2018

He escrito sobre tantas cosas en esta casa nuestra que creo que he empezado a repetirme. Tengo tantos posts de protesta, de quejido, de lamento ante los recortes y el maltrato que todo lo público ha sufrido desde que los políticos decidieron que esa era la fórmula para “salir” de la crisis, que me empiezo a sentir abuela cebolleta.

Afortunadamente también he escrito sobre cosas más amables: algún viaje, alguna anécdota más o menos graciosa, alguna historia, algún cuento, alguna canción… Pero, sin duda, haciendo balance, prima la rabia (aunque no se lo crean, he intentado controlarme, porque la rabia tiene efecto rebote y el estado de ánimo se resiente, pero ¡qué difícil!).

No sé cómo se presenta el 2018. ¿Cómo saberlo?

Lo que sí sé es que todos nos merecemos que lo público se respete, se proteja y se defienda, que crezca y que todas las personas vivan sin miedo. Sin miedo a no poder pagar los estudios de nuestros hijos e hijas. Sin miedo a enfermar o a perder el trabajo. Sin miedo por vivir en un país donde no se promueven ni se valoran la investigación ni la cultura. Sin miedo a que nuestro futuro sea una incertidumbre oscura y tenebrosa.

Ese es mi deseo para este año que comienza.

Nuevo Presentación de Microsoft PowerPoint

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s