La gran mentira

Hace tiempo que no creo en nada, ni en mí.

Hace tiempo que creo que no creer es el mejor de los catecismos, porque así ni me pisan ni piso.

Y aunque pasé tiempo convenciéndome de la efectividad de esta infalible doctrina, no conseguí creérmela ni yo.

Aunque hay cosas en las que no he dejado de creer a pesar de estar ya “talludito”. Sigo disfrutando de los Reyes Magos, la noche del 5 de enero es una de las más bonitas del año, porque siempre procuro estar con los míos, y me levanto con jaleo, duermo mal porque me pongo nervioso, y a las 7 de la mañana hay risas y chistes absurdos, humor que sólo la familia comprende.

No se qué me van a traer ni me importa. Me siento como un pivito esperando la nave espacial de los Lego (yo la he vuelto a pedir a mis treinta y tantos, vamos a ver si me la dejan esta vez, carajo) Y me encanta esa sensación. Me siento vivo.

El 6 de enero es el único día en el que soy monárquico.

El 6 de enero es el único día del año que me permito ser más niño de lo que habitualmente soy.

Porque, como ya sabía desde hace muuuucho tiempo… los padres no existen. Y si no. vean el siguiente video! Feliz Reyes a todos!!!!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s