Desafecto

Las palabras en español que acaban en -cto, como compacto, abyecto, abstracto, adicto, proyecto o aspecto, entre tantas, más allá de su significado, siempre me han transmitido una sensación de contundencia y respeto. Debe ser la sonoridad de su pronunciación, quizá, pero lo cierto es que son palabras que me gustan.

En ello andaba el otro día, pensando en estas cosas vitales para el funcionamiento del mundo, ya ven, cuando me tropiezo en una cafetería conocida del pueblo en que vivo con una gran mujer, profesora mía en mis años del instituto, amante de la política, apasionada, crítica, reflexiva y comprometida y le digo:

Ven, siéntate dos minutos, tengo mucho interés en saber qué piensas sobre lo que está pasando.

-¿Sobre el panorama político, verdad?

-Sí, claro.

Desafecto, crece el desafecto. Me preocupa. Los partidos y sus dirigentes van por un camino que no es por el que va la sociedad y su realidad.

Con esa palabra me fui a casa, pensando en esa clave. Los caminos de la gente y de quienes nos gobiernan no coinciden, ni siquiera son líneas paralelas, sino que se bifurcan cada vez más. Y de pronto me di cuenta también de que “desafecto” tendría que ser otra de las palabras rotundas, contundentes, de las que hablaba antes. Pero esta ya no me gusta, ahora sí, por su significado.

Anuncios

Un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s