La zona VIP

Hace meses ya, se celebró en Tenerife el Starmus Festival (fantástico) y decía un amigo que la entrada era carísima, que no todos los estudiantes podían permitirse el desembolso de los 250 euros que costaba y que la ciencia no debería limitarse a los bolsillos más llenos sino hacerse accesible a todo el que sintiera interés por ella. La cuestión es para reflexionar y eso hice. Estaba totalmente de acuerdo con su premisa aunque luego pensé que la ciencia en sí no se encontraba en aquel festival sino en la facultad y que, por desgracia, ésta tampoco está al alcance de todos. «Eso sí que es grave».

En medio de esos pensamientos me descubrí a mí misma junto a la línea que separaba la zona viaipí de la zona de los “pobres” (entrecomillado después del atraco de la entrada, que para no estudiantes alcanzaba los 800 euros en taquilla). Cerca de aquella línea, que era imaginaria pero casi palpable, había una mesa repleta de jarras de agua y zumos. Vi pasar a cientos de personas junto a ella pero reparé en una mujer que le decía a una niña, “mira, aquí hay agua”, y cuando se disponía a pedirla (cartera en mano) le dijeron, “no, señora, esto es sólo para VIPs”. Vi a esa mujer retroceder intentando explicarle a su hija por qué aquella agua no se podía beber por más sedienta que estuviera. Y pensé, «esa niña está aquí dentro con acceso a la ciencia y sin acceso a ¡un vaso de agua! ¡Qué nos pasa?»
Y es que hay cosas de nuestra sociedad tan difíciles de explicar que nos quedaríamos rojos, muertos de vergüenza ante las preguntas de cualquier niño inocente.

Acabó el coffee break y volvimos a la sala. Allí sentada atendiendo a las charlas -interesantísimas todas- pensaba en aquellos compañeros que se habían quedado fuera, que no habían podido ahorrar el dinero para entrar y veía allí a los representantes del Cabildo de la isla sentados en sus asientos VIP junto a los científicos más renombrados del mundo y pensaba, «probablemente hayan disfrutado de alguna de las conferencias, digo yo que algo habrán entendido (eran bastante divulgativas), habrán fardado con amigos y familiares señalándose a sí mismos en la foto de grupo “mira, ahí estoy yo, y este de aquí es Brian May, el guitarrista de Queen”», así los imaginaba yo, siendo optimista y considerando que conocieran al grupo Queen (no iba a esperar que supieran quién era Roger Penrose). Y como en este festival, en tantos otros espectáculos, performances, actuaciones, celebraciones religiosas o no, hay una serie de asientos reservados a nuestros representantes políticos (casi siempre en primera fila), algunos vacíos, algunos ocupados por políticos que asisten por compromiso y se pasan la velada mirando el móvil y tanta gente en casa con tanta ilusión por ir pero sin dinero para permitírselo.

1024px-labeled_vip_seats_at_president_barack_obamas_speech_on_libya_at_the_national_defense_university-copy-exposure

No me dio para mucho la reflexión, sólo saqué en claro es que si yo hubiera sido responsable del reparto de asientos y hubiera tenido que explicar a mi amigo físico por qué en aquella silla estuvo un personaje probablemente elegido a dedo por el que se sentaba al lado (que entre los dos puede que ni tengan la más remota idea de qué significan las palabras átomo o cosmos), en lugar de haber podido ir él (que tiene su habitación empapelada con fotos, frases y libros de los participantes), sería yo la que se quedaría roja, muerta de vergüenza.

Anuncios

2 comentarios

  1. ¡¡Que verdades mas grandes dice este articulo¡¡
    Yo estuve tentado de asistir a pesar de no poder permitírmelo …al final me echo para atrás, no solo el precio astronómico ( en mi caso 800€ ), sino que me dí cuenta ,viendo el programa que cada participante tenia 20 minutos…¿¿que puede contar un premio Nobel en 20 minutos?? ( los habia a patadas y los que no lo tenian, cualquiera de ellos podia merecerlo igualmente)…solo una introducción al tema y para eso me quedo en casa.
    Vería a mis idolatrados idolos , eso si …pero era carí
    simo desplazarme varios dias a las islas para verlos… una pena. LO de el modo VIP, por desgracia ya lo imaginaba igualmente.

    • Muchas gracias por comentar, Gabino!
      Es un festival muy divulgativo. Vale la pena asistir, al menos una vez. Las charlas son asequibles a todos los públicos por lo que si te dedicas a la ciencia puede que te decepcione un poco que no profundicen en cálculos, en gráficas, en fundamentos físicos. Pero no dejan de ser científicos y astronautas de primer nivel, así como los músicos y artistas que participan. Es un poco caro, pero está hecho a lo grande.
      Es triste lo asumido que tenemos que junto a los realmente VIPs en un evento así se sienten antes políticos que científicos locales o estudiantes.
      ¡Un abrazo!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s