Sábado para mí

Dicen que uno quiere en ocasiones lo que no tiene… muy típico del ser humano, el inconformismo no sano, la protesta continua, el mucho decir carpe diem y poco practicarlo. Pues bien, creo que puedo ser representante de ello, no sé en qué porcentaje, pero me veo reflejada.

Admitido este fallo de sistema, hace unos días organicé en mi mente, con permiso de mis ‘piojos pegaos’, que en cuanto pudiera tendría un sábado para mí. Padre y niñas en otros menesteres, opté rápidamente por tirar de las mías, de mis amigas, las de siempre.

Pero no puedo pretender que de pronto sus agendas encajen en mi escasos días libres, ellas, las pobres, que salen poco… y así fue que decidí que este sábado será el día: lo voy a pasar sola, un sábado para mí. Lo tengo todo planificado (¡qué raro!), mi jornada será algo así como:

−Ducha, desayuno, siesta, comida, siesta, paseo-baño en el mar (pórtate, Lorenzo), siesta, caña/vino, cenita, siesta... bien así, ¿no?

Y ante posibles tentaciones del exterior para que me comunique con mis semejantes, he decidido blindar mi plan ante notario, de modo que si incumplo tendré que denunciarme por saltarme lo firmado y puede que tenga que pagarme una multa nada desdeñable.

Así que, estimados y estimadas, el sábado no estoy, no me busquen, no pienso coger el teléfono… Mmmm, ni lo intenten… Aunque siempre estoy abierta al diálogo, ya saben que el verbo ‘negociar’ parece que ha vuelto al mapa de la actualidad 😉

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s