Emociones individuales y colectivas

A los del Sur nos venden que el frío viene del Norte. Ha sido siempre así, una porque en efecto el clima lo es por allá arriba, otra porque así ha interesado desde el punto de vista económico, máxime cuando se ha desatado el éxito de la literatura llamada “negra” de autores del norte europeo. Sin embargo, no hay frialdad posible en la película danesa La Comuna, dirigida por Thomas Vinterberg y que vio la luz en el continente el año pasado. Nacida en 1977, en mi infancia y sobre todo en la adolescencia  oí muchas veces la palabra comuna, normalmente para definir a un grupo de hippies salidos de los movimientos del mayo del 68 que normalmente no querían trabajar y que se unían para vivir en un ambiente de desenfreno y libertinaje. No esperen nada de todo esto en la película. Aunque la narración se hace lenta en determinados momentos de la película, merece la pena darle una oportunidad aLa Comuna  que cuenta, con sus momentos de humor, un intento serio de un matrimonio, en los años setenta, de convertir una enorme casa en sede de un estilo de vida colectivo. En realidad, este largometraje habla de emociones, algunas compartidas y otras imposibles de soportar o someter a la colectividad, aún cuando los otros quieran ayudar.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s