Y Nala nos dio una segunda oportunidad

Es uno de los momentos más importantes de una vida. Cuando tras años de trabajo llega el momento de la jubilación. Algunos no consiguen acostumbrarse al nuevo ritmo, otros están deseando obtener al fin la mayor recompensa: tiempo libre. No sabemos qué pensará Nala de su reciente jubilación. Sí nos imaginamos que ahora disfruta más de la manada que compone su familia, aunque tenga que soportar los juegos y travesuras de tres bulldogs francés, del pastor belga Anker, que ahora patrulla las calles, y del jovencísimo Gramo, que comienza la andadura del adiestramiento y que, de momento, adora morder la cola de Nala.

nala1
Se calcula que Nala puede tener unos nueve años, como buena fémina prefiere ocultar su edad real… Fotos cedidas por David Padilla.

El pasado 28 de septiembre, con motivo de la celebración patronal de San Miguel Arcángel, Nala se jubiló con honores en un acto de la Policía Local de San Cristóbal de La Laguna celebrado en el Teatro Leal.  Acompañado del que es sin duda el amor de su vida, David Padilla, que apostó por ella, la rescató de Valle Colino y la adiestró para que formara parte de la Unidad Canina adscrita a la URSI (Unidad de Refuerzo al Servicio e Intervención) de su municipio. Nala se convirtió en una detectora de estupefacientes al servicio de los ciudadanos y obtuvo la familia que se merecía y que supo ver su valía. Ahora, es la primera de un proyecto innovador en Canarias, que galardonará a todos aquellos animales que por enfermedad o edad avanzada deban jubilarse de la Unidad Canina y que lo harán con el honor que han defendido en las calles. Una de las prioridades de este especial departamento es que se prioriza que su integrantes sean de segunda oportunidad, esto es,  que hayan sufrido el abandono y que pasen a pernoctar con su adiestrador los 365 días del año. Nala tuvo la suerte de que el policía David Padilla, al que sólo basta escucharle unos minutos para saber que adora a su “familia peluda”,  se cruzara en su camino. En realidad, ella fue quien nos dio una segunda oportunidad a nosotros, una sociedad que la había abandonado , y que, en cambio, recibió su trabajo en favor de su seguridad. Ojalá Nala tenga una plácida y larga jubilación con su manada.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s