El barrio jubilado

Cierra la heladería de mi barrio. Cierra La Flor de Alicante y un pedacito de mi vida se cierra con ese local, que me ha visto crecer y al que ahora, con mucha pena, tengo que buscarle hueco en la parte de los recuerdos.

Habré estado en esa heladería un millón de veces. Mi casa está a cincuenta metros y La Flor de Alicante ha sido el proveedor oficial de mi familia todos estos años. En la foto que se queda en mi memoria sale Julio detrás del mostrador, pasándole un trapito, siempre sonriente. También me guardo con cariño la imagen de Carmen y su hijo, con los que he tenido más contacto estos últimos años. A ellos los seguiré viendo, seguro, pero lo de los helados, los batidos, las granizadas, la horchata, la leche merengada, los cortes de limón, fresa y chocolate, los barquillos, la nata, los polos de todos los sabores, las torrijas y los polvorones en Navidad todavía no lo asimilo, no sé cómo voy a hacer.

La Flor de Alicante
La Flor de Alicante

Cierra La Flor de Alicante por jubilación, como también cerraron en su día el estanquito de Doña Mercedes y el de Chángeles. Cerraron Orquídea, El Kilo, Music Tenerife y Víveres Casanova. También quedó para la historia el molino La India, donde trabajaba Cándido, que te atendía cubierto de gofio de pies a cabeza y que te daba tu paquete de papel perfectamente envuelto. Me gustaba llevarlo pegado al cuerpo para sentir el calorcito del gofio recién hecho.

El barrio ha cambiado mucho en estos años y aunque muchos de los antiguos comercios siguen abiertos, cada vez es menos el lugar donde todo el mundo se conoce. Antes, si hacías cualquier trastada, tu madre se enteraba antes de que llegaras a tu casa. Para mi desgracia, creo que mis hijos, en unos años, van a pasar bastante más desapercibidos.

Anuncios

5 comentarios

  1. Te entiendo perfectamente. A mí me ocurre igual. Entiendo que se jubilen pero no sé cómo asumirlo, no lo llevo bien, me descoloca esta despersonalización. Me agobia mucho.
    Un saludo

    • Disculpa por la demora en contestar a tu comentario. Todo cambia y ya nos vamos acostumbrando a ver esa puerta permanentemente cerrada, auqnue no nos guste. Lo que nos queda es saber adaptarnos y seguir haciendo barrio.

  2. Yo estoy igual. Entristecida por la noticia. Me enteré ayer domingo y me cambió el estado propio del día. Que haré sin el corte variado, la horchata y la granizada de limón???.
    Comparto tus recuerdos, también viví mi infancia a cincuenta metros de la Flor de Alicante.
    Un beso

    • Lola, perdona por haber tardadado tanto en contestar. Compartimos vida y afectos y aunque ya no te vea tanto como me gustaría, siempre te llevo conmigo. Hay hilos que no se rompen nunca.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s