de Física… mejor no opino.

dylanmusimeridescl

¡Atiende! ¡Qu’he ganao! (Fuente: musimerides.cl)

Read Full Post »

Al hijo de J.R.R. Tolkien, Christopher Tolkien, no le gustan las adaptaciones cinematográficas de El Señor de los Anillos. Si con la primera novela creí que su opinión era un poco puntillosa, con Las Dos Torres, segunda película y libro, debo darle la razón. Porque en este caso, la adaptación de Peter Jackson se centra en la acción que dota de espectacularidad cinematográfica y comercial de la batalla, en detrimento de varios elementos filosóficos que incorpora la obra de Tolkien, quizás el más importante el respeto al medioambiente. Porque la figura de los Ents, la raza antigua de los pastores de árboles, protagoniza una de las líneas argumentales más hermosas del libro de Tolkien, en la que se reflexiona sobre los atentados cometidos contra la Naturaleza por el hombre y sus terribles consecuencias para multitud de especies. Tampoco los orcos son demasiado bien tratados por Jackson y, aunque sean los malos, el escritor los dota de lenguaje y raciocinio, en contra de la brutalidad ignorante con la que los tiñe – la fealdad sí es común -el director de cine. También el personaje de Samsagaz Gamyi protagoniza muchas más páginas que fotogramas. En resumen y para no cansarlos, en esta segunda parte de El Señor de los Anillos vale más la pena sentarse a disfrutar del libro que de la película.

Fotograma de la raza de los Ents en acción en la versión cinematográfica de Las Dos Torres. Extraída de lacompania.net.

Fotograma de la raza de los Ents en acción en la versión cinematográfica de Las Dos Torres. Extraída de lacompania.net.

Read Full Post »

A veces hay calima en agosto, y no me gusta.

A veces hay calima en agosto, y no me gusta.

Me gustan: las tardes del verano, la brisa, el mar al fondo.
No me gustan: los pinos quemados, el olor a ceniza.

Me gusta: comer camarones y beber cervezas heladas.
No me gusta: el miedo constante, la criminalización indiscriminada, las culpas.

Me gusta: ver documentales sobre alimentos.
No me gusta: la calima.

Me gusta: emocionarme con deportistas desconocidos que dan todo en los Juegos Olímpicos
No me gusta: Messi, Ronaldo, el Madrid, el Barça.

Me gusta: que ya estés de vacaciones.
No me gusta: no dormir a tu lado.

Me gusta: la pasión que pone Murakami, incluso para escribir.
No me gusta: Sálvame de Luxe, los gritos, las elecciones repetidas.

Me gusta: que llevemos sólo quince días de agosto.
No me gusta: que hayan pasado ya quince días de agosto.

Pd.: Hace algunos años se me ocurrió esto de destacar a modo telegráfico cosas que percibo en agosto, cuando -quizás- estoy más desocupado. Aquí la la quinta entrega; y por si apetece ver qué más me gustó y me disgustó aquí está la primera, aquí la segunda, aquí la tercera, y aquí la cuarta.

¡Buen verano!

Read Full Post »

Older Posts »

A %d blogueros les gusta esto: