Cualquier tiempo pasado fue peor

Vivimos un momento de “revival” y nostalgia. Cada vez son más las películas, series o novelas que se homenajean o recuerdan a los años 80. Y surgen los que opinan que en los 80 todo era mejor. O muchas cosas eran mejores. O algunas. Y la verdad es que no. Siempre tendemos a pensar en el pasado en los términos de la consabida sentencia: “cualquier tiempo pasado fue mejor”. Pero es mentira. El pasado siempre es peor, porque la evolución y el progreso siempre van a mejor. Si no, serían involución y retroceso.

Podría hacer una lista inmensa de cosas que ahora son mejores que en el pasado y no terminaría de enumerarlas. Sin embargo, si hacemos una lista de cosas que antes eran mejores, probablemente hablaríamos de asuntos inmateriales como creatividad o talento. Pero poco más. Porque los genios saben sacar lo mejor de sí en condiciones adversas. Y las condiciones, en el pasado, fueron más adversas de lo que lo son hoy. Y no es que hoy haya menos talento, no. Es que hoy las condiciones permiten hacer a más gente cosas que antes solo estaban permitidas a unos pocos. Y claro, entre tanta tierrra, es más difícil encontrar el oro.

Cuando miramos al pasado con nostalgia, en realidad no echamos de menos aquellos tiempos per se. Echamos  de menos nuestra juventud, nuestros amigos, nuestra vida de entonces. Y está bien. Siempre y cuando no rechacemos las cosas de las que podemos disponer hoy solo porque nos empeñemos en pensar equivocadamente que las cosas de antes eran mejores. Hay cosas que desaparecieron (las cintas de casette, el VHS) y otras que desaparecerán sin remedio. Y eso también está bien, porque generalmente esas cosas serán sustituidas por otras que sin duda serán mejores (aunque nuestra nostalgia nos lleve a pensar que no).

Un solo ejemplo: Para poder hacer lo que hoy hacemos con un teléfono móvil en nuestras vacaciones, antes hubiéramos necesitado una cámara de fotos, otra de vídeo, una cabina de teléfonos, una enciclopedia, una librería, una televisión, una radio, un cartero… Ahora sólo necesitamos un aparato que nos cabe en un bolsillo. Y hay gente que se enorgullece de no tener teléfono móvil. Insensatos. Estamos viviendo una revolución tecnológica y social como nunca antes se había dado. Aprendamos de ella en lugar de darle la espalda. De nosotros depende que cualquier tiempo futuro sea mejor.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s