Una anomalía decepcionante

Uno de los aspectos positivos de muchos premios literarios es que dan a conocer a escritores que en su país natal son muy famosos pero pasan desapercibidos en otros lugares del mundo. Con la garantía de ventas que da poner el sello del galardón Goncourt, Seix Barral ha publicado La anomalía, de Hervé Le Tellier, ganadora de la edición 2020 y una obra que, a priori, tenía todo para gustarme. Decían que era divertida, con un argumento genial y complejo, original, absorbente y entretenida. Lo cierto es que lo único con lo que estoy de acuerdo es con el último calificativo. Sí, es una lectura amena, sin más. El humor yo no se lo vi por ninguna parte y la originalidad, pues tampoco. Vale, el argumento se vende muy apetecible, un avión que aterriza en Nueva York después de unas turbulencias de cuidado, para descubrir que ya había tomado tierra tres meses antes, con el mismo personal de cabina y viajeros con idéntico ADN. Es de interés el enfrentamiento que se produce entre estos «pares» de seres humanos, pero el intento de adentrarse en la ciencia ficción es un batiburrillo de referencias, como si el autor hablara de oídas y no se hubiera molestado en leer o ver al menos una representación de los cientos de novelas, ensayos, películas y series que se mueven como pez en el agua en la física cuántica o las teorías de la simulación. Para mí esta anomalía ha sido decepcionante, bien es verdad que los ganadores de los premios literarios se venden y gustan mucho, así que me da a mí que la rara soy yo. Tendré que preguntarle a mi «par» qué opina…

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s