Educación afectivo sexual

Hace justo un año Naima Tavarishka escribía en este blog sobre Tik Tok, una red social extremadamente adictiva, con un algoritmo infernal a la hora de mostrar contenidos y que en su mayoría es seguida por adolescentes y jóvenes, aunque cada vez son más las personas mayores que se han sumado a ella.

Justo un año después, esta red regresa a este espacio, pero por cuestiones muy diferentes a las que ella apuntaba. Tik Tok ha generado una serie de personajes, los y las tiktokers, que cobran al mes más que cualquiera de nosotros y que se convierten en auténticos referentes para los chicos y chicas de su edad que los siguen a millones. Los elegidos no son muchos, pero se les ve y se les imita mucho.

Uno de esos tiktokers, Naim Darrechi -19 años y 27 millones de seguidores-, ha protagonizado estos días un vídeo escandaloso. Pocas serán las personas que no hayan visto u oído el polémico diálogo con el youtuber Mostopapi en el que se jactaba de engañar a las chicas con las que mantenía relaciones sexuales para hacerlo sin condón y que ellas pensaran lo contrario. Total, si luego protestaban era tan sencillo como decirles que era estéril, aunque también fuera mentira. Eso sí, si alguna se queda embarazada, que apechugue, pues abortar es un asesinato, según este chico. Esto que él ve como tan normal y de lo que tanto se ríe quien le entrevista es un delito de abuso contemplado en el Código Penal y que clarifica aún más el proyecto de ley de Garantías de la Libertad Sexual. 

Es cierto que muchos personajes con gran trascendencia entre los más jóvenes como Ibai Llanos han señalado lo lamentable de la afirmación y de que ese contenido se haga público como si tal cosa, bien por ellos, pero el comportamiento de Naim Darrechi pone de manifiesto un problema muy grave que ha calado en algunos jóvenes y que está derivado de la falta de educación afectivo sexual.

Los hechos demuestran la importancia de una educación que facilite a los chicos y chicas la toma de decisiones fundamentada sobre su sexualidad y sus relaciones, y que prevenga los abusos. No, educar no es pervertir, hacer a las personas libres y responsables no es inducir a comportamientos obscenos, evitar que Naim Darrechi o cualquier otro influencer presuma de la comisión de delitos no es una aberración, es la obligación de la sociedad, de las familias y de los educadores.

Se ha avanzado, no cabe duda, pero cada día hay más hechos que reclaman una asignatura obligatoria en la que se aborden estos aspectos, como también debería ser obligada la formación de profesorado y de las familias. Solo así será posible desterrar de esta sociedad la violencia y la discriminación de género, fomentar el conocimiento de uno mismo y del otro, prevenir enfermedades, tener comportamientos sanos y una mejor autoestima, y respetar la diversidad. 

Nuestra obligación es establecer los mecanismos necesarios para evitar más Naim Darrechi o hechos como que muchas mujeres del Reino Unido tengan que ofrecer refugios a otras mujeres en riesgo de sufrir violencia machista tras la derrota de Inglaterra en la Eurocopa.

Es necesario que los Estados se pongan manos a la obra, asuman la importancia de trabajar por la igualdad y establezcan un sistema que haga posible la educación de las personas que deberán construir la sociedad del futuro.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s