Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for the ‘Cine’ Category

Juego-de-Tronos-desvela-la-fecha-de-estreno-de-su-septima-temporada_landscape

Lunes 17 de julio, todos los calendarios del mundo friki y no tan friki de las series de culto señalan esta fecha como una de las más importantes del año. Estábamos acostumbrados a que allá por el mes de abril comenzara cada año la nueva temporada de Juego de Tronos (Games of Thrones) y este nos han hecho esperar nada menos que tres meses más. Tres meses que se nos han hecho eternos y en los que no han parado de salir noticias acerca de lo que va a pasar en esta nueva temporada.

Parece mentira que ya hayan pasado 6 años desde que se estrenó la primera temporada allá por el 2011. Nada menos que 23,3 millones de personas han visto la sexta temporada de Juego de Tronos. Son cifras que no han hecho más que subir como la espuma desde que se estrenó esta serie que a todos engancha.

Pero…¿qué tiene realmente Juego de Tronos para que nos enganche tanto?, ¿por qué nos sentimos tan identificados con ella siendo una serie de ficción? y sobre todo… ¿Quién no se ha referido a La Laguna como “El lugar más allá del muro”?

Los personajes: Ninguno es simple, ni siquiera Hodor, todos son complejos, enigmáticos, sorprendentes y cambiantes. Un personaje que hoy odias a muerte y que es malo malísimo mañana puede terminar gustándote y pasar a ser bueno y viceversa. Pasar del amor al odio no es tan raro en GOT. Eso sí, no te encariñes mucho con ninguno que lo eliminan en menos que canta un gallo.

Resulta increíble también la gran cantidad de personajes que aparecen en la serie, yo debo confesar que no los conozco a todos y que ha veces me nombran a alguno y me quedo como…¿Cualo?.

Dragones: Un mundo imaginario en el que existen los dragones, esos bichejos a los que hemos visto nacer y crecer y que no sabemos muy bien si son buenos o malos. ¿No os habéis imaginado alguna vez acariciándolos o volando sobre ellos? Yo debo confesar que sí, me fascinan y me dan miedo a partes iguales. Además, creo que todos queremos ver el papel definitivo que van a desarrollar en la serie porque hasta ahora sabemos, sobre todo, que pueden hacer mucha pupita, pero no se les ha visto ahí en su salsa lanzando fuego a diestro y siniestro.

El argumento: Miles de historias dentro de una sola, la lucha por el poder, pero todas se entrelazan y desarrollan de forma sorprendente e inesperada, nos tienen en vilo cada temporada. No me he aburrido ni un solo capítulo de la serie y eso es difícil de conseguir conmigo. Aparte hay mucho paralelismo con lo que es la historia, sobre todo con la de Inglaterra en la época medieval.

Lo que se ve: Juego de Tronos siempre ha sido una serie muy explícita en cuanto a las escenas: penes, culos, tripas, tetas, sangre… no existe el pudor y nos ha acostumbrado a escenas de sexo y de violencia nada habituales, aunque ya nos parecen hasta normales.

Aparte de esto, los paisajes son abrumadores y las localizaciones se han convertido en lugar de peregrinación para los grandes seguidores de la serie. En España tenemos algunas de ellas por lo que nos podemos sentir orgullosos de nuestra aportación a una de nuestras series favoritas.

Las múltiples teorías y el juego que dan (puede contener spoilers): Aquí vienen algunas de las grandes teorías que se barajan en la serie, unas más creibles que otras.

La que ya se ha confirmado es la de que Jon Nieves es el hijo de Lyanna Stark y Rahegar Targaryen, si esto es así… ¿Jon también tendrá el poder que tiene su hermana con el fuego?, ¿podrá controlar a los dragones como lo hace Daenerys?.

Otra de las teorías que se baraja es la de que Tyrion Lannister sea hijo de Aerys Targaryen (el Rey Loco) y Joanna Lannister, a mí esta teoría me cuesta más creerla en cuanto a que no van a ir saliendo Targaryens de cualquier rincón, creo que con uno ya han logrado sorprendernos y que no habrá más sorpresas de este tipo, pero evidentemente me puedo equivocar.

La que más me gusta, que Jaime se cargue a Cersei, no es para menos. Jaime es un personaje que con el tiempo he llegado a apreciar mientras que Cersei me parece la bruja mala de Blancanieves. Esta teoría está relacionada con la profecía que le hicieron a Cersei cuando era niña y que de momento se ha ido cumpliendo, sus tres hijos han fallecido.

Hay teorías mucho más descabelladas que podéis consultar, algunas más creíbles y otras por supuesto que menos.

De lo que estoy segura es de que no nos va a decepcionar y que todo este tiempo  de espera habrá valido la pena. Yo ya tengo preparado lo que necesito para verla, cotufas, algo fresquito y mi chico al lado para, juntos, disfrutar y elucubrar nuevas teorías de la séptima temporada. ¿Y tú, tienes ya elaborada tu teoría?

