Berenjenas asadas

Mon Œil @ Flickr.com (CC BY 2.0)
Mon Œil @ Flickr.com (CC BY 2.0)

Yo nací por culpa de una berenjena cruda. La habían vaciado y horneado con ajo, tomate, champiñones y algunas hebras de su propia carne. Estaba sabrosa pero cruda, porque las berenjenas son muy puñeteras de hornear.

Él, que era de natural torpe, derramó su vaso de agua cuando se fueron a sentar. Y aquel baño imprevisto tampoco le sentó nada bien a la cena. Masticaron en silencio un buen rato, apretujados junto a la luz de las velas.

El apagón duró un par de horas y arruinó la receta, ya de por si complicada. Y fue por aquella hartura de masticar, resuelta en un remolino de oscuridades sobre el sofá, que acabé naciendo yo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s