La cifra

Cuando se despertó, la cifra (el dato, el margen, el correlato en metálico…) seguía allí. Sin embargo, bien mirada, lucía un gesto ayer impensable: parecía dudar de su propia exactitud.

A este lado de la escena, la otra mejilla (tan convención de la especie humana como aquélla) se recomponía y aprestaba a pactar un nuevo término medio.

¿O este despertar seguía formando parte de la pesadilla?

 

 

 

Photo credit: Tax Credits via Foter.com / CC BY

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s