Lo que Dana Scully fue para nosotras

Referentes Femeninos (II)

Pues como ya amenazaba hace unas semanas, estoy decidida a señalar con el teclado a aquellas mujeres (reales) y personajes femeninos (ficticios) que considero un referente. Si comencé con Kate Wislet y Olivia Colman y sus papeles en Mare of Easttown y Broadchurch, hoy quiero que cruce la pasarela una actriz que formó parte de mi adolescencia y que, por suerte, ha vuelto a cosechar grandes éxitos en televisión: Gillian Anderson, la mujer que interpretó a la agente especial Dana Scully en la serie de culto Expediente X. Cuando las niñas sólo veíamos policías masculinos, allí estaba ella, en ese Estados Unidos lejano, con toda la sabiduría del mundo en su cabeza, otorgando raciocinio y espíritu crítico y científico a la necesidad de creer de su compañero, Mulder.

Hoy, aun cuando siga existiendo ese extraño fenómeno por el que las científicas tienen menos presencia en medios de comunicación, congresos y, en general, en aquellos puestos que sean de mando, conocer a una mujer dedicada al mundo de la ciencia es casi normal. En aquel entonces era imposible ni de imaginar. Así que Dana Scully fue una revolución.

Ahora, casi tres décadas después, Anderson vuelve a estar de moda, por dos series que forman parte de los grandes éxitos de la plataforma Netflix: La Caza y The Crown. En la primera, Anderson vuelve a trabajar para la ley, en este caso tendrá que desentrañar los misterios de la mente de un psicópata y conseguir las pruebas suficientes para detenerlo y que sea condenado. Olvídense del fenómeno de la intriga, porque casi desde el primer momento conocemos al asesino, la serie bucea más en las emociones, los traumas psicológicos y los prejuicios sociales. La investigadora Stella Gibson es una mujer libre y, a lo largo de la serie, se verá de forma continua cuestionada por ello.

Sobre The Crown, poco puedo decirles, porque debo ser de las pocas personas, que tienen posibilidades de conectarse a un ordenador o dispositivo electrónico semejante, que no la he visto. Pero si a Gillian Anderson le acaban de dar un Emmy por su interpretación de La Dama de Hierro, por algo será…

La actriz que una vez se convirtió en Dana Scully sigue siendo para mí un referente, por diferentes motivos a los que me hacían adorarla en la adolescencia. Ahora, es una de esas mujeres que ha decidido llamar a la vejez por su nombre y empezar a quitarse piedras de la mochila. Díganme si no es maravilloso y liberador, que una señora como Anderson diga, en público, que ha decidido no volver a usar sujetador y que le da igual si las tetas le llegan a la cintura.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s