No te rindas

Es difícil de describir, el dolor comienza a atravesarte a la altura del pecho, baja por el esternón y pasa por tus pulmones, estómago, diafragma, intestinos… Sientes todas tus vísceras desgarradas y un vacío intenso en las entrañas que no sabes como vas a llenar ni si podrás hacerlo. Es un dolor físico, muy real, no crees que solo esté dentro de tu mente. Te miras esperando ver un agujero que te atraviese el cuerpo de lado a lado.

Esto es lo que puedes llegar a sentir cuando todo a tu alrededor se desmorona, cuando te das cuenta de que nada tiene sentido. Te observas a ti mismo como si estuvieras en el fondo de un pozo muy profundo del que no sabes como salir, ni siquiera sabes si quieres salir. Si por ti fuera te quedarías ahí para siempre, esperando a que el dolor desapareciera por fin o a que desaparecieras tu mismo. ¡Si pudieras desvanecerte de alguna manera!, no quieres sentir más, no quieres luchar más.

Te quieres rendir.

A pesar de todo, de que podrías quedarte ahí para siempre sumido en tu tristeza y tu dolor, hay algo que no te deja, ese instinto de supervivencia y esas ganas de vivir que te dicen que no, que te recuerdan todo lo bueno que has conseguido y que podrás superarlo otra vez. Me sorprende la capacidad de recuperación y superación que tenemos los seres humanos, somos duros de pelar, podemos ser nuestros peores enemigos pero también nuestros mejores aliados.

Se trata solo de actitud, no te pares, aún no – te dices a ti mismo – pelea un poco más, vale la pena, inténtalo, verás que algo bueno sale de todo esto. Estamos aquí por un motivo y mientras sigas respirando continua luchando, no te puedes perder lo que está por venir y lo que la vida tiene pendiente de ofrecerte.

No te rindas, nunca.

Anuncios

2 comentarios

  1. Palabras que me vienen al pelo en ese momento de mi vida. Tengo que seguir luchando aunque ahora no vea ningún sentido a mi lucha, aunque no sepa cuál es la meta que quiero alcanzar, aunque ni siquiera sé con qué armas cuento para ello…pero no voy a rendirme.

    • ¡Mucho ánimo!, efectivamente no te rindas porque siempre hay un motivo para luchar. Todos pasamos por esto alguna vez en la vida, o varias veces…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s