¡Ay, Maradona!

Por Tavarishka

Maradona y Cristina Fernández de Kirchner

No sé ustedes, y perdón de antemano por si alguien se siente ofendido, pero yo al ver esta foto he pensado en el circo en que se convierte muchas veces la política. Que la imagen del velatorio de Néstor Kirchner, ex presidente de Argentina, esté protagonizada por Maradona me produce un rechazo irrefrenable. Sé que era amigo de la familia, pero no creo que deba ocupar esa primera línea. Que un personaje como éste (el futbolista, quiero decir), soez hasta la saciedad, sea el ejemplo de un país, el ídolo nacional, es algo que no he entendido y me negaré a entender jamás. A mí ya el acto oficial me genera burla, aunque sin duda no me alegre de la muerte de nadie, y estoy segura de que la mayoría de los argentinos no son ni tan siquiera la milésima parte de brutos que esta gloria venida a menos del balón. No tengo una opinión formada sobre este ex presidente suramericano, aunque no apruebo ese acto de nepotismo que tanto dividió la opinión crítica de la sociedad argentina, cuando colocó a su pareja como su sucesora al frente del país, así sea la mujer más inteligente del planeta. Esta imagen me transmite simplemente una sensación rancia. Es como si Pocholo estuviera en primera fila del entierro de Aznar, y no lo estoy matando, por si las moscas.

2 comentarios

  1. Con la diferencia que a Pocholo no le ofrecieron ser vicepresidente de la nación o diputado si ganaba el Mundial de Fútbol y a Maradona sí. Esa es la gran diferencia entre ambos y la razón por la que “El Diego” estaba sentado junto “a la Cristina”

  2. Pues yo debo reconocer que sí admiro a Maradona. Lo admiré mucho como futbolista, al fin y al cabo fue el jugador que despuntó cuando yo era un adolescente, la edad de los endiosamientos. Y lo admiré después, porque creo entender sus fracasos y sus tropezones. A pesar de toda su egolatría y su fanfarronería, pienso que Maradona es una buena persona, a la que cargaron con un fardo muy pesado cuando apenas era un chabolista de 14 años. Por la comparación con Pocholo, creo entender que censuras que haya estado enganchado a las drogas. Yo, si muero, querría que a mi funeral vaya buena gente, independientemente de los deslices que hayan podido cometer con las drogas. Muchas veces el que queda enganchado es el más débil, el de menos personalidad, pero no la peor persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s