Yo me acerco a ayudarte

Me dijo: “tú tranquilo, hazlo lo mejor que puedas, y si te ves agobiado no te preocupes que yo me acerco a ayudarte”. No busquen interpretaciones trascendentales, hablábamos de un partido de fútbol sala. Y quien me lo dijo era mi compañero en el cierre del equipo. Jugábamos el Trofeo Rector de la Universidad, contra un equipo de Medicina. El nuestro estaba formado por estudiantes de muchas titulaciones, yo creo que éramos el menos universitario de todos los conjuntos, y el menos oficial de todas las escuadras. Nos reíamos mucho, compartíamos amistad vieja y sincera. Algunos habían sido futbolistas, otros ni siquiera éramos deportistas.

Me dijo: “da igual, lo importante es compartir este rato, lo haces mejor o peor; lo divertido es hacerlo juntos y ya“. Él ni se acordará de estas palabras, pero a mi, casi ocho años mayor, me sirvieron como un aliciente, un aprendizaje, para salir allí, colocarme en el centro de la cancha y dar todo de mi, todo lo que supe o pude. Si fallaba, si la cagaba (podía darse con mucha seguridad esta situación) él estaría allí para ayudarme.

No recuerdo si ganamos o si perdimos aquel día. Ni siquiera si jugué cinco, diez o veinte minutos. Solo recuerdo que aquel amigo me dio esa lección de vida: estaré aquí para ayudarte, y con ella una confianza ciega en mi mismo. Saber que él estaría ahí al lado me hizo mucho más fuerte.

Han pasado ya casi 17 años de eso. La Esclerosis Múltiple llegó a su vida, callada, traicionera y vil, y se coló por sus rendijas, empezó a hacer estragos en su día a día. Pero él no se para, no se rinde, no deja de sonreír, y lo más importante, no deja de ayudar. Como me dijo aquel día, “estaré aquí para ayudar”, y eso está haciendo. Y me gusta pensar que parte de su fortaleza radica en que es consciente que muchas personas estamos aquí, a su lado.

Yo quiero estar aquí, ayudarlo a él y a los que están como él, porque le debo esa ayuda, y esa sonrisa. Porque #rendirsenoesunaopción. Porque si compartimos el peso de los fardos que nos carga la puñetera vida, se hace más ligero el viaje, los obstáculos más llevaderos.

Marino, esta va por ti, te la debía. Este partido sí que lo vamos a ganar.

Si quieres echar un cable para actuar localmente y ayudar a personas con Esclerosis Múltiple puedes enviarme un correo a jleonciog@gmail.com o ponerte en contacto con la Asociación Pichón Trail Project. Puedes ayudar económicamente, corriendo, o de cualquier forma que se te pueda ocurrir.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s