África sí sabe contar cuentos

Érase una vez una filóloga nacida en Togo que hablaba con un escritor senegalés sobre una lectura de cuentos a la que acababan de asistir en una ciudad española. La mujer le preguntaba al hombre si le pasaba lo mismo que a ella, si, cuando asistía a una lectura de relatos europeos sentía que eso no eran cuentos. El hombre asentía. Para ellos, contar un cuento era sentarse con familiares y amigos alrededor del cuentista, que invitaba a la historia a venir a ellos y a ellos a escuchar la historia. Durante la narración oral, el público interviene y también se canta. En ocasiones se baila. Nada que ver con leer un texto escrito ante el público. Da la sensación que África sabe narrar de verdad y que en Europa hemos perdido la conexión con las historias, será que ya no tenemos tiempo de escuchar a las palabras como ellas se merecen. No me imagino yo, como explica el narrador de Camerún Boniface Ofogo Nkama, en este artículo, a unos adultos españoles, agotados después de la cena, sentarse ante familiares y vecinos, a contar un cuento que no esté escrito con pelos y señales en un libro, a transmitir una historia, a declamar, cantar, gesticular y bailar, cuando muchos no tenemos fuerza sino para lanzarnos a la cama y mirar con recelo el despertador preparado para el día siguiente. Debe ser que demasiada tecnología nos está agotando el entendimiento y, con él, la tranquilidad necesaria para contar y escuchar un cuento.

Imagen extraída de eldientedeltiempo.org
Imagen extraída de eldientedeltiempo.org.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s