Vulnerabilidad

El amor nos hace vulnerables y sensibles, tengo claro que tras malas experiencias en el amor nuestro cerebro y nuestro corazón se traumatizan y tratan de protegerse ante los posibles “futuros” ataques que lleguen del exterior, no están dispuestos a sufrir las mismas decepciones, los mismos desplantes, las mismas traiciones ni, en definitiva, el desamor.

El cerebro, pensando que es más inteligente que el corazón, le pone una coraza a este y trata de defenderlo de cualquier peligro que le aceche. Es muy protector y la racionalidad le ayuda a serlo.

El corazón es más hippy, no teme tanto al peligro, le gusta arriesgarse y vivir emociones fuertes, piensa que más vale darlo todo en el amor que quedarse a medias, aunque después de una fuerte decepción sea el cerebro el que venga a recomponerlo y a ayudarle a curar sus heridas.

Poco a poco nos volvemos menos vulnerables, nos resistimos mucho más a que traspase nuestra fortaleza el amor, el cerebro se vuelve más fuerte y el corazón, cansado de ser herido una y otra vez, se deja llevar por el cerebro y no lucha por volver a enamorarse.

Sin embargo, algunas veces (he de reconocer que pocas), conocemos a esa persona que hace que el corazón se rebele y le diga al cerebro: “¡Eh!, ¡tú!, para… ¡que esto es otra cosa!”, en estos casos el cerebro intenta rebelarse y recordarle lo mal que lo ha pasado en ocasiones anteriores, que no vale la pena, que va a volver a pasar lo mismo… trata de mantenerlo en su zona de confort y que no salga de ahí, pretendiendo de una manera egoísta que no vuelva a sufrir.

En estos momentos ya es demasiado tarde, el corazón ha detectado algo nuevo, ha conectado con otro corazón que responde de la misma manera que él, que late a su mismo compás, que le da todo el amor que necesita y se lanza al vacío, bajando la guardia, dejando que poco a poco esa coraza vaya cayendo.

La coraza se desmorona y se nota porque nos volvemos más sensibles y volvemos a ser vulnerables con esa persona que nos está robando el corazón, pero no nos importa, porque el amor hay que vivirlo con todos los sentidos y con todas las ganas, haya pasado lo que haya pasado anteriormente. Si no lo hacemos, es probable que no nos estemos dando la oportunidad de encontrar a esa persona maravillosa que quiere justo lo mismo que nosotros y que nuestro corazón estaba esperando para volver a ser vulnerable, esta vez sin dolor.

corazoncoraza

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s