El cielo sobre Berlín

En Berlín, debajo de los montículos de los jardines, hay escombros y cascotes acumulados de cuando la gran guerra. Cayeron los edificios, y los muebles, y los trozos de bombas que caían del cielo y se acumulaban en las calles.

En Berlín, aún hoy, hay restos de un muro que años después de aquello se fue construyendo con alevosía y mala conciencia. Aún en esos trozos de muro, que ya han caído, hay restos de la grasa que le ponían los fronterizos para que nadie saltara, o si lo hacía se escurriese.

En Berlín, cuando haces un tour con la cámara en la mano, el guía se para encima de un aparcamiento arramblado y sucio, y te dice que allí, bajo tus pies, estuvo el bunker de Hitler y ya no hay nada, que todo aquello se convirtió en escombros un día. Que los rusos destruyeron aquel templo de la ignominia megalómana y sobre sus ruinas levantaron otro templo de otra ignomina no menor que la primera.

En Berlín hay monumentos hechos de hormigón que recuerdan la relación de esa ciudad con los ajusticiamientos sin justicia y con las muertes robadas durante aquel periodo oscuro de la historia oscura.

En Berlín ya casi todo rebosa cierta normalidad turística, pero tras ese visillo sigue habiendo muros, alambradas, noches de cristales rotos, golpes, metralla, tiros, gritos…

En Berlín el cielo suele estar gris, por más que sea primavera. El cielo sobre Berlín

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s