Los muertos de mi vida

Siempre he tenido verdadero pánico a la muerte. No me obsesiona la forma de morir, si no la idea del fin, del acabose de oportunidades. Caput. Ya no hay más.
Menos mal que no he sufrido la pérdida de un ser muy cercano, y desde luego no contemplo esa opción para los míos. Los míos nunca fallecerán, ni siquiera se pondrán enfermos. Los encierro en una bola de acero donde nunca les pasará nada malo.
¿Crees que la muerte es el fin? me dijo un gran amigo mexicano, un importante conocedor del culto a los muertos. No entiendo qué manía tiene los pinches españoles de sufrir por sus muertos, cuando ellos siempre estarán al lado de uno, me dijo más de una vez. Me enseñó a ver ese mundo nada tétrico, mirar a la muerte como una advertencia, un oye, ponte las pilas que ésto algún día se acabará. Pero sin sufrimiento, con cariño por los que ya no están física pero si emocionalmente con cada uno de nosotros.
No me gusta la amargura y la poca reflexión con la que estos días vamos a los cementerios.
Odio el jodido Halloween, no porque sea una tradición extranjera, si no que para disfrazarme tengo Carnavales.


Pero amo una peli ideal para estas fechas. Les dejo con el monólogo de Jack debatiéndose entre el bien y el mal en su Pesadilla antes de Navidad.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s