Premio Mario Bohovslasky

Es curioso cómo, a veces, nos damos cuenta de que nos hacemos mayores por cosas que nos vienen de forma inesperada. Me refiero a que las canas ya las vamos viendo venir. Las arruguillas. Los cambios en el cuerpo. La disminución de la tolerancia al trasnoche… todo eso es progresivo. Al menos en mi caso.

Pero que te den un premio a la trayectoria es fulminante en cuanto a significado: “trayectoria” significa que te ha dado tiempo a hacer algo, ¿no? Igual me equivoco. En realidad puedes haber hecho algo especial siendo muy joven. Ejemplos hay a patadas.

Así que no, no pensaré que me hago mayor, sino que sigo en proceso de obtener una versión de mí que me mole y con la que me sienta bien. No se crean, no es fácil autoanalizarse. A veces una se siente incómoda en ciertas etapas de la vida. Se autoexamina y descubre que hay partes de esa vida que no le gustan. Y se toman decisiones difíciles. Se huye de cosas que no hacen bien. Se crece, en definitiva. Puede que haya un cierto grado de aceptación en todo este proceso. Si no, sería insufrible. Pero una debe sentirse cómoda con esa aceptación.

¿Y todo este discurso a qué narices viene?

Pues a que me han concedido un honor inesperado: el premio “Mario Bohovslasky” de la ARP Sociedad para el Avance del Pensamiento Crítico.

Y me he puesto a pensar en qué narices habré hecho yo para merecer tal honor. He tenido que hacer una revisión crítica que no me ha llevado a ninguna gran conclusión (tienen que ver al resto de premiados para comprender mi desazón). En este proceso de autorevisión me he puesto a releer algunas de las cosas que he escrito en este blog en los últimos siete años y me he dado cuenta de algo: Siempre[en]medio ha sido mi casa, mi rincón, mi espacio para poder decir lo que me ha dado la gana, para dar voz a esa rabia, para maldecir y alabar, para contar y explicar, para lamentarme y alegrarme.

La comunicación de la ciencia la he hecho, principalmente, en los lugares en los que he trabajado. Me he sentido siempre afortunada por ello. Mucho. La divulgación la he hecho en otros lares (como Naukas o HdC) y en distintos formatos (descubrir la astrocopla de la mano de Manuel González ha sido de las mejores cosas que me ha pasado en los últimos años). Pero aquí he podido gritar. Esta parte de mí la redescubro cada vez que leo posts antiguos. ¿Soy yo así de directa? ¿Soy así de guerrera? ¿Esas palabras son mías?

Lo son. Son mías. Sin duda, me habré equivocado mil veces. Habré errado. Pero mi intención siempre ha sido aprender, comprender y compartir. En eso sí me veo siendo una escéptica con todas las letras. Así que ¡gracias! ARP-SAPC por concederme este premio: estoy totalmente abrumada y me habéis hecho muy feliz pero, sobre todo, me habéis hecho pensar.

Y ¡gracias! Siempre[en]medio, por ser mi casa, esa casa desde la que he podido ser la escéptica que recibe este premio con una sonrisa que no me cabe en la cara. ❤

 

P.D.: Desde aquí doy la enhorabuena a J. M. Mulet, miembro de la ARP-SAPC, que ha recibido el premio “Lupa escéptica” este año. Porque para cambiar las cosas (sobre todo en la tele) hay que implicarse. Y estar en el ojo del huracán no es fácil. 😉

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s