Cotidiano Efecto Rashomon

Una película de Akira Kurosawa dio nombre a un efecto que, con toda probabilidad, ya hayamos experimentado en lo que va de día: el Efecto Rashomon. Se trata de algo muy humano, la diferente percepción que cada uno elaboramos de los hechos que presenciamos. Es ese proceso mental por el que los testigos de un acontecimiento pueden contar versiones diferentes de una misma realidad. No voy a entrar aquí en reflexiones filosóficas sobre si existe la verdad o si nuestros recuerdos históricos y biográficos pueden entenderse como ciertos. Lo que quiero decir es que cada vez el mundo me da más pruebas de que este efecto no sólo se produce ante un accidente, por ejemplo, sino en relación a lo que entendemos está pasando en nuestra ciudad, país y planeta. Creo que es la única respuesta posible a la incógnita de tantos políticos y simpatizantes asombrados con las cosas que les pasan y que siguen viviendo a años luz de la realidad de las clases media y baja, o sea, de la mayoría de los mortales. Este cotidiano efecto Rashomon debe ser el que provoca que para algunos la crisis económica ya sea cosa del pasado, mientras que otro no vemos grandes cambios.

 

Anuncios

Un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s