 

Read Full Post »

Más que una película de terror, yo diría que Déjame Salir es una historia de suspense. Primera propuesta cinematográfica del cómico Jordan Peele, combina ironía, humor, terror psicológico, conspiración y denuncia, lo que podría parecer un batiburrillo imposible de enlazar. Pues no. Es una entretenida película, con un metraje ajustado que se aleja (¡por fin!) de la manía de alargar los largometrajes hasta el infinito y más allá, que no pasará a la historia por la maravilla de las interpretaciones (aunque los secundarios son memorables) y que recupera el gusto por el cine de suspense (y por el cine en general), sin tener que recurrir a demasiada sangre ni sustos habituales.

Uno de los productores, Jason Blum, debe tener algún trauma familiar relacionado con una visita a algún pariente. Y es que está involucrado en dos proyectos que cuentan con elementos similares: La Visita y este Déjame Salir. En la primera, dirigida por M.Night Shyamalan, cuya forma de entender el miedo parece que está empezando a generar seguidores en la industria, unos niños acudían a visitar a unos abuelos muy particulares. En la película de Jordan Peele, un joven negro, Chris (Daniel Kaluunya) se ve inmerso en ese momento inevitable de toda relación, conocer a los suegros de su blanca novia (Allison Williams). Ni los padres de ella, ni el resto de parientes, ni el servicio que trabaja en la gran mansión, resultarán ser muy “normales”. Pasen y disfruten del suspense…

Read Full Post »

Comanchería es una de esas películas diferentes que buscan presupuesto fuera de los circuitos habituales de Hollywood y que, por tanto, no suele conseguir mucho reconocimiento en los premios oficiales. Dirigido por David Mckenzie y protagonizado por dos hermanos de vida azarosa, interpretados por Chris Pine y Ben Foster, y por un ranger a punto de jubilarse, este largometraje es un western aplicado a la actualidad, con sus forajidos, su sheriff y sus indios. Y un enemigo común: los bancos.

Cartel oficial de Comanchería, que consiguió una nominación a la Mejor Película en la última edición de los Oscar.

Eso es lo que significa Comanchería, “enemigo de todos”. Quizás a un estadounidense no le guste mucho el habitante medio que puebla los núcleos rurales que protagonizan la película o puede que sea al contrario, no en vano esta es la América que Trump llamó a las urnas y resultó más numerosa de lo que el resto del mundo pensaba. Tal vez el Estados Unidos de hoy se parezca más de lo que quiere al Lejano Oeste.

 

 

También el cine español tuvo su propia venganza a los bancos y su actuación durante esta crisis económica, con El Desconocido, película protagonizada por Luis Tosar y Javier Gutiérrez, que, más allá de la acción, profundizaba en el drama social de los embargos y la pérdida de hogares, pero también en el papel que han jugado en este proceso los propios trabajadores y consejeros de administración de los bancos. Son dos visiones desde dos culturas económicas y sociales diferentes pero, tal como dirían los comanches, con un punto en común: ese “enemigo de todos”, un sistema que los propios ciudadanos, muchos de ellos víctimas de la crisis y la falta de trabajo, han tenido que rescatar, y cuya paciencia se acaba.

Read Full Post »

Uno de los tópicos que envuelven los Premios Goya es denominar la gala de entrega como “la gran fiesta del cine español”. En realidad no lo es, es una reunión de nominados que aguantan el tipo los segundos que tarda el anuncio del ganador y luego intentan ocultar sus emociones si no ganan, mientras sonríen y aplauden al galardonados. Con alguna reivindicación social o crítica política por medio, las galas suelen ser tediosas, lo que resulta bastante contrario al concepto de fiesta.

En cambio, la gran fiesta del cine español ha abarcado el año 2016 con unas producciones cinematográficas de gran calidad que han ofrecido, ¡por fin!, una alternativa real a los largometrajes estadounidenses que lideran las listas de venta de entradas. Tres películas inteligentes son prueba de ello, tres thriller que, además, nos han colocado en un nuevo género cinematográfico, más allá del terror, en el que España ya posee nombres y películas reconocidas en el ámbito internacional, y de la comedia de enredo erótica festiva que suele quedarse sólo en las taquillas de nuestro territorio.

El hombre de las mil caras, dirigida por Alberto Rodríguez, recoge parte de nuestra historia cercana para narrar, con elementos propios del thriller, uno de los episodios de espías y corrupción más lamentables de nuestra historia, la detención de Luis Roldán. Una tarde para la ira, que obtuvo cuatro Premios Goya 2017, entre ellos Mejor Película y Mejor Director Novel para el actor Raúl Arévalo, narra una historia negra, descarnada, que nos enfrenta a un submundo que pensamos no existe en nuestra sociedad. Por último, Que Dios nos perdone, dirigido por Rodrigo Sorogoyen, es quizás el thriller más redondo de las tres propuestas, con un guión que ahonda en la maldad del ser humano y en las efectos devastadores del maltrato en la relación madre hijo en la construcción de la personalidad.. Con estas tres grandes películas, el cine español sí está de fiesta. Y aunque para algunos, su maestro de ceremonias podría ser Antonio de la Torre (protagonista de Una tarde para la ira y de Que Dios nos perdone), muchos queremos que este actor afronte un guión con mayor diálogo y que requiera otra expresión diferente a la del silencioso atormentado.

