El momento

equilibrista-inflexión

 

Tienes que entender que va a llegar un momento en que te va a dar lo mismo si tu pareja se enrolla con alguien del trabajo o si sube a la terraza a buscar la ropa y se alonga demasiado. Y se cae. Suenan las sirenas.
​Tienes que entender que va a llegar un momento en que te va a dar lo mismo si la persona que se te acerca en la calle te quiere saludar porque fue contigo al colegio, quéhacescómotevacuántotiempoquéesdetuvida, o si es un ladrón que saca una navaja y te dice “ehhh, ni te muevas”.
​Tienes que entender que va a llegar un momento en que te va a dar lo mismo si la foto que estás viendo fue en Los Caños o en Chipiona, de dónde carajo sacaste ese pareo.
​Tienes que entender que va a llegar un momento en que te va a dar lo mismo si la piba en la charcutería te da doscientos gramos de pavo o de jamón; si el médico te dice que subió o bajó; si la persona a la que quieres te dice que te sigue queriendo o ya no.
​Y cuando eso pase, camarada, es el momento de prestar atención.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s