El paquete

Si eres del Madrid tienes que ser facha, español hasta las trancas, has de preferir el resultado favorable al buen juego, confiar en tu equipo hasta el sobradismo y manosear el señorío. En cambio si eres del Barça has de ser independentista catalán, de natural pesimista, poseer un ADN especial que te obliga a sobar la pelota de un modo preciosista aunque no ganes y tener valors, pero no en bolsa.

Si eres catalán eres soso, trabajador, agarrado y sudas pa amb tomàquet (y eres del Barça, és clar). Si eres canario eres carnavalero, pausado, vives en la playa y tienes leche con gofio en lugar de sangre.

Si eres de izquierdas has de ser abortista, perroflauta, ateo y pobre. Si eres de derechas tienes que ir a misa los domingos, montar una empresa, saber manejar el dinero y tener una casa grande en la que poder criar bien a tu familia numerosa. Y no puedes ser joven y de derechas igual que no puedes ser un señor mayor con rastas. Y no puedes pedir que, ahora que ETA ha dejado de matar, sus presos puedan volver a cárceles de Euskadi sin mearte en las tumbas de las víctimas. Como tampoco puedes pedir un referéndum sin querer romper España ni preferir que gane el No sin ser españolista.

Es bastante fácil.

El día a día es básicamente un pasillo de IKEA lleno de paquetes bien precintados donde todos los tornillos están contados. No se escapa nada. Las explicaciones, bien claritas, te llevan a buen puerto si las sigues a pies juntillas. Si no es así, el horror. Yo qué sé, un culé gaditano afiliado a las Nuevas Generaciones del PP. O un obrero merengón de Santa Coloma de Gramenet. O, Dios nos libre, un cura socialista de Teguise intolerante a la lactosa y el gluten.

Igual que si terminas la cajonera Malm y te sobra un trozo de chapa, cuando te encuentras con estos engendros solo puedes exclamar: ¿Por qué? E igual que en atención al cliente la respuesta más frecuente es el silencio.

Porque ¿qué puede ser lo próximo? ¿Un musulmán que no sea machista ni terrorista? ¿Un inmigrante que no sea un vago que, a la vez, me robe mi puesto de trabajo? ¿Un niño que les pida una muñeca a los Reyes Magos? ¿Una niña futbolista? Sí, claro, y un mueble de IKEA personalizable. No hija no. Orden, señores, ¡orden!

paquetesimeone
Lo admito, esta foto simplemente pretende atraer a curiosos. Pero paquete, paquete tiene.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s