 

 

Read Full Post »

Me gustan las historias sobre hombres o mujeres de pasado oscuro, condenados por la sociedad y por su misma conciencia a convertirse en parias.

Me gustan las historias crepusculares; de hombres y mujeres en la senectud, que miran hacia atrás con nostalgia y hacia adelante con miedo, con la muerte siempre presente como una losa sobre su cabeza.

Me gustan las historias sobre la violencia: violencia como único recurso para la supervivencia, como venganza o como única forma de buscar e impartir justicia por parte personajes que no saben actuar de otra forma.

Me gustan las historias sobre la amistad entre dos hombres que a priori no deberían ser amigos, pero no se tienen más que el uno al otro y se reconocen como iguales.

Me gustan las historias que hablan de una paternidad (biológica o no) no deseada ni buscada, pero asumida por la necesidad o las circunstancias.

Me gustan las historias en las que un niño o niña aprende lo que significa vivir a través de los golpes que le da una vida dura e injusta.

Me gustan las road-movies: historias de viajes por carreteras que en realidad son viajes a través del tiempo y de uno mismo.

Me gustan las historias sobre desarraigados sin patria, que convierten en hogar cualquier lugar en el que puedan disfrutar de una buena cena en compañía y descansar sin miedo.

Me gustan las historias que relatan el fin de una época sabiendo que, cuando ésta acabe,  ya nada volverá a ser igual. Que todo va a cambiar y no necesariamente a mejor.

Por todo eso me gustan los westerns; y por todo eso me ha encantado Logan (James Mangold, 2016).

 

Read Full Post »

En esta semana en el que hemos “celebrado” el Día de la Mujer Trabajadora (incluyo las comillas porque no me parece la palabra adecuada con tanta desigualdad en el mundo) es una buena oportunidad para visionar el largometraje, nominado al Oscar a la Mejor Película, Figuras Ocultas, para descubrir a tres científicas afroamericanas que trabajaron en la NASA a comienzos de los años sesenta y a los que la historia ninguneó y, de paso, nos robó a muchas generaciones de mujeres la oportunidad de tenerlas como modelo de vida.  Estas tres mujeres de inteligencia incontestable no solo sufrieron el olvido y la falta de reconocimiento, hasta tener que esperar casi sesenta años a que el conocimiento de su trabajo se globalizara, sino que, en su momento, padecieron todas las trabas posibles, por ser mujeres y negras. A la inteligencia, estas mujeres sumaron dosis inagotables de valentía y tesón y pudieron así conseguir sus objetivos. Gracias por su lucha y por ofrecer su talento, cuando nadie parecía apreciarlo, a Katherine Johnson, Dorothy Vaughan y Mary Jackson. Sus talentos no estaban ocultos, fueron ocultados, que es algo muy distinto.

 

Read Full Post »

Hoy se estrena en España Fences, la adaptación al cine de una exitosa obra de teatro estadounidense, que se estrenó en 1983 y cuya vuelta a los escenarios en 2010 mereció tres premios Tony. Su versión en la gran pantalla opta, en la Gala que dentro de dos días desvelará los ganadores de los Oscar, a cuatro galardones: Mejor Película, Mejor Guión Adaptado, Mejor Actor (Denzel Washington) y Mejor Actriz Secundaria (Viola Davis). La película es intensa, con unas grandes interpretaciones propias de la calidad de los actores de los que hablamos, pero Washington, que además dirige este largometraje, se decanta por una semejanza tal con la pieza original que no deja de parecer una obra de teatro filmada. Y ahí nos podemos plantear si de verdad era necesario llevarla al cine, cuando se puede disfrutar de ella con la cercanía que dan las tablas en directo. Denzel Washington interpreta a Troy Maxon, un basurero en la década de los cincuenta que pide que dejen a los negros conducir también los camiones y no sólo recoger la basura detrás. Si en la primera parte de la película este hombre parece un padre de familia recto, poco a poco se van arrojando pistas de que puede que no sea así. Se trata de una historia hermosa, que muestra la vida de tantos que luchan por ofrecer a los hijos lo que sus padres no les dieron, con la intensidad que los seres humanos, generación tras generación, somos capaces de vivir nuestras relaciones personales, pero con demasiado diálogo para el formato cinematográfico y el impacto audiovisual al que estamos ya acostumbrados. Demasiado teatro en Fences sin poder disfrutar de la belleza de las interpretaciones en directo sobre el escenario.

 

Read Full Post »

Older Posts »

A %d blogueros les gusta esto: