Reencuentro

Sentía que él se había ido demasiado pronto de su lado. Que, por este motivo, ella había tenido que crecer antes de tiempo y dejar de ser niña. Fue tan duro para ella en aquel momento en que sucedió que procuró, con las pocas herramientas de que disponía, enterrarlo en su corazón para que no la estorbase y le permitiera seguir viviendo sin sufrir y sobre todo, sin necesitarlo. Aprendió a ocultar sus sentimientos y a aparentar que estaba bien cuando realmente no lo estaba.

Ella pensaba que todo aquello estaba superado, que era adulta y que había aprendido a bastarse sola, pero ese fin de semana, durante su reencuentro, las palabras que anhelaba y que a la vez le asustaban llegaron con fuerza y la sacudieron por dentro. Una cantidad ingente de emociones se apelotonaron en su garganta intentando pasar, pero no podían, y entonces se derramó todo lo que no pudo contener en forma de lágrimas.

Allí, sobre su hombro, pudo sentir su cercanía, su calidez, pudo sentir que él no la había abandonado, que no la había olvidado. Volvió a sentirse niña y se dejó querer, mimar y acunar por él. En ese momento solo pensó que daba igual la distancia y el tiempo que los separase porque padre e hija estarían siempre unidos en el alma.

fotonoticia_20150629071134_800
Foto: GETTY/M-IMAGEPHOTOGRAPHY
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s