La Reina Blanca

Debo reconocerme seriéfila a estas alturas de la vida. La televisión en sí no me interesa, pocos programas hay que sean dignos de ver en ella, incluso me atrevo a decir que existen cadenas que aboliría en mi televisor. Por eso hace ya tiempo que lo que veo son documentales o series, mayormente series, y si son históricas mucho mejor.

A lo largo de esta semana he visto The White Queen, basada en los libros de Phillippa Gregory –La Reina Blanca, La Reina Roja y la Hija del Hacedor de Reyes-. Quitando el hecho de que son novelas históricas y como tales tendrán parte de ficción, he de reconocer que me ha llamado mucho la atención en el sentido de que, precisamente, por ser parte de la historia, la gran mayoría de los hechos ocurrieron y fueron así.

En las novelas y por lo tanto en  la serie se relata cómo se desarrolló La Guerra de Las Dos Rosas (1455-1485). Por un lado estaba la Dinastía Lancaster (los representaba la rosa roja) y por otro lado la Dinastía York (a los cuales los representaba la rosa blanca). Cuesta creer la cantidad de pactos, traiciones, secretos, ambiciones, hipocresía, cambios de bando y muertes que se produjeron durante esta guerra. El que hoy era tu aliado mañana podía ser tu enemigo más acérrimo y viceversa ¡Y se quedaban tan anchos!

Pongo un ejemplo gráfico para que os hagáis una idea. En teoría, Margarita Beaufort (madre de Enrique Tudor, futuro Enrique VII de la Dinastía Lancaster) ordena el asesinato de los hijos varones del Rey Eduardo IV (Dinastía York) e Isabel Woodville tras la muerte de este para evitar que lleguen al trono y, conseguir así, que su hijo esté más cerca del mismo. Pues la Reina Isabel que ya no es Reina, caída en desgracia tras haber sido declarado nulo su matrimonio con Eduardo IV y sus hijos bastardos, y a pesar de tener este dato de la más que posible traición de Margarita, promete a su hija mayor, Isabel, con Enrique Tudor, para que así ella llegue a ser Reina de Inglaterra y digamos, la dinastía York, siga en el trono.

¿En serio? ¿Tan importante es el poder? Muchas veces decimos que la realidad supera a la ficción, pero yo no me puedo creer la cantidad de “malas artes” que se pueden utilizar para llegar o conservar el poder ¿a cualquier precio?

Me he quedado bastante impactada con todo lo que sucedió a nivel histórico en la serie y esto me ha hecho preguntarme si hoy en día el poder sigue teniendo esa gran influencia en las vidas de las personas. Probablemente sea así, otros problemas, otras historias, otros secretos y otros tiempos en definitiva, pero el fin es el mismo. Quien tiene el poder tiene la fuerza, da igual el precio que haya que pagar. Simplemente no lo entiendo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s