La ignorancia graciosilla que me toca las gónadas

Dirán que es exagerado. Que a mí qué me importa que un medio angloparlante le de pábulo a un “periodista” graciosete que publica un artículo burlándose de los nombres que se le han puesto a unos asteroides. De hecho, tras mostrar mi indignación en twitter, hay quien me ha dicho que me relaje, que solo es la opinión de un tío al que no le gustan cómo suenan en inglés los nombres “Miguel Hernández” o “Javier Gorosabel”, entre muchos otros. Claro. Si tienen razón, por qué iba yo a mosquearme. Si el impronunciable nombre del periodista fuese criticado en alguna tribuna se nos trataría de xenófonos, o vaya usted a saber. Pero claro, los impronunciables son los nombres de dos personas que este señor ni se ha molestado en buscar.

Y como me ha tocado mucho las gónadas no pondré ni el enlace, les adjunto una captura de pantalla de la porquería de artículo graciosete que ha publicado el bicho este (en inglés, claro). Hasta grima me da…

Y ahora les explico por qué me ha molestado.

Javier Gorosabel.Hace unos años, en un congreso de astronomía, conocí en persona a un astrofísico (ya lo conocía antes de vista y de los impresionantes trabajos que había hecho) que no paraba de sonreír y que, aunque estaba afónico, estuvo cantando y contando chistes durante toda la cena del congreso con otro muy buen amigo. Ellos se conocían desde la facultad. Se notaba que era una persona encantadora. ¿Saben esas veces en las que una piensa “Merece la pena conocer a este tío, es muy grande”? Lo suyo era contagio de alegría.

Pocos meses después me entero de que ha fallecido. Con 46 años y una trayectoria brillante (solo tienen que ver las citas a sus trabajos científicos), Javier Gorosabel se fue. Dicen quienes le conocían que se fue valiente. A él se lo llevó un tumor cerebral y a mí se me partió el corazón. Por sus amigos, su familia y toda la gente que le quiso y le quiere.

La semana pasada el mundillo de la astronomía española se felicitaba porque habíamos conseguido nombrar dos asteroides con los nombres de Miguel Hernández (que murió encarcelado por el régimen de Franco a los 31 años de edad) y Javier Gorosabel. Era un homenaje póstumo, un mensaje hacia las estrellas. Una forma modesta, pero sincera, de hacer que sus memorias no se olviden.

Y llega el papanatas este con su graciosismo barato y dice que le suenan mal los nombres… ¿Y no puedo cabrearme?

¿Qué le costaba buscar en google? Para que vean que no somos los únicos con “periodistas” del estilo del #SoyCopérnico. Elementos de estos hay en todas partes. La estulticia es universal.

Y yo estoy hasta las gónadas de gentuza, oigan.

Para quienes quieran saber qué hacía Javier y cómo contaba las cosas, no se pierdan esta charla maravillosa. Yo no me quito la sonrisa de la cara. (La lagrimilla viene después).

 

 

 

Anuncios

10 comentarios

    • Pa que veas. Si es que se notaba que era una persona estupenda. Yo, que apenas le conocí, quedé desolada. Fue una sensación muy rara. Noté la profunda tristeza en los que le conocieron y me afectó. Sensible que es una…

  1. Independientemente de la tocada de gonadas, que da rabia, dale la vuelta e imagina la risa sorda que soltaría Javier ante toda la polémica por su nombre ;). Es algo que sabía hacer: dejar esa sonrisa en la cara; y ese creo que es el mejor legado para recordarle. Besitos

    • Miguel: ahí te tengo que dar la razón, hacerte el pinopuente y dar una voltereta de lado para darte la razón. Javier debe estar echándose unas risas. De las grandes. 😉

  2. Pues sí, efectivamente es una charla maravillosa. Gracias por presentarnos a Javier y Miguel, para los que no los conocíamos.

  3. ¿Pero los nombres de estos planetas menores quedaron como dice el artículo de Gismondo (Miguelhernández y Javiergorosabel), o quedaron como “Miguel Hernández” y “Javier Gorosabel”? Porque si hubiesen quedado de la segunda forma, estoy de acuerdo con el enfado contra el escritor del artículo, pero si quedaron de la primer forma, pues sí tengo que darle algo de razón. Miguelhernández y Javergorosabel suenan más a dirección de correo electrónico que a nombre de cuerpo celeste y creo que el autor habría tenido el mismo problema con, no sé, Stephenhawking o Carlsagan o Neildegrassetyson, el problema no son los nombres en sí, sino la manera en que al parecer quedaron registrados. Vamos que hasta Galileogalilei sonaría francamente ridículo.
    ¿Era imposible dentro de las reglas de nomenclatura usar palabras separadas para nombrar estos planetas menores? Y de ser así ¿no habría sido posible nombrar esos cuerpos con solamente los apellidos? Seguramente que habría quedado registro del por qué existe un cuerpo llamado Hernández y uno llamado Gorosabel, conservando la naturaleza del homenaje.

    • Hola Daniel. No, no es imposible, pero es que la nomeclantura de los asteroides suele ser así. Las reglas son:

      – Máximo, 16 caracteres.
      – Preferiblemente sin espacios.
      – Pronunciable.
      – Caracteres latinos.
      – Que no sea ofensiva.
      – Que no esté repetido o sea similar a otros cuerpos menores.
      – No se permiten nombres comerciales.
      – No se recomiendan nombres de mascotas.
      – En el caso de políticos o militares, han de pasar cien años después de su muerte para ser aceptables.

      Así, tenemos los asteroides 5535 Annefrank, 6984 Lewiscarroll, 39415 Janeausten o 25924 Douglasadams. Pero de esos no hubo protestas conocidas 🙂

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s