Ser madre

Hace poco, en este mismo blog Araphant hablaba del tiempo, de su uso, de excusas, de hijos y de vidas. Como siempre que se menciona la palabra hijos, hubo alguna que otra mala interpretación y se lió. Hoy me toca a mí escribir la palabra hijos, a ver qué pasa.

En el libro ‘Seis horas, mi vida con endometriosis’, cuento que no sé qué fue primero si la decisión de no tener hijos o saber que probablemente no los tendría nunca como consecuencia de mi enfermedad. En el fondo, da igual, simplemente tener o no tener hijos es una decisión que se puede tomar libremente y que no mejora o empeora a una mujer.

Ser madre no es la culminación de nada, como muchos se empeñan en señalar, y tampoco es el menoscabo de capacidad alguna, como otros repiten una y otra vez. ¿Por qué saco hoy este tema?

Saco hoy este tema a raíz de un tuit que me ha recordado mucho a otro que supuso, en su día, un intercambio de opiniones bastante intenso.

Tras la retransmisión de la medalla de plata para Maialen Chourraut, Elisenda Roca escribía: “La palista donostiarra Maialen Chourraut gana la medalla de plata en aguas los @JJOOTokio2020. Los comentaristas insistiendo en su edad (37 años) y repitiendo “¡y habiendo sido mamá! (sic)”. ¿Qué les sorprende? ¿Piensan que ser madre te debilita? ¡Es todo lo contrario, señoros!”.

Tan censurable es el comportamiento de los periodistas como el de ella misma en su frase final, porque ser madre no debilita, pero tampoco hace que una mujer esté más capacitada para desempeñar su labor profesional, sea del tipo que sea. No, ser madre es ser madre, y punto. Ser regatista es ser regatista, ser periodista es ser periodist seas madre, padre, tío, tía, abuelo, abuela o nada.

El otro tuit al que me refiero hablaba de una candidata a la Presidencia de Canarias. Nada más anunciar su embarazo, una persona escribió: “Felicidades, sin duda un plus para una candidata”. Pues no, no era un plus para una candidata. Ser madre no capacita más o menos para ejercer la presidencia de un gobierno. Una mujer sin hijos pueda ejercerla peor o mejor, pero no por el hecho de ser o no madre.

Realmente, este tipo de aseveraciones, para mí, no dejan de circunscribirse a esa afirmación tan retrógrada de que una mujer no está ¿completa?, hasta no ser madre. Forman parte de ese ideario que también pertenece al patriarcado y, aunque no nos demos cuenta, lo afianzan desde una supuesta visión progresista que se ve atrapada por ello.

Sí, yo nunca sabré lo que es ser madre ni tendré los sentimientos de una madre ni sus vivencias, pero eso no me hace ni mejor ni peor profesional, mi profesionalidad y mis éxitos están determinados por muchos otros factores. Así que no, señora Elisenda no es lo contrario, simplemente es ser madre.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s