Ratitos impagables

A medida que voy cumpliendo años (y ya son unos cuantos) valoro más el sentido del humor. Una persona que consiga hacerme reír tiene, además de mi admiración porque me parece una habilidad o recurso que requiere de inteligencia, mi reconocimiento porque ya bastantes motivos hay para la tristeza. Que me regalen un rato de risas es, francamente, de agradecer.

En las últimas semanas me han hecho pasar un buen rato dos vídeos que, curiosamente, tienen relación con dos temas que he tocado más de una vez en este blog. El primero de ellos está relacionado con esas mujeres que han decidido no ser madres, que lo reivindican, y que están hasta los mismísimos de tener que justificarse:

El segundo está relacionado con la soltería, la soltería femenina. La soltería femenina no ya definida como aquellas mujeres que no se casan, sino con aquellas que optan por estar solas, sin más:

Gracias Carmen María Urbano, gracias a Las Talegueras, chirigota gaditana en la presente edición 2016. Estos ratitos son impagables.

 

Anuncios

3 comentarios

  1. Cierto, ciertísimo.
    Hace poco tiempo comentaba con dos amigas que tienen pareja pero no quieren casarse ni tener hijos, todas las preguntas y comentarios que tienen que oir por ese tema.
    ¿ Cuando te casas? ¿Pero no vas a tener hijos? ¡Se te va a pasar el arroz!
    Francamente, un hartazgo.
    Parece ser que aún no se ha superado la idea de que no estar casada es una elección.
    Sin embargo nunca esas preguntas van dirigidas a un hombre.

  2. Soy un hombre, casado, y “padre de familia” en el sentido de que trabajo fuera de casa mientras mi mujer (tan “mi mujer” como yo soy “su marido”) trabaja en casa, de mutuo acuerdo desde hace muchos años. No soy machista, ni creo que nadie piense tal cosa de mí, pero tampoco soy feminista. No entiendo los micromachismos, pero si a la mayoría le molesta que se diga “todos y todas” nos inventamos “todes” y con el tiempo “todes contentes”. Para las cosas importantes hay que modificar las leyes, y, sobre todo, hacer que se cumplan, para que todos seamos iguales (derechos, trabajo, salario, …) En cuanto a los usos y costumbres es cuestión de paciencia. Las preguntas del comentario anterior también las sufrimos los hombres, aunque nos libramos de lo del arroz.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s